lunes, 28 de julio de 2014

Nuevos partidos burgueses a modo para prevenir protestas y movimientos sociales- (II)

Fuente original: http://pos.org.mx/?p=8475
28-07-2014

Otro de los partidos que la burguesía está impulsando para prevenir los movimientos revolucionarios, por medio de su registro en el Instituto nacional Electoral el día 7 julio pasado, fue el Partido Humanista (PH), que no es otra cosa que la resurrección de la fuerzas más oscuras y reaccionarias de México. Está dirigido por Ignacio Irys Salomón, Javier López Macías y Ricardo Pinacho Ruiz. Analicemos los orígenes del PH.

El Partido Humanista tiene sus orígenes en Partido Movimiento de Participación Ciudadana, que se declara nacionalista, democrático, popular y solidario. Entre sus fundadores y guías ideológicos está Lorenzo Servijte, el fundador y ex presidente del Grupo Bimbo, considerada la empresa de pan más grande del mundo (Cfr. http://www.eluniversal.com.mx/nacion/154460.html). Desde 1965 ha ocupado numerosos cargos en distintas instituciones a nivel nacional, entre los cuales se incluye vicepresidente de la Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México (1965) y del Consejo Coordinador Empresarial (1982-85) y presidente del Consejo Nacional de la Publicidad (1986-87) y de la Comisión de Estudios Sociales del Consejo Coordinador Empresarial (1986-92), entre otros. ¿Qué diría Servitje si sus empleados le exigieran elecciones democráticas y políticas populares y solidarias en sus empresas, como lo postula su ideología partidaria?

Lorenzo Servijte inspiró la fundación del Partido Humanista en las ideas que plasmó en su libro La Personas del Tercer Milenio, donde promueve la solidaridad, la democracia y la participación política por lo menos con el voto, el abatimiento de la pobreza y la mejor distribución de la riqueza. Pero su hijo, Daniel Servitje Montull, ocupó el sexto lugar de los hombres más ricos de México, según la revista Forbes, con 3 mil 500 millones de dólares, (Cfr. La Jornada del 10 de marzo del 2011), una riqueza mayor a la de Emilio Azcárraga Jean, presidente de Televisa. Sobre el monopolio de Bimbo y la familia Servitje, el Banco Mundial (BM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en un reporte de su informe sobre México en 2006, dijo que estos grupos monopolistas, protegidos por el priísmo y crecidos bajo el panismo, eran la causa de la pobreza y el retraso económico de la nación (Cfr. La Jornada de 27 de Noviembre de 2006). El reporte señaló que “La desigualdad y el lento crecimiento son dos de los problemas más importantes que enfrenta México en la actualidad”, indica el informe La trampa de la desigualdad y su vínculo con el bajo crecimiento en México. “Con pocas excepciones, el sexenio del presidente Fox fue un periodo en el que no se atendieron los aspectos de las desigualdades que reducen el crecimiento”, abundó. “Desde una perspectiva internacional, la proporción de la riqueza de los multimillonarios mexicanos con respecto al PIB es más cuantiosa que en la mayor parte de los países.

El Partido Humanista y su pasado Cristero y Panista

Los cristeros se levantaron en armas contra las políticas anticlericales de los gobiernos nacionalistas emanados de la Revolución mexicana. Se opusieron al reparto de tierra entre los campesinos porque el clero católico les dijo que si aceptaban las tierras que el gobierno les daba, después de confiscarlas a los hacendados, se harían cómplices de robo. Los Cristeros estuvieron asesorados por un grupo llamado Sinarquistas, (Sinarquía significa con orden), los cuales fueron asesorados y alentados por emisarios de Adolf Hitler, el cual vio una oportunidad de invadir Estados Unidos por medio de la creación de falanges nacional fascistas mexicanas. Cuando se acabó la guerra Cristera, los sinarquistas se conformaron en el antiguo Partido Demócrata Mexicano, (PDM), que siempre defendió el Sinarquismo. El PDM propuso la propiedad privada de la riqueza y las empresas, el nacionalismo y la defensa de los valores tradicionales mexicanos como la familia formada por hombre, mujer e hijos. Se opusieron al aborto y a la diversidad sexual. Al declinar el PDM, los sobrevivientes conformaron la Unión Nacional Sinarquista (USN) con su principal sede en Guadalajara.

