martes, 4 de abril de 2017

MARÍA VIOLETA TECLA PARRA, combatiente revolucionaria detenida-desaparecida, 04/04/1978


El 15 de marzo de 1973 se fundó la Liga Comunista 23 de Septiembre en la ciudad de Guadalajara, hace 44 años. Centenares de combatientes que militaron en esta organización guerrillera fueron encarcelados, torturados, desaparecidos o asesinados por el Estado. Toda una familia: la madre y las hijas e hijos Tecla Parra fueron víctimas de esa guerra de exterminio que ha sido llamada “guerra sucia”. Hoy recordamos aquí a Violeta Tecla Parra, detenida-desaparecida desde el 4 de abril de 1978, hace 39 años, en Monterrey, N.L..
Las causas de esta lucha siguen vigentes. El sistema capitalista sigue explotando, despojando, reprimiendo, humillando al pueblo trabajador. Los obreros, campesinos, estudiantes, profesores, indígenas siguen hoy resistiendo, rebelándose, organizándose, luchando en contra de ese sistema criminal.
La guerra de exterminio contra el pueblo rebelde no acabó con las causas de la rebeldía. Torturó, desapareció, encarceló, asesinó a muchas y muchos hermanos, compañeros, camaradas y sumergió al país en el terror. Las y los revolucionarios tuvieron que replegarse, reflexionar, repensar. Pero no claudicaron, no se rindieron. Hubo algunos que traicionaron, que se vendieron, que se pasaron del lado del enemigo. Pero, aunque diezmados, los verdaderos, siguieron rebeldes. Fue necesario buscar nuevas formas de resistencia, reorganizarse, reinventarse sin perder su esencia, sus principios. Han buscado caminos emancipatorios. Junto con el pueblo han levantado experiencias autónomas, autogestivas en diferentes estados. Se ha comprendido que la revolución no puede ser obra de un puñado de valientes, si no es con el pueblo organizado y luchando, no será.
 
La Familia Tecla Parra formaban parte de una numerosa familia obrera de Azcapotzalco. Cuando Rosendo Tecla y Ana María Parra se casaron, el padre de él les dio uno de los cuartos traseros de su casa para que vivieran, como lo había hecho con sus otros hijos. La madre de Violeta, Ana María Tecla estaba dedicada a las labores domésticas. Empezó a participar en las marchas durante el conflicto estudiantil de 1968, como acompañante de sus sobrinas, que estudiaban en la prepa 5, y de sus hijos mayores, estudiantes de secundaria, quienes militaban en la Juventud Comunista. Los seguía a las manifestaciones de la misma manera que iba con ellos al cine.
La militancia de las mujeres de la familia Tecla se fue acentuando. Georgina Tecla, la mayor de las sobrinas de Ana, recuerda que el activismo político no sólo surgía del deseo de "cambiar el mundo", sino que se volvió una forma de liberarse del ambiente machista de su casa. En las marchas de 1968 y l971 (buena parte de la familia estuvo el 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco y el 10 de junio de 1971 en la marcha del Jueves de Corpus), Ana María y algunos de sus hijos -tuvo siete- empezaron a relacionarse con grupos que optaron por la vía armada, como el Movimiento de Acción Revolucionaria (MAR). Ella estaba otra vez embarazada y tuvo un aborto. Fue a dar al hospital.
Al parecer, los amigos que fueron por ella al hospital eran perseguidos por la policía política, detuvo a todos, incluyendo a Ana, la madre de Violeta, cuando abandonaban el lugar. En 1978, con la amnistía de José López Portillo, Ana María salió de la cárcel para mujeres de Santa Martha Acatitla.
Para Artemisa y Violeta, también hijas de Ana María, la vida era de confrontaciones constantes Violeta, estudiaba en la Prepa Popular de Liverpool. En esos años, la Brigada Blanca entraba y salía de la casa de los Tecla Parra. Llegaban tirando las puertas y gritando: "somos la Brigada Blanca, ¿dónde están las armas?". La primera tenía 18 años y la otra 15 cuando se fueron de su casa. Violeta, estudiaba en la Prepa Popular de Liverpool. Ambas tenían contactos con grupos armados. De Artemisa se supo que en los sótanos de la Dirección Federal de Seguridad "se les pasó la mano" y"murió durante un interrogatorio"….
De Violeta -todavía no cumplía los 16-cuando ingresa como combatiente a la Liga Comunista 23 de Septiembre, integrada a la legendaria y temible “Brigada Roja” comandada por David Jiménez Sarmiento, su primera detención se da el 3 de junio de 1975, días antes elementos de la Dirección Federal de Seguridad (D.F.S.) y de la División para la Investigación de la Delincuencia detuvieron a su hermano Alfredo Tecla Parra, “Rafael”, también militante de la LC23S, quien, como es costumbre en México, luego de intensas sesiones de torturas entrega el punto de contacto que tendría con sus hermanos, Adolfo y Violeta… 
A las 18:00 horas, agentes de los cuerpos represivos antes mencionados interceptan y detienen a Violeta “Elena”, “Laura”, de 18 años en ese entonces y a su hermano Adolfo, de tan solo 14 años, quien no era militante de la Liga…
El mismo día, las hordas represivas mexicanas localizan la “casa de seguridad” que habitaba Violeta, en compañía de su hermano Adolfo, Antonio Gallangos Cruz “Simón” y sus esposa Carmen Vargas Pérez “Sofía”, “La Morena”, ubicado en la calle Bravo número 46 en Chalco, Estado de México, en el cual, afortunadamente no se encontraba nadie en su interior…
Del menor de edad Adolfo Tecla Parra, de 14 años, no se volvió a saber nada hasta el día de hoy, fue desaparecido por la fuerzas represivas mexicanas…
Alfredo Tecla Parra y Violeta tiempo después fueron liberados después de varias semanas de torturas, y después de ser trasladada al penal de mujeres sale libre el 29 de marzo de 1979…
Ya en libertad Violeta se reintegra a la Liga Comunista 23 de Septiembre y es asignada al estado de Nuevo León, donde realiza tareas organizativas y de propaganda, ya ahí se contacta con Pedro Lozano Cantú “Ricardo” y con José Aguilar Sansabaz “Diego”, para integrarse a la brigada “Raúl Ramos Zavala” instalándose en el domicilio de la calle Simón Bolívar, en la Colonia Central de Monterrey, Nuevo León
El 3 de abril de 1978, en la calle N. del Llano entre privada San Martín y Venustiano Carranza elementos de la Brigada Blanca (Brigada Especial) y de la Dirección Federal de Seguridad lograron la captura de Pedro Lozano Cantú, quien en ese entonces ya era pareja sentimental de Violeta, y responsable de la brigada “Raúl Ramos Zavala” de La Liga Comunista 23 de Septiembre, posteriormente es trasladado al Campo Militar Nº 7, donde es sometido a intensas torturas…
Producto de sus declaraciones, obtenidas en base a torturas, los días 4 y 5 de abril de 1978 fueron secuestradas alrededor de 20 personas, entre ellas Violeta Tecla Parra, como consta en el siguiente reporte de las fuerzas represivas.
El 4 de abril de 1978, un oficio fechado en Monterrey y dirigido al entonces Director Federal de Seguridad, informa lo siguiente:
“Monterrey. Como complemento al informe sobre la detención de Violeta Tecla Parra (a) "Cristina",… a las 01:05 horas de este día, se aclara que inicialmente se llevaba como ubicación el departamento número 3 y que al hacer los dispositivos y tocar en el departamento número 3, Violeta Tecla Parra abrió su departamento, teniendo oculta la pistola en su pantalón y cuando ella preguntaba que qué pasaba, un elemento de la Brigada Blanca la reconoció, por lo que tomándola por sorpresa y ella ya con el arma empuñada, pudo abrazarla y al tratar de inmovilizarla, ‘Cristina’ disparó su arma, haciendo 4 disparos, uno de los cuales le pegó a un elemento de la Policía Judicial del Estado…, sin lesionarlo en virtud de que traía puesto un chaleco contra balas […] al someter a ‘Cristina’, se le desarmó del arma que empuñaba, siendo ésta una Colt 38 Súper con 4 cartuchos quemados y 3 útiles, haciéndose notar que dicha persona no portaba chaleco contra balas”.
Según la Dirección Federal de Seguridad, Violeta Tecla Parra habría arribado a la ciudad de Monterrey, en junio de 1977 para hacer contacto con Pedro Lozano Cantú y José Pilar Terrazas Sansabaz, instalándose en el domicilio de las calles Simón Bolívar y Grijalva en la colonia Central de esa ciudad. Posteriormente se cambió al domicilio en donde sería detenida el 4 de abril de 1978.
El 7, 8 y 10 de abril de 1978, los agentes de la DFS en Monterrey informan al Director de la Federal de Seguridad, de las notas periodísticas publicadas en los diarios “El Norte” y “El Porvenir”, mismas que mencionaban la detención de que fue objeto Violeta Tecla Parra y de su traslado a la ciudad de México por elementos de dicha corporación.
La detención de Violeta Tecla Parra fue realizada por un grupo especial creado en 1976 encabezado por Ricardo Condell Gómez, Delegado de la Dirección Federal de Seguridad en el estado de Nuevo León; dicho grupo estaba formado por Pedro Canizalez, Alfredo Enríquez Belmares, Cesar Cortez Vázquez “El Campeón”, Juan Gilberto López “La Larga”, Géner Álvarez de León, Raúl Romero Cisneros “Tiburón I”, Benjamín Maya y Nicolás de Jesús González Vallejo “El Chilango”, entre otros.
El 3 de abril de 1978, se había logrado la captura de José Pedro Lozano Cantú, al día siguiente fue la detención de María Violeta Tecla Parra. Guillermo “El Perro” Lira estuvo al frente de ese operativo y él trasladó a Violeta a la ciudad de México, por órdenes de Miguel Nazar Haro Director de la Federal de Seguridad, según confesó el mismo “Perro” Lira. Al momento de su última detención Violeta Tecla Parra se encontraba embarazada….
Se presume que Violeta Tecla Parra dio a luz a un varón estando prisionera en el campo militar número uno de la ciudad de México, nunca se volvió a saber de ellos, hasta la fecha permanecen desaparecidos María Violeta Tecla Parra y su pequeño hijo…
¡Honor y gloria eterna a María Violeta Tecla Parra, mujer guerrillera!
¡Honor a las guerrilleras mexicanas que tomaron las armas como último recurso para combatir la explotación, la opresión, la vida lacerante que aún vivimos en México y en todo el mundo, que regaron con su preciosa sangre el árbol de la revolución, que hoy da sus hermosos frutos…!
¡Honor y gloria eterna a la mujer guerrillera de México y el mundo, que siendo madre, novia, esposa, entregó generosamente su valentía, su arrojo, su vida, sin pedir nada a cambio para construir un mundo mejor para los pobres, para los oprimidos de siempre…!

No hay comentarios: