jueves, 25 de agosto de 2016

CARAVANA MOTORIZADA Y RODADA CICLISTA EN APOYO A ATENCO Y TOCUILA

Defensa de la Madre Tierra
Caravana motorizada y rodada ciclista en apoyo a Atenco y Tocuila por la agresión que sufrieron.
El punto de encuentro de la rodada es el Monumento a Cuauhtémoc a las 9 am.
El punto de encuentro de la caravana es el Monumento a la Revolución a las 10 am.
INVITAN:
Organizaciones de las regiones CDMX y Centro de la Campaña Nacional en Defensa de la Madre Tierra,
FRENTE DE PUEBLOS EN DEFENSA DE LA TIERRA (San Salvador Atenco y Tocuila)
Asamblea de Pueblos, Barrios, Colonias y Pedregales de Coyoacán,
Asamblea Permanente de los Pueblos de Morelos,
Asociación de Productores de Maíz José Gutiérrez Linares de Santiago Tlacotepec,
Cholula Viva y Digna
Colectivo Ratio
Comité Ciudadano en Defensa del Xinantécatl
Consejo en Defensa del Territorio Tiyat Tlalli
Consejo Supremo Indígena de San Francisco Xochicuautla,
Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua Puebla Morelos-Tlaxcala
jra-Comunidad-autonomía y libertad (COMUNAL)
Pueblo Otomí Indígena de San Francisco Magú,
Movimiento Popular de Pueblos y Colonias del Sur (Tlalpan)
Organización Popular Francisco Villa de Izquierda Independiente
Perspectivas Críticas
Tejiendo Organización Revolucionaria
Unión José María Morelos y Pavón
FALTA MUY POCO para la movilización de este sábado 27 en apoyo a TOCUILA y ATENCO. Por eso inscríbete cuanto antes en el camión que irá hacia allá y saldrá del monumento a la revolución. APARTA tu lugar escribiendo a:
AYÚDANOS invitando a tus contactos a este evento y ANÓTATE ahora. Checa la nota de la rodada pasada a TOCUILA Y SAN SALVADOR ATENCO, como parte de la Campaña Nacional en Defensa de la Madre Tierra:
Atenco en defensa de sus tierras frente al ataque a su campamento
¡ATENCION! ¡ALERTA TOCUILA-ATENCO!
L@s compañer@s del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra de Tocuila y San Salvador Atenco volvieron a sufrir represión por parte de un grupo de choque que desmanteló su campamento que levantaron hace meses para detener la invasión y el despojo de sus tierras que se quieren para construir un nuevo aeropuerto.
Aquí las palabras de la compañera Alicia, durante una conferencia de prensa realizada en Tocuila
COMPARTE el video para que más compañer@s sepan sobre la lucha del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra de Tocuila y San Salvador Atenco
¡URGENTE! esta es la denuncia de la agresión que sufrieron la semana pasada los compas de Tocuila-Atenco. Es por ello que realizaremos la caravana-rodada hacia allá este sábado 27. AYÚDANOS INVITANDO A MÁS CONTACTOS y en ESPECIAL SÚMATE inscribiéndote ya en el camión (aparta tu lugar escribiendo a defensamadretierradf@gmail.com con tu nombre y enlace telefónico, (100 pesos ida y vuelta costo de recuperación del transporte) o bien participando en la rodada ciclista.
¡APOYEMOS A LOS PUEBLOS EN CONTRA DEL DESPOJO!
Comparte este evento e invita a tus contactos.
ANÓTATE AHORA.
FRENTE DE PUEBLOS EN DEFENSA DE LA TIERRA
En el año 2000, con Vicente Fox, se abrió la discusión sobre la necesidad de construir un nuevo aeropuerto para la Ciudad de México, argumentándose que el existente resultaba insuficiente para satisfacer la creciente demanda de pasajeros y usuarios. En octubre de 2001 el gobierno federal decidió que se construiría en el Valle de México y expropió más de 5000 hectáreas de tierras en los municipios de Texcoco, Chimalhuacán y, el más afectado, San Salvador Atenco. Ello dio inicio a un conflicto entre el gobierno federal y los afectados, quienes recibirían la cantidad de $ 7.20 pesos por metro cuadrado de sus tierras.
Desde ese momento, numerosos habitantes se opusieron rotundamente al proyecto, señalando la falta de consulta a los pobladores además de la amenaza de la extinción de sus formas de vida, cultura, tradición, historia y, sobre todo, la tierra. Ante el anuncio de la expropiación de sus terrenos, opositores de varias comunidades, entre ellas, San Salvador Atenco, Acuexcomac, Nexquipayac, Ixtapan, Colonia Fco. I. Madero, La Magdalena, Tocuila y Santa Cruz de Abajo, entre otros pueblos de la región, se organizaron en el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra.
Tras varios meses de lucha y movilizaciones que contaron con el apoyo de varios sectores del pueblo a nivel nacional e internacional, después del asesinato de uno de sus integrantes —Enrique Espinosa Juárez— y de una fuerte discusión en la opinión pública, en agosto de 2002 el gobierno federal panista retiró el decreto expropiatorio y como consecuencia, la cancelación del proyecto aeroportuario, hecho que le desembocó en un triunfo contundente para el movimiento social de México y pobladores de Atenco y otras comunidades  pueblos de la región.
A pesar de ello, el 3 y 4 de mayo de 2006, un operativo policiaco militar ordenado por Enrique Peña Nieto, entonces gobernador del Estado de México y respaldado por el gobierno federal y municipal de Texcoco, desplegó más de 4,500 efectivos contra el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, que apoyaba la defensa del derecho al trabajo de floristas locales en Texcoco, provocando uno de los episodios represivos más violentos de la historia de México.
El operativo represivo dejó como saldo dos muertos, Javier Cortés y Alexis Benhumea de 14 y 20 años, respectivamente, 209 detenidos, entre los que se encontraban menores y mujeres, varias de las cuales fueron agredidas física y sexualmente. Conjuntamente con otras 11 personas, Ignacio del Valle fue condenado a 112 años de prisión, quedando libre el 30 de junio de 2010, gracias a la presión nacional e internacional que significó la Campaña Libertad y Justicia para Atenco, convocada por la sociedad civil.
En 2013, siete años después de estos hechos sangrientos, se reactiva el proyecto para la construcción del nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México, en el mismo territorio que el gobierno de Fox intentó despojar, pero ahora, con estrategias y farsas distintas: el Parque Ecológico Lago de Texcoco y México Ciudad Futura que, bajo el argumento de rescatar el antiguo lago de Texcoco, traen aparejada una serie de proyectos de megainfraestructura y urbanización: construcción de vías rápidas, tren ligero, nuevas urbanizaciones, corredor industrial, centros comerciales, centros de convenciones, entre otros desarrollos.
La ilegal y descarada compra de terrenos, las campañas sucias de “vinculación comunitaria” que alertan sobre la urgencia de poner en marcha un programa de remediación ambiental en la zona lacustre del Valle de Texcoco, el chantaje y propagación del miedo, son el telón de fondo para regresar a esa zona y volver a intentar en el gobierno de Enrique Peña Nieto la construcción de un nuevo aeropuerto para la capital del país.
Conjuntamente se comenzaron los trabajos para la construcción de la autopista Pirámides-Texcoco, que conectará el corredor México-Tuxpan con el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, por lo que, a partir de septiembre de 2015 se empezó a desalojar a los habitantes de la zona, derribando sus viviendas, nuevamente, con el uso de un fuerte operativo policíaco.
En abril de 2016, Integrantes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) de las comunidades de San Salvador Atenco y Tocuila, expulsaron de sus ejidos a elementos del Ejército mexicano, que incursionaron en sus tierras a bordo de una tanqueta, así como a trabajadores y topógrafos que laboran en el nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, hecho que se sigue repitiendo, violentando amparos legales interpuestos por los habitantes y dueños legales y legítimos del territorio del ex-lago de Texcoco.
Ahora, en agosto, tras una asamblea manipulada e ilegal, el comisario ejidal traidor impone el “acuerdo” de la venta de tierras comunales para la construcción de carreteras vinculadas al megaproyecto aeroportuario, irrumpe con un grupo de choque de más de 200 jóvenes drogados y alcoholizados a destruir en campamento que como FPDT instalamos para vigilar la no invasión de nuestro territorio.
Frente a estos hechos el FPDT declaró: “Los pueblos no fuimos notificados de la construcción de ese aeropuerto ni tiene nuestro consentimiento. En 2001 defendimos nuestra tierra y ahora lo volveremos a hacer, porque la construcción de un aeropuerto significa la muerte de nuestros pueblos, de su estructura social y nuestras costumbres y tradiciones”.
El FPDT se ha convertido en uno de los principales referentes en todo el país, en la lucha contra los megaproyectos de infraestructura, defendiendo sus propias formas de vida comunitaria, sus formas productivas campesinas y también su derecho a decidir sobre la vida de sus pueblos.