La UNS se replegó a una militancia sectaria, donde proponían un gobierno fuerte que luchara tanto contra el comunismo como contra el capitalismo, que nos defendiera de las invasiones culturales y armadas de Estados Unidos. Yo todo esto lo vi cuando viví en Guadalajara, ya que yo fui militante de la Teología de la Liberación, corriente católica de corte marxista, y en varias ocasiones tuvimos choques con la UNS. Conocí a sus antiguos militantes y a sus descendientes, los cuales habían emigrado a Guadalajara principalmente desde los Altos de Jalisco, ellos me mostraron antiguos archivos, insignias y fotos de sus antiguos fundadores y asesores, y varios de ellos me manifestaron su gran simpatía por Hitler. Pues bien, la UNS fue también uno de los grupos cofundadores del Partido Humanista.


Emilio González Márquez, el ex gobernador panista de Jalisco, famoso por su afición al tequila y por impulsar, con dinero público, la construcción del Santuario de los Mártires Cristeros en Guadalajara, fue el último presidente del PDM; Gonzáles Torres nunca negó su “asco” por los homosexuales, su odio tanto contra comunistas como capitalistas y su nacionalismo entendido en manifestaciones como la charrería, el catolicismo tradicionalista, o tomar tequila puro.

Otros panistas que fundaron el PH son René Bolio, que perteneció al PAN desde 1986, y trabajó con Luege Tamargo, en el gobierno Panista de Fox. Fernando Rivera Barroso, exsecretario de Educación en la gubernatura de Fox en Guanajuato. Enrique Pérez Luján y Magdaleno Yáñez Hernández, antiguos dirigentes de la UNS también conformaron la fundación del PH. Víctor Atilano, expresidente de San Juan de los Lagos, por el Partido Demócrata Mexicano, fungió también como iniciador del Partido Humanista. Los estatutos de este organismo político se pueden consultar en el sitio


La mano negra de Calderón y Margarita Zavala

El periódico El Informador, de Guadalajara, informó el 8 de julio la filiación de Felipe Calderón con el Partido Humanista. El PH, menciona que está ligado al Expresidente de México y a su esposa. Dicen ser una organización sin fines de lucro, hasta ayer, llamada “Frente Humanista Nacional”. Ya tiene página de Facebook con casi tres mil “likes” y, si el INE lo aprueba, pronto manejará dinero de los contribuyentes mexicanos. El portal de la organización menciona que uno de los postulados del partido es que “el humanismo es una opción viable, que tiene sustento social y político y, que también debe estar representada en el actual sistema de partidos”. Usuarios de redes sociales circulan una imagen con la fotografía de Felipe Calderón y el emblema del PH con el hashtag #soyhumanista.

Calderón Hinojosa apoyó antes al Partido Encuentro Social (PES), que preside Hugo Eric Flores Cervantes, con ideologías emanadas de las iglesias evangélicas. Pero como el PES abandonó a Calderón, por el desprestigio con que salió de la presidencia, el expresidente de México tuvo que buscar otros medios para tratar de entra nuevamente a la política mexicana, ya que su principal candidato a la presidencia del PAN, Ernesto Cordero, también le falló con una rotunda derrota frente a Ernesto Cordero. Por eso, ahora, Calderón y Zavala están incrustándose en un partido burgués y reaccionario.

El huevo de la serpiente

Estos tipos de movimientos nacionalistas, de corte fascista, se han venido multiplicando últimamente. Tuvieron mucha fuerza e impulso en la segunda mitad del siglo pasado en Guadalajara y todo el Bajío; Jalisco, Guanajuato, Zacatecas y Michoacán. En Guadalajara se fundó una organización paramilitar llamada los Tecos, auspiciada por la Universidad Autónoma de Guadalajara (Universidad privada fundada por la Familia Leaño). Eran fascistas, que defendían los valores cristianos católicos y declaraban su odio irrestricto contra comunistas, capitalista y homosexuales. La mayoría de ellos pertenecían también al PDM, al movimiento Sinarquista o al Panismo, muy pocos no militaban porque, de hecho, eran mal vistos por sus compañeros si no participaban en política. Este tipo de grupos florece cuando hay más incertidumbre económica y la mayor parte de la población está en pobreza. Culpan de los males de la nación a la corrupción del mal gobierno, a la degeneración de las costumbres y al declive del catolicismo en México.

Pues bien, estos grupos, poco a poco, están empezando a surgir, por lo pronto ya cuentan con un nuevo Partido. El auge de estos grupos fascistas ya no se esconde, presumen su simpatía por Hitler, agreden a homosexuales o a cualquier persona que no sea católica o que no comparta sus ideologías. Están recibiendo entrenamiento paramilitarizado y, como el antiguo Partido Nazi en Alemania, pueden crecer si encuentran buen caldo de cultivo, como el que vivimos hoy en México. (Cfr. Periódico La Jornada, Miércoles 2 de julio de 2014).

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

No hay comentarios: