sábado, 21 de enero de 2017

EN SEIS AÑOS, MÉXICO REGISTRÓ 303 ATAQUES CONTRA DEFENSORES AMBIENTALES

La defensa de los bosques, los ríos, la tierra el aire y la vida se castiga con la muerte en México.
Desinformémonos
21 enero, 2017
Ciudad de México/Desinformémonos. Entre 2010 y 2016, México registró al menos 303 ataques contra defensores del medio ambiente, de los cuales 63 ocurrieron hasta junio del año pasado, señaló el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA).
Durante la presentación de su informe sobre la situación de los defensores ambientales en México, el CEMDA destacó los estados de México, Sonora, Oaxaca y Puebla como los que registraron el mayor número de agresiones en el último año.
En conferencia de prensa, los integrantes del CEMDA recordaron que un único ataque que se registre puede incluir a más de una persona u organización como víctima, al ser vista como amenaza a intereses económicos o políticos envueltos en la explotación del medio ambiente.
De esta forma, los 63 ataques que se registraron hasta junio del 2016 representaron abusos y violaciones de derechos humanos de 139 personas, y en menor medida a organizaciones de la sociedad civil y comunidades.
El Centro identificó que los megaproyectos y actividades por los que se atacaron a más personas son los hidráulicos, seguidos de los mineros, de infraestructura e hidroeléctricos.
Alejandra Leyva, investigadora de CEMDA, informó que las formas de agresión más comunes son las amenazas, intimidaciones, criminalización y violencia física. Además, resaltó que la difamación, hostigamiento, detenciones arbitrarias, desalojos forzosos, allanamientos y robos, son otros tipos de agresión que cobran fuerza con el paso del tiempo, mientras crece la impunidad.
A la presentación del informe también asistieron representantes de las comunidades Náyeri, de Nayarit, y del municipio de Comuna, en Yucatán, y presentaron sus casos de violaciones a los derechos de los pueblos como la falta de consulta previa, libre e informada para la construcción de megaproyectos en sus tierras, las cuales se ven afectadas por la imposición de las obras.
El último asesinato de un defensor ambientalista en México sucedió el pasado 14 de enero, cuando Isidro Baldenegro López murió a manos de sujetos desconocidos por su trabajo en la protección de su territorio de la tala clandestina, en la Sierra Tarahumara, Chihuahua.

Baldenegro defendió el bosque comunal de Coloradas de la Virgen, que hasta la fecha tiene litigios relacionados con la tala de árboles y el territorio y que se suman a lo largo de toda la Sierra Tarahumara por la presencia de grupos delictivos, que actúan principalmente contra los rarámuri y las otras tres etnias que comprenden la región serrana chihuahuense.

No hay comentarios: