viernes, 20 de mayo de 2016

Paraguay: Proyecto documental KuñaGuapa: Mujeres que inspiran (entrevista a Giovanna Guggiari)

Por Juan Ciucci
Fuente: KuñaGuapa
Red Latina sin fronteras
19 mayo, 2016
Entrevista a la comunicadora y antropóloga Giovanna Guggiari, mentora y realizadora de KuñaGuapa, proyecto documental que busca experimentar formas colectivas e interactivas para contar historias reales de mujeres paraguayas de hoy y de ayer.
Apu: ¿Cómo surge y qué es KuñaGuapa?
Giovanna Guggiari: KuñaGuapa surge como curiosidad en principio personal, que en el camino se volvió colectiva, un tema de reflexión con otras mujeres, urbanas y rurales, con distintos puntos de vista. Nos preguntábamos sobre la historia de la mujer paraguaya y todos los mitos entorno a su figura en la reconstrucción de la patria después de la guerra grande. Por ejemplo, ¿cómo es posible que mujeres tan fuertes y autosuficientes hayan permitido la edificación de un Estado machista? Y tantas otras preguntas que nos sirvieron para delinear un camino de investigación documental guiado por nuestra necesidad de entender el fenómeno de la “KuñaGuapa”, o sea, la identidad de la mujer paraguaya popular, portadora de la cultura guaraní mestiza. Lo innovador del proyecto no es solo el tema o universo narrativo elegido, sino la experimentación de una forma colectiva e interactiva de narración, que nos permita conectar las historias de hoy con las historias de ayer, desde distintas voces y miradas.
APU: En la presentación, recuperan como antecedente el genocidio sufrido por el Pueblo paraguayo durante la Guerra Guasú. ¿Cómo sigue afectando hoy la vida de las mujeres en el Paraguay?
GG: Creo que en cada cuerpo, de cada mujer paraguaya, habita la memoria de nuestra tierra. La memoria de la colonización, la memoria de las luchas y las resistencias a modelos impuestos, la memoria de las guerras, del dolor, del hambre, de las migraciones forzadas, de las dictaduras… Queremos con esta experiencia despertar las memorias de los cuerpos femeninos. Creemos que una historia de hoy, nos cuenta al mismo tiempo una historia de ayer. Lo que somos y hacemos hoy, nuestra creatividad, nuestra risa, nuestra tristeza, nuestra indignación, está conectada a todo lo que fuimos e hicimos antes como pueblo. Hoy existimos y somos mujeres paraguayas, porque nuestras abuelas decidieron preservar esta identidad, esta cultura, esta lengua, y eso nos llena de sentido.
APU: ¿Cómo se recuperan las historias populares desde los ámbitos académicos? ¿Qué interés se les presta?
GG: Cuando empecé a filmar las primeras historias, me di cuenta que mi estructura de pensamiento empobrecía la riqueza del pensamiento propio de las KuñaGuapa, mis curiosidades académicas condicionaban y limitaban la potencialidad de las historias, no permitían fluir la narrativa natural portadora de los conocimientos ancestrales desde lógicas propias. Así que tuve que abandonar la expectativa de control de la situación filmada y la historia que a mí me gustaría contar, para dejar ser lo que tenía que ser. Cada historia fue dirigida y guiada por su protagonista, por lo que cada una de ellas decidió lo que quería contar, lo que necesitaba compartir y cómo inspirar a otras mujeres mostrando sus vidas cotidianas. Todavía no dimensionamos el interés que pueda tener el tema y la metodología que estamos proponiendo, estamos apenas lanzando el proyecto, y nos mueve el optimismo.
APU: ¿Cómo analiza el conocimiento de estas historias y testimonios dentro y fuera del Paraguay?
GG: Hay una urgencia de contarnos, somos un pueblo narrante, de tradición oral. El audiovisual es desde este punto de vista un gran aliado cultural. Paraguay es un territorio lleno de historias invisibilizadas que necesitan salir a la luz. Las historias nos conectan y nos dan sentido, son hilos mágicos que tejen y activan memorias, colectivas y personales.
APU: ¿Cuál es el lugar que ocupa hoy la mujer en el Paraguay? ¿Han visto mejorar sus derechos?
GG: La mujer en Paraguay es central discursivamente, en la práctica es sistemáticamente violentada por el sistema mercantil, estatal, patriarcal. A nivel comunitario su protagonismo es innegable, son la savia de los procesos colectivos a pequeña escala. Queda mucho por transformar para garantizar el acceso a derechos básicos, como la salud, la educación y el trabajo digno. Mientras tanto, nuestra venganza es ser felices.