lunes, 30 de noviembre de 2015

A 18 AÑOS DE LA MASACRE EN ACTEAL LOS TEJIDOS COMUNITARIOS SON MUY OTROS


Gaspar Morquecho
27/11/2015
América Latina en Movimiento

El gobernador de Chiapas en Acteal
Para el 22 de diciembre de 2015 habrán pasado 18 años del cobarde y brutal asesinato de 45 hombres, mujeres, niñas y niños en la comunidad indígena tzotzil de Acteal del municipio de San Pedro Chenalhó. Habrán pasado 18 años de impunidad. Zedillo, Ruiz Ferro, policías, militares y paramilitares están libres.
A 18 años el tejido social-familiar en Acteal se encuentra fragmentado/ confrontado. La Política Social -eje de la estrategia de contrainsurgencia- con los Programas de Combate a la Pobreza sigue modificando los tejidos y provocado la fragmentación social. En la comunidad de Acteal viven familias bases de apoyo zapatistas, de la Organización de las Abejas y familias PRIístas-Verde Ecologistas. Familias ex bases de apoyo, de la organización las Abejas y familias víctimas de la masacre se han deslizado y ampliado las filas de PRI-Verde. Me cuentan que las “mujeres lloraron cuando sus maridos decidieron irse con el PRI”.
Otro indicador de la incidencia de la Contrainsurgencia y fragmentación social-familiar son los resultados electorales. A 23 años de la fundación de la Organización Social Las Abejas, a 21 años del levantamiento armado y decreto del Municipio Rebelde Zapatista San Pedro Chenalhó y a 18 años de la Masacre en Acteal, los resultados del proceso electoral local de julio de 2015 en Chenalhó fueron los siguientes: por el Verde votaron 8,332 electores; por el PRI 7,012; por Chiapas Unido 1,383; por el PRD 516; por Morena 350; por Nueva Alianza 138; por Mover a Chiapas 88 y por Encuentro Social 12. A las 47 urnas acudió el 73.88% de los electores. Los votos del PRI y del Verde sumaron 15,344 votos.
Con ese telón de fondo, el pasado 13 de noviembre , a 30 días del XVIII Aniversario de la masacre, Manuel Velasco, gobernador de Chiapas se hizo presente en Acteal y entregó a familias PRIístas-Verde Ecologistas: “borreguitos, fertilizantes químicos entre otras cosas”. Un mes antes, un sobreviviente, en la audiencia pública de la CIDH realizada en Washington, reiteró que la Masacre de Acteal es “un crimen de Estado”
A 18 años “la masacre sigue impune”.       
“La visita del Sr. Velasco Coello a Acteal priísta y verde ecologista, es una estrategia o una maña como decimos aquí, para controlar a la gente que se deja. Por ejemplo los borreguitos de Velasco, son para taparle la boca, para taparle el oído, para taparle los ojos a su gente, es como cuando un niño que llora y para callarlo se le engaña con un dulce.” Es una campaña para “promover el olvido”, denunció la Organización de Las Abejas de Acteal.
Efectivamente ese es uno de los objetivos de la Contrainsurgencia. La Organización de Las Abejas una medicación a neutralizar y desarticular. En 18 años se han registrado, al menos, cuatro escisiones. Facciones que han disputado la “representación”. Después de la última ruptura el grupo escindido promovió una demanda contra el Frayba. Jurídicamente los apoyó un ex abogado de ese centro de Derechos Humanos. Hechos que nos pueden indicar lo complicado que puede ser la dinámica social en Chiapas.
¿Por qué en Acteal, una comunidad que fue brutalmente violentada, que ha sido acompañada por las/os agentes de pastoral y recibido el apoyo de grupos solidarios nacionales e internacionales en los últimos 18 años. Que los sobrevivientes, mes a mes, año con año se reúnen para recordar a sus familiares no se ha podido evitar la incidencia de la campaña de Contrainsurgencia?
Cuando a una joven mujer sobreviviente de la masacre le hice esa pregunta respondió: “Es por la necesidad. Para poder recibir los apoyos del gobierno las mujeres tenían que ir todos los meses a las reuniones de Oportunidades y se fueron alejando de la organización”.
La Contrainsurgencia en Chiapas es consistente. Ayer 25 de noviembre, el gobierno de Chiapas concentró, al menos, 3 mil mujeres indígenas que en la Plaza Catedral San Cristóbal de Las Casas tuvieron que esperar 10 horas la llegada del gobernador.
Parece ser que los dos grandes desafíos de la resistencia rebelde y del Pueblo Creyente en Chiapas son:
1. La guerra antipopular y prolongada del Estado.
2. La conservación de fuerzas.


No hay comentarios: