sábado, 16 de agosto de 2014

El colapso del PRD en Guerrero y México. Su desaparición es inminente dada su naturaleza política

Escrito por  Erwin Flores Contreras

Hace una década ¿quién se iba a imaginar que el Partido de la Revolución Democrática (PRD) la unión rimbombante de las   y socialistas mexicanos iba a regresar al vientre materno de donde se desprendió al Partido Revolucionario Institucional (PRI)? La explicación a este fenómeno anormal como problema molecular es simple: El ocaso de la Revolución democrática en México y es ya una realidad. En la primera vez que Andrés Manuel López Obrador asumía la candidatura a la presidencia de la república abanderando a las llamadas vulgarmente “izquierdas en México” en el año del 2006 en adelante el PRD mostró su verdadero rostro, réplicas mal hechas del PRI. La desaparición del PRD es inminente dada la naturaleza política de dicho partido en México. Obrador así, de igual forma nunca será presidente de México y no es una consigna, es una realidad el hecho del papel que hoy juega MORENA en la sociedad.
¿Por qué Guerrero cómo referencia? La actual disputa por cargos y demás espacios políticos rumbo a las elecciones del 2015 en el estado de Guerrero el PRD marca su colapso, por igual las corrientes (tribus) en un esfuerzo vano de unificar tratan por medio de diálogos cínicos asumir la hegemonía de la mercancía electorera. Este es el reflejo de una democracia de servicios médico forense (demo-semefo), una democracia que la propiedad privada es la guía y la mercantilización del poder fin último.
Hagamos historia, en 1989 el PRD es reconocido como partido legal en el sistema electoral mexicano, Recordemos que el registro del PRD es parte de una negociación con el PRI para que Cuauhtémoc Cárdenas aceptara la derrota presidencial en el documentado fraude de 1988, así el salinismo se empieza a caracterizar la política nacional de “consensos”. ¿Quiénes conformaron al PRD? Lo hicieron disidentes priistas que quedaban afuera de aspiraciones políticas en dicho partido ante el avance de los llamados “tecnócratas” (priistas educados en universidades norteamericanas) por sobre los llamados dinosaurios (la vieja guardia producto de esa generación alemanistas) los llamados dulcemente “familia revolucionaria” toman el registro del Partido Mexicano Socialista (PMS) y así se sumaron los no reconocidos: Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT), El Partido Socialista Unificado de México (PSUM), Partido Popular Revolucionario (PPR), El Movimiento Revolucionario del Pueblo (MRP), Unión de la Izquierda Comunista (UIC); más adelante se unen a la fusión una parte de la militancia del Partido Socialista de los Trabajadores (PST). Al final una mala copia del priísmo que hoy marca su sentencia de muerte. Los militantes asesinados en su mayoría en el estado de Guerrero hoy quedaron en el olvido, recordemos que en las batallas más cruentas del perredismo guerrerense el cual ganó el PRD el mote de “partido de la sangre” en el país se les aplicó la ley de eliminación parecida a la aplicada en Colombia contra el partido Unión patriótica el cual dirigencia y militantes fueron exterminados caso único en Latinoamérica. Es así como en Guerrero particularmente y en otros estados como el Distrito Federal el PRD es consumido por los ex - priistas. El PRD llega al poder en Guerrero con un candidato no militante y empresario declarado simpatizante del panismo nacional, posteriormente refrenda el poder estatal con un ex gobernador priista reconocido por sus estilo de reprimir y desaparecer perredistas y a personas antagónicas al poder, y actualmente con miras a la renovación del poder ejecutivo en el estado el PRD se desvanece con un candidato gris “jaguarizado” con un perfil netamente empresarial y entreguista a los monopolio extranjeros.
Hoy el distrito federal gobernado por el perredismo-priísta desde 1997 es una metrópoli sumamente represiva con sus ciudadanos y protector de las clases pudientes. Hoy el PRD se esfuma como partidos político, el Partido del Movimiento de Regeneración Nacional asumirá actualmente el vanagloriado puesto de ser la nueva “tercera fuerza política nacional” el cual caerá también bajo sus propias contradicciones al rescatar cual lanchas de rescate a los náufragos del perredismo nacional y estatal y uno que otro priista.
En el presente contexto donde los desatinos de la clase política y su obligación diosera de aportar a la consolidación de la burguesía internacional en estas tierras del norte de América Latina, abre la necesidad de acelerar un cambio radical en la sociedad y sus estructuras antes de que el fascismo (el poder de la intolerancia, el autoritarismo, totalitarismo) se consolide en un accionar drástico de las fuerzas armadas en contra de la población en lucha. Los grandes operativos policiacos, paramilitares y vandálicos de parte del Estado mexicano contra la población en rebeldía son ya latentes ante esto cada vez toma más fuerza el marxismo como vía para lograr una sociedad sin clases, la revolución socialista en México golpea más fuerte a la puerta, y es donde un sector de la sociedad que empuja a estos avatares de la realidad nacional está siendo atacada con toda la fuerza del Estado mexicano, de todo esto PMORENA será mero espectador y cómplice son su silencio en aras de la democracia burguesa electoral en la que ellos creen.