jueves, 9 de marzo de 2017

2 COMUNICADOS DE LAS ABEJAS DE ACTEAL CON MOTIVO DEL DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER


En este año 2017 todavía no podemos celebrar que sean respetados todos nuestros derechos porque no es así.
Sitio web de la Sociedad Civil Las Abejas
08 marzo, 2017
 Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal,
                        Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal,
                            Municipio de Chenalhó, Chiapas, México.
08 de marzo 2017
A todas las mujeres del mundo
A las organizaciones sociales y políticas
A las y los Defensores de los Derechos Humanos
A las Juntas de Buen Gobierno
Al Congreso Nacional Indígena (CNI)
A las y los adherentes de la Sexta Declaración
A los medios de comunicación alternativos
A la prensa nacional e internacional
A la sociedad civil nacional e internacional
Y a la opinión publica
Nosotras, las mujeres de la organización Sociedad Civil de las Abejas de Acteal, somos mujeres verdaderas y creyentes, estamos reunidas hoy, 08 de marzo Día Internacional de la Mujer, para conmemorar la lucha de las compañeras trabajadoras que en 1908 protestaron por las difíciles condiciones en que trabajaban la mayoría mujeres y que murieron en el incendio sucedido en Nueva York en la fábrica Cotton Textil de Washington  defendiendo sus  derechos.
En este año 2017 todavía no podemos celebrar que sean respetados todos nuestros derechos porque no es así. Pero sí celebramos que cada día hay más mujeres consientes que defienden sus derechos y unimos nuestra voz a todas esas hermanas nuestras para exigir y reclamar nuestros derechos como mujeres y como indígenas, para denunciar el despojo de nuestra tierra, que planeó el mal gobierno con los cambios al art. 27 de la Constitución  y completó con la reforma energética, para entregarla a los empresarios mexicanos y extranjeros.
Hoy exigimos justicia porque nuestras hermanas mártires asesinadas con saña en la masacre de Acteal por los paramilitares priistas de Chenalhó por órdenes del  Estado mexicano, el 22 de diciembre de 1997, sigue en la impunidad y no nos cansaremos de denunciar hasta que el gobierno reconozca que Acteal es un Crimen de Estado.
Nosotras las mujeres organizadas y dignas, le decimos al presidente de Estados Unidos que debería deportar al verdadero criminal Ernesto Zedillo, autor intelectual de la masacre de Acteal, en vez de las deportaciones masivas de migrantes trabajadores.
También nos unimos a las voces que gritan exigiendo justicia, por las mujeres  asesinadas en Ciudad Juárez, Guerrero, Michoacán, Jalisco y en otras partes de México. Sabemos por el informe de  Amnistía Internacional que: “en México  se asesina a 7 mujeres cada día”.
Justicia también para nuestros compañeros desaparecidos de Ayotzinapa, que a más de 2 años de su desaparición nos siguen faltando los 43 y no sabremos su paradero mientras el gobierno no reconozca  la participación del ejército federal esa noche en Iguala.
Para nosotras  el respeto a nuestra vida y a la vida de la Madre Tierra es lo mismo, por eso manifestamos que no estamos de acuerdo con los cambios que hizo el mal gobierno con las reformas estructurales para entregar nuestra tierra a las empresas, para sacar nuestros recursos naturales como el agua, petróleo, la luz, oro y otros minerales.  La tierra, no es mercancía ni negocio para lucrar. El mal gobierno junto con sus cómplices los empresarios se olvidan que no son dueños de la tierra, el único dueño es Dios Papá-Mamá que la creó, y nos la encargó a los y las que la trabajamos, y ellos quieren justificar el saqueo diciendo que con eso traerá "bienestar" en las comunidades, porque habrá trabajo.
Pero nosotras sabemos que esas empresas destructoras de la Madre Tierra, solo buscan su riqueza, no le importa si eliminan a los pueblos originarios o que seamos “chalanes” de las empresas, en nuestras propias tierras y si no nos emplean, nos obligan a dejar nuestras tierras para buscar trabajo en otras partes, y así apropiarse  de nuestro territorio.
La tierra nos fue entregada por el Dios Papá-Mamá que nos dio la vida para todos y no para provecho de unos pocos, sino para habitarla, trabajarla contentas y vivir con dignidad como nos enseñaron nuestros antepasados. El gobierno no hizo la tierra, por eso no tiene derecho de disponer de ella y menos aun sin consultarnos.
Si nosotras denunciamos algo, no nos oyen, como, cuando hemos denunciado el tiradero de basura a cielo abierto, que está camino a la comunidad de Tsajaluk´um, porque se convirtió en el lugar común para tirar la basura del municipio, y que hoy es un peligro para la salud de las personas que viven y trabajan cerca del basurero. Así como también está afectando la salud de la Madre Tierra, el agua, el aire, las plantas y los animales.
Por otra parte el gobierno ha incrementado proyectos para taparnos los ojos, distraernos, manipularnos y controlarnos con sus programas asistencialistas que solo causan división en nuestras comunidades, los vemos como una forma de robar la conciencia y la dignidad de las mujeres que reciben el PROSPERA.
Así como nos entristece que el APOYO AL CAMPO dirigido a hombres, se entreguen  químicos que utilizan familias completas, exponiéndose a las enfermedades que en algunos casos han provocado la muerte de los campesinos, igual que la muerte de nuestra Madre Tierra.
El gobierno es una pesadilla, ahora nos da el GASOLINAZO, no sabemos por qué el mal gobierno dice una cosa y hace otra.
Hace dos años, dijo que con la reforma energética bajaría el precio de la gasolina y de la luz, y este año lo subió junto con el pasaje, el jabón, azúcar, sal, medicinas, que nos venden las empresas de afuera, mientras que lo que no sube es la paga a las campesinas y campesinos por sus trabajos y por sus productos.
Nosotras pensamos que la raíz de todos esos males es la corrupción que comienza desde arriba, desde los que gobiernan en complicidad con los dueños de las empresas que quieren controlar nuestra vida con la multiplicación de productos que dañan nuestras  costumbres y nuestra salud porque ellos confían en su dios que es el dinero.
Muchas veces hemos denunciando y exigido el cierre de cantinas como mujeres, madres, hermanas, que vemos  el exceso de permisos para la venta de alcohol y de cerveza, que  cada día se convierte en un problema  causando violencia familiar, enfermedad y suicidios.
Todo lo anterior es una pesadilla que no termina y que muchos mexicanos hemos sufrido. Por eso las mujeres y junto con los hombres de la Organización de la Sociedad Civil de Las Abejas de Acteal, nos solidarizamos con nuestros hermanos y hermanas periodistas consientes y comprometidos, que son perseguidas, encarceladas, secuestradas, torturadas, desaparecidas y asesinadas por decir la verdad.
Finalmente les decimos que las mujeres de pueblos originarios y consientes, seguimos construyendo nuestra propia historia, luchando y venciendo el terrorismo de Estado como lo han demostrado las mujeres indígenas Otomíe: Jacinta Francisco, Alberta Alcántara y Teresa González, su ejemplo es nuestra esperanza, y seguiremos luchando hasta que como ellas dijeron, "la dignidad se haga costumbre".
Y hace más de dos mil años María de Nazareth tenía razón cuando profetizó que Dios “Tira del trono a los poderosos y levanta del polvo a los humildes” Lc. 1, 52
ATENTAMENTE
Las Mujeres de Organización de la Sociedad Civil las Abejas de Acteal.
Florentina  Gómez Pérez, Angelina Pucuj  Luna
La Mesa Directiva  de la Organización Sociedad Civil las Abejas de Acteal.
Vicente Jiménez Sántiz, Antonio Ramírez Pérez
Sebastián Pérez Pérez, Javier Ruiz Hernández

Reinaldo Arias Ruiz, Sebastián Cruz Gómez

Comunicado de las mujeres de Acteal al ejército federal
 
Sitio web de la Sociedad Civil Las Abejas
08 marzo, 2017
 Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal,

                        Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal,
                            Municipio de Chenalhó, Chiapas, México.
08 de marzo 2017
Al Ejército Federal
Las mujeres de la Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal, no venimos a agredirlos, nosotras como mujeres sólo queremos paz, por ello, les decimos que no queremos que estén en nuestro territorio.
Trabajar como soldado no es bueno, porque no están sirviendo al país, sino, a un gobierno corrupto y criminal al servicio del sistema capitalista neoliberal. Si ustedes que están aquí en nuestro territorio no lo sabían, el Ejército Mexicano fue quien entrenó y armó a los paramilitares que masacraron a 45 hermanas y hermanos nuestros más 4 bebés que aún no nacían y fueron sacados violentamente del vientre de sus madres. Y los altos mandos del ejército cuando se perpetró la masacre, siguen libres e impunes, ellos se llaman: Gral. Enrique Cervantes Aguirre, Srio. de la "Defensa Nacional" y Gral. Mario Renán Castillo, Cdte. de la Séptima Región militar en Rancho Nuevo, Chiapas. Y su actual secretario de la Defensa Nacional y otros altos mandos, siguen siendo los mismos criminales como sus antecesores.
Por eso nosotras como mujeres organizadas de la organización Sociedad Civil de Las Abejas de Acteal, les ordenamos en nombre del pueblo mexicano, que no queremos que sigan aquí en nuestro territorio. Porque su presencia, su uniforme, sus armas y sus camiones que patrullan en nuestros caminos, significan: guerra en contra del pueblo mexicano que somos.
Hermanos soldados, les decimos "hermanos" porque son hijos del pueblo mexicano, pero váyanse de nuestro territorio, busquen un trabajo digno y honrado. Y ya no sigan sirviendo más a los intereses del asesino Enrique Peña Nieto como "Comandante Supremo de las fuerzas armadas" y a toda su mafia política que todos ellos son artífices de los desplazamientos forzados, desapariciones y masacres en contra del pueblo mexicano.
Hermanos soldados, esta es nuestra palabra como mujeres pacifistas de la Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal, esperamos que con este breve mensaje y recuento de la historia represiva y criminal del Ejército Mexicano, les preguntamos:
¿Quieren seguir siendo soldados de ese ejército criminal?...
¡PIÉNSENLO!

¡Fuera ejército de nuestro territorio!
¡Fuera ejército de nuestras comunidades!
¡Fuera ejército de Chiapas!
¡Queremos paz y no la guerra!
ATENTAMENTE
Las Mujeres de la Organización de la Sociedad Civil las Abejas de Acteal.
Florentina  Gómez Pérez, Angelina Pucuj Luna