miércoles, 25 de febrero de 2015

Represión: respuesta del gobierno fascistoide al movimiento magisterial en Guerrero.

La Voz del Anáhuac.
Colectivo Azcapotzalco, adherente a la 6ª Declaración de la Selva Lacandona.
24 febrero, 2015
Los profesores democráticos del estado de Guerrero, en la lucha que libran por el pago de salarios retenidos y por la presentación con vida de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, decidieron movilizarse este 24 de febrero en las inmediaciones del aeropuerto de Acapulco.
La Policía Federal, como brazo armado del capital que es, desplegó un operativo desproporcionado para impedir la movilización. Bloquearon el libre tránsito de los profesores, normalistas y pueblo que los acompañó. La orden era impedir que se interrumpiera el funcionamiento del aeropuerto. No lo consiguieron porque el mismo operativo policíaco el caos vial, del que luego culparían a los profesores. Así, desde horas de la mañana hasta el anochecer en pugna por avanzar con la movilización magisterial se mantuvo el bloqueo policíaco-militar, hasta que a bordo de un vehículo, un grupo de compañeros intentó abrir camino.
 
Fue entonces que se desató la represión brutal contra los maestros.

Con saña, similar a la que emplearon en mayo de 2006 contra el pueblo de San Salvador Atenco, arremetieron contra los trabajadores de la educación.

Decenas de heridos, más de un centenar de detenidos, vejaciones sexuales a las maestras que cayeron en sus garras, golpes que no se describen mejor de lo que las imágenes evidencian.

Ese es el llamado restablecimiento del orden y del estado de derecho.

Esas son las acciones que repudiamos, esa la brutalidad del estado contra la que hay que luchar.

Y así a quien se atreve a arrojar una piedra o una molotov se atreven a llamarlo “vándalo” y lo acusan de “ataques a la paz pública” y de “ultrajes a la autoridad”