martes, 21 de marzo de 2017

OAXACA, MÉXICO: "IDEA MUY REMOTA", JUSTICIA PARA BETY CARIÑO Y JYRI JAAKKOLA


7 años y aún sin justicia para Bety Cariño y Jyri Jaakkola
Por: Anayeli García Martínez
CIMACFoto: César Martínez López
Cimac Noticias
Servicios para una Educación Alternativa
Red Latina sin Fronteras
Publicado: 24 Febrero 2017
 “Siete años es mucho tiempo para esclarecer un homicidio”, dijo en entrevista con Cimac la parlamentaria finlandesa Satu Hassi a propósito del aniversario del asesinato de los activistas Bety Cariño y Jyri Jaakkola, ocurrido el 27 de abril de 2010, mientras iban en una caravana de ayuda humanitaria hacia San Juan Copala, Oaxaca.
En abril se cumplirán siete años del crimen pero, a la fecha, de 14 presuntos responsables, uno ya murió, ocho están en libertad y cinco están en prisión sin sentencia; dos de las testigos claves que presenciaron los hechos son amenazadas; y como, complemento de las irregularidades, el abogado de los acusados es también el intérprete de las familias de las víctimas. “Esto hace que crezca la desconfianza en la voluntad de las autoridades. Luego de tantos años la resolución del caso es una idea muy remota”, expuso la presidenta de la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento de Finlandia y ex integrante del Parlamento Europeo, quien desde 2011 participa en la misión de trabajo que cada año viene a México a conocer los avances del caso.

Satu Hassi, quien visita hoy Oaxaca junto con la eurodiputada Ska Keller, señaló que en Finlandia hay una preocupación porque han pasado muchos años y todavía no hay un juicio y el hecho de que cada año se postergue la investigación hace más difícil tener justicia.
¿AUTORIDADES BUSCAN SOLUCIÓN?
“Nuestro mensaje a las autoridades federales y de Oaxaca es la misma demanda: que el caso sea llevado a la justicia”, dijo la finlandesa, antes de reunirse con funcionarios de la Procuraduría de Justicia estatal; además se prevé que tenga una audiencia con el gobernador Alejandro Murat, quien ocupa el cargo desde diciembre de 2016.   
Ante los funcionarios explicará su postura sobre la investigación, por ejemplo que cada detenido esté en un proceso penal por separado, a pesar de que se trata del mismo delito y de las mismas evidencias, y testigos para cada sospechoso. Sobre esto dijo que la pregunta es si realmente quieren resolver el caso, porque esta situación hace mucho más difícil y lento esclarecer el crimen:
“¿Por qué obligar a los testigos a venir cinco veces a decir lo mismo, o trece veces si se detiene a los trece?, uno sólo puede preguntarse cuál sería la motivación de actuar de esa manera”, señaló. 
Aunado a esto, el abogado de los acusados funge como intérprete de las familias de las víctimas para traducir sus declaraciones del triqui al español, lo que indica que no hay imparcialidad y objetividad; hay evidencias que, sin motivo fundado, han sido rechazadas; y el caso se realiza en Huajuapan en la región triqui, un lugar inseguro para los testigos.
“Mi idea es que se ha usado cualquier tipo de complejidades jurídicas y legales, por el estado y por el gobierno federal, para no enjuiciar a los sospechosos”, expuso la parlamentaria.

Satu Hassi declaró que este caso se ha llevado hasta la oficina del Primer Ministro de Finlandia y al Parlamento Europeo pero hasta ahora no hay respuesta del Gobierno mexicano. Sin embargo, consideró que seguirán insistiendo porque creen firmemente que el deber de un Estado es proteger a su ciudadanía y pedir justicia para ella.
El Mult-Pup y la masacre a la Autonomía en Copala
La Voz del Anáhuac
22 marzo, 2017
Decenas de triquis asesinadxs por haber iniciado un proyecto autonómico comunitario en enero de 2007. Radialistas de La Voz que Rompe el Silencio, comuneros de San Juan Copala, San Miguel Copala, Yosoyuxi y otras comunidades de la región triqui baja que decidieron ejercer su autonomía fueron hostigadxs, perseguidxs, emboscadxs, torturadxs, asesinadxs, desaparecidxs por los gobiernos en turno federal, estatal y municipales, utilizando a sus grupos paramilitares priístas (Ubisort) y de la organización Movimiento de Unidad y Lucha Triqui (MULT), base social de un partido político local (Partido de Unidad Popular-PUP).
         Este último financiado por el gobierno de José Murat y utilizado por Ulises Ruiz como fuerza de choque, Gabino Cué y el actual gobierno de Alejandro Murat. 
       El PUP en cada coyuntura electoral hace alianzas con quienes les garanticen impunidad. Así, según la ocasión, se han aliado al PRI, al PAN, al PRD y a Morena. De esta manera han escalado peldaños políticos en gobiernos municipales y en el congreso local, obteniendo así financiamiento e impunidad. La mayor parte de sus crímenes han sido en la guerra que desataron contra el Municipio Autónomo de San Juan Copala, que mantienen ocupado paramilitarmente desde septiembre de 2010.
         El 27 de abril de 2010 emboscaron una caravana humanitaria que se dirigía a San Juan Copala, en este ataque fueron asesinados los activistas solidarios, adherentes a la Sexta: Bety Cariño y Jyri Jaakkola. Casi un mes después asesinaron en Yosoyuxi a Timoteo Alejandro, referente impulsor del proyecto autonómico. Pero antes y después de estos crímenes han desplegado una estrategia de exterminio contra el proyecto autonómico, asesinando a mujeres, hombres e incluso niños. También han desplazado a centenares de familias de las comunidades que decidieron romper con los partidos políticos y organizarse de manera independiente del gobierno para construir su autonomía.
         Lo preocupante de esto es que el MULT-PUP, pese a sus crímenes y su abierto colaboracionismo con el Estado, cínicame e hipócritamente se ostenta como integrante del CNI y adherente a la Sexta. Es preocupante sobre todo ahora que el CNI impulsa una propuesta política de construcción de un Concejo Indígena de Gobierno, con el apoyo del EZLN. Nos tememos que el papel que juegue el MULT-PUP en este proceso no ayudará en nada, por el contrario, tratará de estorbarlo, sabotearlo, reventarlo. Esperamos y confiamos en que tanto los compañeros del CNI y del EZLN sabrán impedirlo. Uno de los objetivos políticos de la iniciativa que impulsan los pueblos organizados en el CNI es fortalecer la autonomía comunitaria y construirla donde aún no existe. ¿Qué se puede esperar de una organización que durante 10 años se ha dedicado en la región triqui a destruir, desde su nacimiento, el proyecto autonómico de San Juan Copala? Nada bueno, nada que sirva a los pueblos ni a la construcción de los autogobiernos indígenas.

         No hacemos más que compartir nuestra visión de este problema, como un llamado a estar alertas. Esperamos sirva para que esta iniciativa vaya adelante en la construcción del Concejo Indígena de Gobierno, en el fortalecimiento de las resistencias y rebeldías que en los pueblos son la única posibilidad de frenar la guerra de destrucción del poder capitalista, de pasar a la ofensiva y abrir la brecha que derruya desde sus cimientos a este sistema criminal de despojo, explotación, represión y desprecio a los de abajo.

No hay comentarios: