lunes, 30 de noviembre de 2015

Hostigamiento a telefonistas que se atreven a expresarse contra el cobro de impuesto al ahorro de manera distinta

La Voz del Anáhuac.
30 de noviembre de 2015

La Digna Lucha de los Telefonistas por el Pago del Ahorro sin Impuesto no es un grupo político-sindical, es una respuesta espontánea de los telefonistas que reaccionan con iniciativas de actividades informativas ante la pretensión de la empresa de que el impuesto que supuestamente debe pagarse por el excedente del 105% al premio al ahorro sea cargado a los trabajadores.
         Como sabemos, el premio al ahorro para los telefonistas es del 205%. En 2013, la reforma fiscal exenta por este concepto a los trabajadores que reciben hasta un 100%. Por lo que la interpretación de la empresa es de que al impuesto que supuestamente corresponde por el 105% que rebasa ese límite corresponde pagarlo a los trabajadores beneficiarios de esta prestación. Pero en este caso se trata de un derecho ganado en el Contrato Colectivo desde los años 50’s, mismo que fue ratificado en un Convenio firmado por empresa y sindicato en 1963. Hay que recordar que las leyes no son retroactivas, es decir, no modifican derechos ganados con anterioridad. En este caso se habla de una reforma fiscal aprobada en 2013, es decir, 50 años después del Convenio de 1963, más de 60 años desde que este derecho se estableció en el Contrato Colectivo.

         Desde 2014 se pretendió gravar el ahorro. Entonces, ante las ambigüedades de Hacienda, no se aplicó, pero el  problema no quedó resuelto de manera definitiva, por lo que durante la revisión salarial de 2015 se volvió a plantear que la Secretaría del Trabajo y la de Hacienda se comprometan a reconocer este derecho de los trabajadores. Esto no ha ocurrido, por lo que este año se vuelve a presentar el mismo problema. En esta ocasión hubo una respuesta de indignación por parte de los trabajadores, lo cual obligó al sindicato a convocar a movilizaciones, programando una serie de mítines frente a las instalaciones de la empresa a nivel nacional, pues su idea inicial era llevar a cabo gestiones con Hacienda, Trabajo, empresa y cámaras de diputados y senadores. Pero los trabajadores exigieron realizar acciones de presión. “Esto nos afecta a todos, activos y jubilados, debemos movilizarnos y presionar y no quedarnos sólo esperando a ver qué resuelve el comité”, se dijo en la asamblea de jubilados del 10 de noviembre. Y dado que la reacción de los trabajadores fue muy similar en todo el país, la dirección sindical, para no ser rebasada por el descontento de las bases, tuvo que programar mítines a nivel nacional.
         Por su parte los trabajadores, además de estar en las movilizaciones, tomaron la iniciativa para realizar actividades informativas: publicaron volantes y en los tableros de avisos colocaron fotografías de las primeras movilizaciones invitando a los trabajadores a participar en las acciones. Esto ante la ausencia de este trabajo por parte de la estructura oficialista del sindicato.
          Ante estas iniciativas de base la reacción de la dirección sindical ha sido la de cuestionar, intimidar o de plano destruir los periódicos murales, como ocurrió este lunes en el lugar donde cobran los jubilados.
         En la imagen que a continuación se reproduce se ve a un trabajador jubilado destruyendo información que había sido colocada en un tablero de avisos por trabajadores que se identifican como “la Digna Lucha de los Telefonistas por el Pago del Ahorro sin Impuesto”.   
NoImpuestoAlAhorro
Quitando la información de la Digna Lucha de los Telefonistas por el Pago del Ahorro sin Impuesto. ¿A qué intereses responde? ¡NO LO PERMITAMOS COMPAÑEROS!
          ¿Una forma de esquirolaje? ¿Actitud servil hacia la dirigencia sindical? ¿Complicidad con la empresa,… con Hacienda? ¿Cómo se le llama a este tipo de acciones que contradicen la imagen que quiere dar el sindicato al exterior?
      El Sindicato de Telefonistas se presenta, desde la UNT como sindicato democrático, de lucha y esa imagen proyecta hacia afuera, pero al interior se reprimen las expresiones que disienten con las de la dirección del STRM, llegando incluso a sancionar a quienes se atreven a opinar distinto, quitándoles sus derechos sindicales.             

No hay comentarios: