domingo, 22 de marzo de 2015

Solidaridad con las familias jornaleras de San Quintín en lucha contra la sobreexplotación capitalista


¡URGENTE!
Para nadie es oculto que todo el Valle de San Quintín, B.C., tiene años en el completo olvido y abandono político, ha permanecido tan abandonado que los patrones han hecho lo que quieren con los trabajadores: los salarios de miseria, los malos tratos, la violación de los derechos humanos y garantías individuales de los indígenas migrantes, el hacinamiento en los campos de concentración donde tiene restringidos sus derechos básicos de libertad, de tránsito, de libre comercio, la falta de servicios básicos como agua potable, drenaje, pavimentación y viviendas dignas, la falta de atención medica rápida, oportuna y de calidad, son solo algunos aspectos que han llevado a San Quintín a vivir las mismas condiciones que vivieron los judíos en la segunda guerra mundial en Alemania y para completar el cuadro de las cámaras de gas hasta a los indígenas.
Llegó muy valiente el gobernador acompañado del ejército, la marina, la policía federal, la policía estatal y la policía municipal sacando a las familias de sus casas para encerrarlos y dispararles gas lacrimógeno como si se tratara de cucarachas, disparando balas de goma como si con eso se pudiera ocultar el hambre y la pobreza en la que se encuentran los indígenas mixtecos en San Quintín, B.C., defendiendo y protegiendo a las empresas que se han hecho ricas a base de la explotación de la mano de obra barata de los indígenas.
Ha encerrado en la cárcel a mujeres, hombres y niños que levantaron la voz para exigir mejores condiciones laborales, inculpan a las familias de lo que hacen unos cuantos infiltrados vándalos enviados por ellos mismos, sabemos que Kiko Vega tiene la mentalidad de Hitler por lo que está haciendo, pero vivimos en pleno año 2015, y los jornaleros hoy no tienen otra opción: que morir a manos del Estado, morir de hambre que es lo mismo, o levantarse y luchar por acabar con esta sobreexplotación capitalista y enfrentar a las fuerzas policíaco-militares al servicio del Estado-Capital.
Urge levantar la voz para detener la represión gubernamental y los abusos laborales en San Quintín.

No hay comentarios: