viernes, 20 de junio de 2014

YURI KOCHIYAMA: Una vida de lucha por la libertad de los negros y los derechos de los asiático-americanos

Texto: Mumia Abu-Jamal
Su nombre era Yuri, una japonesa nacida en Estados Unidos. Dudo en llamarla  japonesa-americana, porque  esto sugiere que era ciudadana.
En vista de la manera en que ella, su familia y su comunidad fueron tratados durante la Segunda Guerra Mundial, especialmente después del bombardeo de Pearl Harbor en 1941, sería una exageración decir que cualquiera de ellos era ciudadano de este país.
Yuri tenía apenas 20 años cuando ella, sus padres, sus hermanos y todos los japoneses que vivían en la costa del Pacífico –alrededor de 110,000 niños, niñas, mujeres y hombres– fueron obligados a dejar sus hogares, sus escuelas, sus trabajos y sus negocios para ser llevados a campos de concentración en el interior del país.
Dos tercios de ellos (como Yuri) nacieron en Estados Unidos, y por eso eran ciudadanos según la Constitución del país.
Eso no significaba nada. Eran japoneses  –y eso bastaba–.
Yuri recordó su experiencia en esos campos, cuando era muy ingenua; se describe como un plátano, con piel amarilla pero blanca por dentro. Les contó lo siguiente a algunos estudiosos de la historia oral:
En mi niñez, yo era ‘roja-blanca-azul’. Di clases en las escuelas dominicales y era  firmemente americana. Pero también era provinciana. Éramos simplemente jóvenes echando porras para nuestro equipo. […] Para mí todo cambió el día que bombardearon Pearl Harbor. Ese mismo día, el 7 de diciembre, el FBI llegó y se llevó a mi padre. Él acababa de regresar del hospital a casa el día anterior, y no nos enteramos durante varios días a dónde lo habían llevado. Luego supimos que fue trasladado a la prisión federal en la Isla Terminal. De la noche a la mañana, las cosas cambiaron para nosotros. *
En diciembre de 1944, la Suprema Corte de Estados Unidos dijo que “la necesidad militar” justificaba la masiva evacuación y detención de decenas de miles de japoneses (Caso Korematsu.).
Años después, Yuri se volvió una fuerte partidaria de  Malcolm X y del Movimiento de Liberación Negra. Se unió a varias organizaciones de  liberación nacional y trabajó en ellas. Llegó a ser un ícono en los movimientos por la libertad de los negros y los derechos de los asiático-americanos.
Nacida el 19 de mayo de 1921 (exactamente 4 años antes del nacimiento de Malcolm X), Yuri Nakahara se casó con Bill Kochiyama. Los Kochiyama se trasladaron a Harlem en 1960, donde trabajaron por el movimiento de derechos civiles en las áreas de educación y equidad de vivienda.
Yuri Kochiyama, luchadora por la libertad, después 93 veranos se convirtió en una de nuestras antepasadas.
Desde la nación encarcelada soy Mumia Abu-Jamal.
*Zinn, Howard and Anthony Arnove, Voices of a People’s History of the United States, 2nd ed. (NY, 7 Stories Press, 2009)
-© ’14 maj
3 de junio de 2014
Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org
Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com