sábado, 30 de abril de 2016

Tonaltecas de «Defendamos el Cerro de la Reina» dan un paso más para detener el proyecto Yolkán

Por Tejido de comunicación
Por Oscar Torres, Carlos Mireles e Hilando Pensamientos
Fotografía: Teresa Ramírez y Oswaldo Quintero
Agencia SubVersiones
29 abril, 2016
Relato de uno de los integrantes del colectivo «Defendamos el Cerro de la Reina», ante el proyecto Yolkán, en Tonalá, Jalisco, municipio ubicado en el este de la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG):
«Después de darnos cuenta que estaban cercando el cerro con alambre de púas, convocamos a una reunión de vecinos en las escalinatas del Cerro de la Reina. La primera acción fue una primera movilización en la explanada del municipio; atendidos por empleados del gobierno, trataron de convencernos de los ‘beneficios’ del Proyecto Yolkán a través de una presentación. Nos fueron surgiendo interrogantes e inquietudes, sobre todo en algo que no parece del todo claro, el proyecto abarcaba gran parte del área del parque ecológico, de ahí parte nuestro motivo a negarnos a la creación del proyecto en dicho lugar. Realizamos una marcha el 11 de julio del año pasado, no sin antes buscar información del proyecto en la Secretaría de Infraestructura y Obra Pública (SIOP), por lo cual nos cobraban más de $50 mil pesos. A esa marcha asistimos cientos de personas, en su mayoría vecinos de la cabecera municipal. Entregamos un pliego petitorio al edil municipal –quién nunca nos atendió–. Además, hemos realizado otras diversas actividades para defender el cerro, de índole recreativas como las acampadas (la 5ta será este 30 de abril con motivo del día del niño), un primer festival del papalote, así como varias manifestaciones, como el contrainforme, paralelo al 3er informe de gobierno del entonces presidente municipal. Además del trabajo con la comunidad y la actividad política, hemos trabajado en lo jurídico, interpusimos un juicio de amparo en contra de la violación de nuestros derechos humanos, de la información, cultura y esparcimiento».
Este lunes 25 de abril, el colectivo «Defendamos el Cerro de la Reina» difundió, en rueda de prensa, un posicionamiento ante la noticia de la suspensión definitiva del proyecto Yolkán. Esta suspensión fue dictada el 20 de Abril por el Juzgado Sexto de Distrito en Materia Administrativa y del Trabajo en el estado de Jalisco. Tras realizar un estudio de los elementos, la suspensión se dictó en audiencia incidental, el juez concluyó sobre las consecuencias que conllevaría establecer un megaproyecto de infraestructura dentro de un sitio con gran importancia cultural y ambiental.
De comenzar con la construcción del Centro de Artesanías Yolkán, se podría causar un daño irreparable a los derechos humanos de quienes promovieron el amparo, pues no se les podría restituir el goce de los mismos, por lo que se dictó la suspensión para los efectos del Ayuntamiento de Tonalá, Jalisco, la SIOP, y el gobierno del estado se abstendrían de otorgar cualquier permiso pendiente a la implementación y/o ejecución del Proyecto Yolkán; lo anterior con el fin de salvaguardar los derechos humanos de quienes interpusieron el amparo, hasta que culmine el juicio y se determine si han sufrido una violación en sus derechos, como lo son el derecho a la información, a la consulta ciudadana, a la recreación, al medio ambiente sano y a la cultura.
El sitio de la Tlatoani Tonalteca
El Cerro de la Reina (o también Cerro del Ombligo), nombre que toma en honor a la mujer gobernante a inicios del siglo XVI, Cihualpilli Tzapotzinco, es considerado como el máximo símbolo místico de Tonalá. Con alrededor de 2,500 metros sobre el nivel del mar, es a la vez un gran monumento natural para la población tonalteca.
Durante la época prehispánica funcionó para diversos fines: lugar para observar los astros, trinchera de batallas, centro para ofrendas y ceremonias, así como espacio de organización y decisiones políticas. De hecho, durante marzo de 1530 fue escenario de la primera batalla entre guerreros tonaltecas y colonizadores españoles.
Actualmente, alberga el único parque ecológico en la cabecera de Tonalá. Durante años el cuidado de este parque ha sido nulo por parte de las autoridades, y al contrario de quedar en el abandono, ha significado que los mismos visitantes y vecinos vayan cogestionando su limpieza y protección. Asimismo, es uno de los pocos miradores naturales dentro de la ZMG, convirtiéndolo en un punto exacto, para poder observar panorámicamente la metrópoli.
El Yolkán y la organización emergente
El Proyecto Yolkán es una iniciativa del gobierno de Jalisco, su primera versión ejecutiva fue realizada por la Universidad de Guadalajara (UDG). Uniterra, la inmobiliaria de la UDG, realizó dicho documento por petición del gobierno estatal, a través de la Secretaría de Infraestructura y Obra Pública (Contrato de Obra Pública número: SIOP-OTMI-AX-529-521-01/13). Dicho proyecto constaría de cinco hectáreas en el lado poniente del Cerro de la Reina; inicialmente en dos de ellas, se edificarían: un ágora de espectáculos, un museo, un pabellón gastronómico y comercial, además de un área de negocios, con un costo total de 345 millones de pesos.
La organización tonalteca comenzó cuando cercaron con alambre de púas parte del cerro, en ese mismo mes, junio del 2015, convocaron a la primera movilización, dando pie a irse conociendo entre vecinos y simpatizantes. A casi un año de esa acción, la gente ha estado en constante movimiento: acampadas, festivales, marchas y contrainformes.
En este intento de cercamiento de los bienes naturales que mantiene la población de Tonalá, usualmente llamado «despojo urbano», hay algo resaltable: la defensa del cerro a primera vista, defiende el parque por su valor simbólico-histórico y su función recreativa; sobre la marcha, la colectividad ha dado cuenta de lo vital del cerro por su gran valor hidrológico, al ser punto de recarga de afluentes subterráneos y corrientes superficiales. Cosa notable ante la crisis hídrica a nivel metropolitano. Este giro de tuerca, nos hace ver lo vital de esta defensa.
La colectividad por la defensa del cerro, ha generado una visión distinta de valorización. No es la cantidad de inversión, ni los pocos y efímeros empleos que generalmente conllevan los megaproyectos, o bien, obras inmobiliarias enmascaradas bajo la consigna de apoyar a los artesanos. Como dicen, han sabido leer la «letra chiquita», ubicando que el cerro es el único parque y punto de encuentro para la población de la cabecera municipal, cimentarlo significaría socavar historia y tradición, y sobretodo poner una piedra más al costal del combate que mantiene la urbe contra su entorno natural. Ante todo esto, el amparo ha significado un paso más para detener el proyecto.
El colectivo Defendamos el Cerro de la Reina hizo un agradecimiento especial a las y los habitantes de Tonalá, a los colectivos por su participación y firme postura ante la campaña que emprendió el gobierno municipal para crear confusión y legitimar el proyecto. De igual forma, se realizó la invitación a participar el próximo sábado 30 de abril a la acampada en el Cerro de la Reina, donde se realizarán actividades de convivencia y recreativas.       

No hay comentarios: