viernes, 5 de agosto de 2016

Kurdistán, Samir Kalo: EL ARTE QUE SE MULTIPLICA EN LAS PAREDES DE ROJAVA

Fuente: Shinda Akram/Hawar News Agency
Red Latina sin fronteras
Publicado: 05 de Agosto de  2016
Como un niño de seis años, empezó a dibujar en las paredes de su casa, y dio de beber a su talento a través de los años con el trabajo duro, mientras que ahora está a punto de celebrar una exposición sobre el incendio del Cine Amuda.
Samir Kalo es un pintor de 27 años de edad, de la ciudad kurda de Qamishlo y vive en el barrio de Hilaliya, en la región de Rojava (norte de Siria), que no pudo continuar sus estudios debido a sus problemas financieros. Desde niño le gustaba dibujar, sean los muros de su casa o sus cuadernos.
Kalo recuerda que su madre lo reprendía por desobedecerla y lo amenazaba con quemar sus dibujos, pero entonces empezaba a llorar, suplicar y pedir disculpas.
Kalo participó en muchos concursos en el cantón Jazeera y siempre fue el ganador entre sus amigos. También viajó a Damasco para buscar trabajo como cocinero y después de un tiempo estaba trabajando en un hotel de cinco estrellas.
En el 2008-2009 participó en una exposición para apoyar a Gaza tras el ataque israelí con armas químicas. Después de eso, se le permitió entrar a la Facultad de Bellas Artes con un permiso del Ministerio de Educación de Siria, debido a la calidad de sus dibujos, en especial los realizados en carbón.
Después de terminar el servicio militar en el ejército sirio, y debido a algunas dificultades financieras, viajó a Kurdistán del Sur para trabajar como cocinero, pero volvió luego de un tiempo volvió a su tierra.
Alentado por sus amigos, Kalo comenzó su trabajo con mayor decisión e inició los preparativos para una nueva exposición que retrata la realidad de Kurdistán.
Además de 35 pinturas, trabajó como decorador y se basó en las paredes y los jardines de las calles de su infancia.
Después de su primera exposición en Qamishlo, preparó otras dos que expresan la resistencia de las personas de Rojava durante la revolución, y sus dibujos se muestran en el Centro Mártir Hoker, de Rojava.
La tercera exposición se trata del Cine Amuda, mientras que el cuarto es sobre la lucha de las mujeres que participaron en la resistencia de Kobane.
Kalo también empezó a dar cursos para animar a los estudiantes en el dibujo, en tanto se prepara para una exposición más grande sobre el incendio del Cine Amuda, que dejó 283 niños como víctimas.
Samir Kalo dijo que está extremadamente encantado con las visitas de los residentes de la ciudad para ver su arte hecho en carbón. A su vez, desea enseñar a las siguientes generaciones el dibujo para expresar el significado de la revolución de Rojava en las paredes de sus casas. Como conclusión dijo que "el arte es un talento y una pasión sin fin".

No hay comentarios: