martes, 15 de julio de 2014

CDH Frayba: VIEJO VELASCO: REPRESIÓN Y OBSTRUCCIÓN DELIBERADA DE JUSTICIA

Itzel Silva
Julio 14 2014
A los medios libres, autónomos, comunitarios, independientes
A la prensa nacional e internacional
A la sociedad civil
Les compartimos el texto: Viejo Velasco: represión y obstrucción deliberada de justicia, de Itzel Silva publicado en: delirios de memoria agenda Frayba 2014; y difundido en esta ocasión como invitación a la Preaudiencia del Tribunal Permanente de los Pueblos: Con Justicia y Paz encontramos la Verdad, (Panorama de la contrainsurgencia en Chiapas a partir del Plan Chiapas 94’. Caso Masacre de Viejo Velasco) a realizarse en El Limonar, Ocosingo, Chiapas, el 18 de julio 2014. http://tppmx-guerrasucia.blogspot.mx/
“En la mañana del 13 de noviembre de 2006, agentes policiales que escoltaban a decenas de habitantes de Nueva Palestina, participaron en actos que terminaron con la vida de seis personas y la desaparición de dos más, cuyo paradero sigue incierto, como las decenas de miles de desapariciones de las que el Estado Mexicano sigue sin dar cuentas”
Agradecemos su difusión
Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas
Viejo Velasco: represión y obstrucción deliberada de justicia
Itzel Silva
El 13 de noviembre de 2006, en un contexto de reivindicación por el territorio de los pueblos indígenas, el Poblado Viejo Velasco del Municipio de Ocosingo fue atacado por un grupo de aproximadamente 40 personas civiles provenientes de la comunidad Nueva Palestina, quienes venían seguidos por otro grupo de 300 personas vestidas con botas y uniformes oscuros. De acuerdo con un informe presentado por el Gobierno Mexicano a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), este segundo grupo estaba conformado por la Policía Sectorial del estado de Chiapas, quienes portaban armas de grueso calibre; es decir, este ataque fue un acto deliberado por parte del Estado Mexicano.
Resultaron muertas cuatro personas: Filemón Benítez Pérez, Antonio Mayor Benítez Pérez, María Núñez González, Vicente Pérez Díaz, además de 4 personas desaparecidas: Miguel Moreno Montejo, Pedro Núñez Pérez, Mariano Pérez Guzmán y Antonio Peñate López, también conocido como Juan Peñate Montejo. Una persona más, Petrona Núñez Guzmán, fue secuestrada por los agresores de Nueva Palestina, y liberada un día después.
Sin embargo, el ataque jamás fue investigado; ni los desaparecidos buscados. A 7 años de distancia, la agresión a Viejo Velasco continúa impune y las personas desaparecidas. En este caso, como en el resto de las violaciones a derechos humanos en Chiapas, la constante es la impunidad e incluso la obstrucción deliberada en el esclarecimiento de la verdad. Quizás, la diferencia la marca el reconocimiento –a medias- del Estado Mexicano en la incursión policiaca.
Dicha obstrucción ha sido documentada y denunciada también por el Frayba: en Julio de 2007, familiares de los desparecidos reportaron el hallazgo de unas osamentas, recuperadas por la autoridad investigadora. Tras la realización de un supuesto dictamen pericial, el Ministerio Público reportó que no era posible la obtención de material genético que permitiera la identificación y cotejo de los restos. El Frayba y los familiares solicitaron entonces la intervención del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), que tras muchos obstáculos, pudo finalmente analizar las osamentas que la Procuraduría General de Justicia del Estado de Chiapas puso a su disposición. Sin embargo, con la realización de su Dictamen Antropológico y Genético Forense, el EAAF descubrió y puso en evidencia que los restos óseos analizados no correspondían a los encontrados y recuperados en julio de 2007.
Posteriormente en el 2011, después de denuncias y por las graves irregularidades en el proceso, se pusieron a disposición los restos encontrados en julio de 2007 y, en el peritaje de identificación de las osamentas, a través de las análisis de ADN, el EAAF pudo confirmar que el hallazgo de los restos correspondían a Miguel Moreno Montejo y Pedro Núñez Pérez.
Por lo anteriormente observado, como historia de terror, el Estado Mexicano parece intentar el ocultamiento de evidencias que permiten concluir su responsabilidad ante las víctimas y ante la comunidad internacional. Por eso, en este 25 aniversario del CDHFBC, es oportuno hacer la siguiente y breve memoria:
En la mañana del 13 de noviembre de 2006, agentes policiales que escoltaban a decenas de habitantes de Nueva Palestina, participaron en actos que terminaron con la vida de seis personas y la desaparición de dos más, cuyo paradero sigue incierto, como las decenas de miles de desapariciones de las que el Estado Mexicano sigue sin dar cuentas. También, quedó claro que no tuvieron reparo alguno en tratar de timar a una organización seria y profesional que igualmente denunció la trampa de un Estado que parece haber apostado tanto por la represión, como por el olvido, antecedentes de la tragedia que hoy se cierne sobre la Nación, y que nos tiene de rodillas.
Publicado en: Delirios de Memoria Agenda Conmemorativa 2014. Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas. 25 Años Caminando con los Pueblos. Enero 2014.
PARA MÁS INFORMACIÓN:
Para más información de SIPAZ:
Chiapas: Liberan a Diego Arcos Meneses (6 de diciembre de 2007)