jueves, 22 de diciembre de 2016

MASACRE DE ACTEAL: IMPUNIDAD, todos los asesinos intelectuales y materiales están libres

ACTEAL, A 19 AÑOS DE LA MASACRE:
NO SE OLVIDA
Agencia Detrás de la Noticia
Subido el 23  de diciembre de 2011
Pagina Web: http://www.nosotrosdiario.mx
Hace 19 años, en la primera semana de diciembre de 1997, Ricardo Rocha hizo pública una entrevista a desplazados tzotziles de Yibeljob, Bojoventic y otras comunidades de los Altos de Chiapas, que fueron atacados por grupos paramilitares, dos semanas antes de que se perpetrara la masacre de Acteal.
         El reportaje de Rocha se publicó de nuevo el 23 de diciembre de 2011, cuando la Suprema Corte de Justicia de la Nación determinó la libertad de los paramilitares presos, confesos de haber perpetrado la masacre. Esto debido a que se argumentó que la PGR violó el “debido proceso” e incurrió en irregularidades. En todo caso debía haberse procedido por tales irregularidades contra la PGR. Pero perro no come perro. El Estado no va a autocastigarse. Así concluyen

Armados y entrenados por el ejército federal, financiados por los gobiernos municipales, estatal y federal, en el marco de la estrategia contrainsurgente antizapatista, diversos grupos paramilitares hostigaban a comunidades bases de apoyo zapatistas, simpatizantes o que no estaban dispuestas a secundar la contrainsurgencia. Atacando con armas de fuego, secuestrando, torturando, persiguiendo, quemando sus viviendas, asesinando a los habitantes, estos grupos paramilitares gozaban de total impunidad.
La comunidad de Acteal no era base de apoyo zapatista. Se había autodefinido como neutral, pero reconociendo la legitimidad de la causa zapatista y la justeza de sus demandas, brindó solidaridad. Recibió a familias desplazadas, les procuró techo y alimento, apoyo humanitario. Ese fue su “delito”, por ello se le castigó el 22 de diciembre de 1997 con esa masacre que sigue impune.
Hoy las Abejas de Acteal están nuevamente bajo amenaza. La Suprema Corte de “Justicia”, desde 2009, decidió que por irregularidades en el proceso, quedaran libres todos los presos por su participación en la masacre. Hoy no hay uno solo en prisión. Aunado a esto, ninguno de los autores intelectuales ha sido siquiera investigado. Ni Ernesto Zedillo, entonces presidente de la república; ni Emilio Chuayffet, entonces secretario de gobernación; ni Julio César Ruiz Ferro, entonces gobernador de Chiapas, ningún funcionario de gobierno fue investigado, ni juzgado, ni castigado por este crimen de Estado.
Hoy, libres los paramilitares, autores materiales de la masacre, se ufanan de haber quedado impunes, están de regreso en la región, presumen el apoyo gubernamental que reciben y de nuevo amenazan, hostigan, agreden a los sobrevivientes de Acteal.

Las Abejas de Acteal ya no son neutrales. Hoy están adheridas a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, forman parte del Congreso Nacional Indígena, construyen su autonomía, se autodefinen como organización pacifista, pero no renuncian a seguir luchando por la verdad y la justicia, contra la impunidad. Han declarado a Acteal como tierra sagrada de los mártires, como sitio de conciencia y casa de la memoria y la esperanza.

No hay comentarios: