lunes, 23 de enero de 2017

FPDT-ATENCO: “¡LA DECISIÓN ESTÁ TOMADA, EL AEROPUERTO A LA CHINGADA!”

Con fuerzas militares y policíacas pretenden intimidar a los pueblos de la orilla del agua
La Voz del Anáhuac
Enero, 2017
El sábado 21 de enero los ejidatarios de San Salvador Atenco emplazaron a un diálogo con el Grupo Aeroportuario, luego de exigir que se retiraran los empleados de las empresas constructoras, sus máquinas y sus custodios militares y policiales. Por medio de éstos convocaron a los responsables del Grupo Aeroportuario, que coordina los trabajos de las empresas constructoras, a presentarse a dialogar con el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra en el paraje El Paraíso, el domingo 22 de enero, a las 10 horas.
Este diálogo no tenía la finalidad de “negociar” nada, sino de poner en claro que tras un juicio, los comuneros lograron la suspensión definitiva de las obras en cuestión, por lo que la pretensión de realizar dichas obras en tierras ejidales es totalmente ilegal.
Sin embargo, quienes se presentaron de nuevo fueron los empleados de CIPSA y Pinfra, custodiados por militares, policías federales y un grupo de golpeadores, en abierta provocación.
Así es como “dialogan” las empresas, el Grupo Aeroportuario, las fuerzas represivas y sus mercenarios.
Ha sido muy clara la postura de los ejidatarios de los pueblos que integran el FPDT: la tierra no se vende, no se cede, no se negocia. El pueblo defiende su ancestral modo de subsistir trabajando la tierra para producir alimentos, por lo que no estás dispuestos a ser desplazados de su territorio, donde abrazan su historia, su cultura, su memoria. No están dispuestos a permitir que este megaproyecto capitalista los destruya como pueblo. Por eso, con todo en contra han resistido y defendido la tierra desde 2001, cuando el gobierno foxista pretendió expropiarles sus tierras.
En 2006 sufrieron un terrible embate gubernamental durante la represión desatada en su contra en el Mayo Rojo, que les dejó dos muertos, centenares de golpeados, torturados y encarcelados; sentencias brutales contra algunos de sus principales dirigentes. Pero no se rindieron, decidieron seguir resistiendo con dignidad.
Mientras tanto el gobierno avanzó comprando voluntades, dividiendo a los pueblos, convenciendo a algunos ejidatarios a vender. CONAGUA echó a andar una estrategia mentirosa de rescate del lago y se apropió de una extensa zona. Esas tierras, compradas con engaños, son en las que ahora, como tierras de propiedad federal, se construye el aeropuerto.
Pero el aeropuerto no viene solo, trae también una red de carreteras de acceso y complejos inmobiliarios, comerciales y hoteleros que sólo podrán construirse en las tierras que se han conservado como parte de los ejidos.
En algunos casos han logrado imponer acuerdos en asambleas ejidales manipuladas por comisarios traidores.

Pero  todas estas maniobras no han logrado que el FPDT se de por vencido. Ahora sigue la intimidación policíaco-militar y paramilitar. La amenaza de una represión a gran escala asoma. Hay que estar pendientes, en Alerta Permanente y listos para movilizarnos en solidaridad con estos pueblos defensores de la tierra.
San Salvador Atenco, Méx. Campesinos del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) denunciaron el despojo y la invasión de más de 500 hectáreas de los parajes Xalapango y El Paraíso por parte del grupo aeroportuario que construye el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), donde planean la colocación de su barda perimetral y los accesos.
Unos 200 ejidatarios realizaron un recorrido en dichos parajes para exigir la salida de los trabajadores de las empresas CIPSA y Pinfra que han incursionado en sus terrenos vigilados por elementos del Ejército y Policía Federal.
El FPDT denunció que la invasión y el despojo violan la suspensión definitiva con la que cuentan por parte del juzgado de distrito que dictaminó la protección de sus tierras.
Desde temprana hora, los comuneros se congregaron en la plaza principal de Atenco para trasladarse al paraje El Paraíso, donde ayer expulsaron una tanqueta del Ejército y a trabajadores que realizaban obras para los accesos del NAICM.
En el lugar efectuaron un recorrido donde corroboraron que en el paraje Xalapango ya se extendió una malla ciclónica para delimitar la obra del nuevo aeropuerto, (situación que representa un despojo ya que las tierras de este paraje son de uso común y los comuneros no las han cedido).

Al mismo tiempo que 300 golpeadores contratados presuntamente por el comisariado ejidal Andrés Ruiz se trasladaron a los ejidos de Atenco, para proteger la maquinaria que trabaja en el NAICM situación que causo tensión en la zona debido a que impidieron que los miembros del frente accedieran hacia la zona perimetral de sus campos con el nuevo aeropuerto.

No hay comentarios: