miércoles, 26 de marzo de 2014

Sexta, Chiapas: Asesinato de dirigente zapatista, prueba de que "el gobierno quiere acabarnos", acusan

Hermann Bellinghausen
La Jornada 24/03/2014
San Cristóbal de las Casas, Chis., 23 de marzo.
DICEN INDÍGENAS QUE EL EJÉRCITO ACOSA A POBLADORES DE NAH CHOJ Y VIRGEN DE DOLORES.
PRETENDEN DESPOJARNOS DE NUESTRAS TIERRAS MEDIANTE ACCIONES DE GRUPOS PARAMILITARES, AFIRMAN

El pasado viernes 21, aproximadamente a las 9 de la mañana, fue emboscado y asesinado el joven tzeltal Juan Carlos Gómez Silvano, quien recibió más de 20 disparos de alto calibre mientras conducía su camioneta estaquitas de pasaje a la altura del crucero de San José Chapapuyil, en dirección a la comunidad autónoma Virgen de Dolores, fundada en 2010 en tierras recuperadas por campesinos adherentes de la Sexta declaración de la selva Lacandona.
Juan Carlos, de 22 años, era coordinador regional de la Sexta del ejido San Sebastián Bachajón y padre de un bebé de seis meses, refirieron hoy los ejidatarios reunidos en Ocosingo para emitir la denuncia. Al lugar de los hechos llegaron policías municipales de Chilón y de la estatal preventiva, tomando fotos y video sin respeto para el difunto y su familia. El Ministerio Público de Chilón dijo que se llevaría el cuerpo para practicarle necropsia, pero no lo permitimos porque así es nuestra costumbre, y lo llevamos a descansar a la comunidad de Virgen de Dolores para hacerle su oración, expusieron los indígenas.
Desde que fundaron en 2010 las comunidades de Nah Choj y Virgen de Dolores, nuestra organización ha sido hostigada por el Ejército y la policía estatal, amenazando con el desalojo por presiones de los que se dicen propietarios, entre ellos un ex presidente municipal.
La estrategia gubernamental ha sido fomentar la división y la compra de conciencia de algunos ex compañeros con sus migajas, como lo hizo con Carmen Aguilar Gómez y su hijo del mismo nombre, que cuando se vendieron con Noé Castañón León, secretario de Gobierno de Juan Sabines Guerrero, se organizaron para el desalojo de nuestra caseta de cobro el 2 de febrero de 2011 y despojarnos de nuestras tierras en complicidad con el ex comisariado ejidal Francisco Guzmán Jiménez.
El gobierno, sostuvieron, quiere acabarnos completamente asesinando a nuestros compañeros, como hizo con Juan Vázquez Guzmán el 24 de abril de 2013, utilizando a sus sicarios paramilitares, que en completa impunidad, ya sea de noche o a plena luz del día, son capaces de asesinar vilmente a nuestros compañeros que trabajan y luchan por construir un mundo en el que quepan otros mundos. Gómez Silvano, a su vez, participó en la fundación y la construcción de la autonomía en Virgen de Dolores.
Los verdaderos delincuentes, asesinos y corruptos son los políticos partidistas que, a pesar de llegar a su puesto con fraude y comprando votos, consideran que son dueños de lo que existe en nuestras tierras, cada día quieren hacerse más ricos y no importa cuántos indígenas tengan que matar para lograrlo.
Los denunciantes destacaron que el actual alcalde de Chilón, Leonardo Guirao Aguilar, partidista del Verde Ecologista, es uno de los autores del despojo de nuestras tierras, porque financió las armas del grupo que desalojó a nuestros compañeros de la caseta de cobro en febrero de 2011, en el acceso a las cascadas de Agua Azul.
La organización de la Sexta ha tenido la dignidad de seguir luchando a pesar de que muchos han sido encarcelados o asesinados. No tenemos miedo porque estamos en el camino que siguieron nuestros abuelos y abuelas, nuestros antepasados nos han dado la sabiduría para leer las señales de la vida y los tiempos; los malos gobiernos van y vienen, pero los pueblos que hemos resistido aquí estamos de pie luchando.
 A pocas semanas del primer aniversario del asesinato de Vázquez Guzmán, añaden los ejidatarios, el mal gobierno envía a sus asesinos para lastimar a la comunidad Virgen de Dolores, que nació con mucho esfuerzo y sacrificio y ahora le crecen milpas y frutos para dar de comer a nuestros niños y niñas.
Los ejidatarios de la Sexta concluyen que Manuel Velasco Coello y Enrique Peña Nieto se equivocan si piensan que nos van acabar con la violencia y la represión.