lunes, 22 de junio de 2015

NUEVO MUNDO: película mexicana sobre la “conquista espiritual”, censurada por iglesia y gobierno en 1976

Publicado el 17/12/2013

La Iglesia, a lo largo de su historia, siempre se ha enfrentado al cine como uno de sus principales censores.

"Nuevo Mundo" cuestiona el mito guadalupano al presentar cómo para someter a los indios, un sacerdote jesuita inventa la presencia de una virgen que pide la reconciliación entre conquistadores y conquistados.

Esta película nos presenta una alegoría del método utilizado por los españoles para imponer su religión y asumir con ello un completo poder político y religioso sobre los indígenas.

Producida en 1976, "Nuevo Mundo" fue boicoteada en su exhibición y vetada por el controversial tema al que hace referencia: el sometimiento de un pueblo a través de una imagen.
La película "Nuevo mundo", de Gabriel Retes, relato de la "conquista espiritual" española mediante la fabricación de una virgen indígena a principios del siglo XVI, pasó inadvertida debido a la censura que ejerció el gobierno hace más de 30 años.

Es pues, un filme que los mexicanos no han visto.
La censura fue encabezada por Margarita López Portillo cuando su hermano, el entonces Presidente de la República, la nombró Directora de Radio, Televisión y Cinematografía (RTC) de la Secretaría de Gobernación.

Para no crear controversia la proyectó, sin publicidad, sólo cuatro días en cines de poca afluencia: Ciudadela, Tlalpan, Atoyac, Alameda I y Cinema Aragón II, a partir del jueves 10 de agosto de 1978.

Desde su óptica retrógrada, Margarita López Portillo y sus secuaces la congelaron. Ella la odió porque atentó contra su moral y las buenas costumbres. Se la querían llevar [la película] a los festivales de Cannes y Berlín y no la dejó salir.

Del Taller de Escritores Cinematográficos surgió "El inquisidor" de Pedro Miret, que Retes filmó con el título "Nuevo Mundo", la historia de la creación de un ícono religioso utilizado por los españoles como arma de conquista cuando los conquistadores se enfrentaron a la evangelización de los indígenas, gente sumamente religiosa, pero no dispuesta a cambiar su religión.

Ante una incipiente revuelta, Fray Pedro le pedirá a un pintor indígena que pinte una virgen que traiga paz a esta tierra.

No hay comentarios: