sábado, 23 de abril de 2016

#Ayotzinapa: 26 de abril, 17 horas, del Ángel al Hemiciclo ¡Que nuestro dolor no te sea indiferente!

Un año, siete meses han transcurrido ya.
No hay justicia ni hay verdad. Ni las habrá de parte de la PGR. El Estado mexicano inventó su “verdad histórica” porque es parte del problema. La PGR, la policía federal, el ejército, la policía estatal y las policías municipales, los sicarios de Guerreros Unidos son parte del problema.
Ellos no los buscan, que los olvidemos quieren, que los demos por muertos y nos resignemos. El ejército y la policía federal sabían lo que ocurría. No sólo no lo impidieron, fueron parte de la ejecución. Entre ellos están quienes los desaparecieron. Y si, como afirman, ya están muertos, ellos son los asesinos. Los que dieron las órdenes y quienes las ejecutaron. De ellos sólo mentiras, desprecio y cinismo habrá. Justicia no podemos esperar de ellos: no se van a condenar a sí mismos.
Nosotros seguimos firmes: ¡vivos se los llevaron, vivos los queremos! ¡No descansaremos hasta encontrarlos!  
Seguimos, seguiremos buscando a nuestros 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa.
Son nuestros hijos, nietos, sobrinos, hermanos, primos, compañeros, camaradas, amigos…
No nos rendimos, no nos cansamos, no claudicamos. Este 26 de abril marcharemos de nuevo. Iremos del Ángel al Hemiciclo levantando antorchas. Gritando, exigiendo, como desde hace un año y siete meses, que si no hay justicia para el pueblo no habrá paz para el gobierno.
Si en algo confiamos es en el trabajo serio, profesional, ético, del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes y del Equipo Argentino de Antropología Forense. Ellos con verdad hablaron y demostraron que la “verdad histórica” oficial no es sino una insostenible mentira. Por eso han tratado de desprestigiar al GIEI y al EAAF, por eso el gobierno los quiere fuera de la investigación.
Y nosotros insistimos en que deben continuar investigando hasta que la verdad y la justicia iluminen el camino al final del oscuro túnel del crimen de Estado, de la complicidad, de las mentiras, de la impunidad.
Ese es el simbolismo de las antorchas que se alzarán junto con nuestros gritos este 26 de abril. Acompáñanos, levanta tu dignidad junto a la nuestra. ¡Que nuestro dolor no te sea indiferente!