viernes, 28 de marzo de 2014

Cartas de Amélie, Fallon y Carlos desde prisión. Actualización de su situación y saludo de revista Negación.

Cruz Negra Anarquista-México
Noticias Anti Carcelarias

Han pasado varias semanas desde la última actualización del caso de lxs anarquistas detenidxs el 5 de enero. Varias cosas han sucedido desde entonces. Aquí va una actualización:
Toda vez que la Procuraduría General de la República no encontró elementos suficientes para mantener los cargos de terrorismo y delincuencia organizada en contra de lxs tres, fueron consignadxs por la  PGJ bajo las acusaciones de daños y ataques a la paz pública.
Su proceso se encuentra en la etapa de presentación de pruebas y su primera audiencia se realizará los días 2 y 3 de abril.
Amelie y Fallon fueron llevadas a la cárcel para mujeres de Santa Martha y Carlos al  Reclusorio Oriente.
Ellas ya se encuentran en el área de población general. Él aún sigue en el área de Observación y Clasificación, pero seguramente en los próximos días será llevado a población.
Queremos ampliar un poco la situación de Carlos explicando un poco las condiciones en las que viven los miles de presos en los reclusorios de la ciudad de México.
En estos centros de reclusión existe una gran red de corrupción y complicidades entre las autoridades y algunos de los presos, quienes reproducen la lógica de la cárcel al asumirse como carceleros de los demás presos. Esta red de corrupción y complicidades no solo sirve para fortalecer el rol disciplinario de  las prisiones, sino que es un gran negocio, pues la mayoría de los presos son obligados a dar dinero por todo: visitas, pase de lista, etc., a cambio de que no sean golpeados por aquellos otros presos que gozan de la protección de las autoridades, quienes reciben a cambio parte de ese dinero. Estos presos mantienen control sobre prácticamente todo el penal.
Hace unos días nos enteramos que Carlos tuvo un problema con otro preso, llegando a reñir con él, motivo por lo que intervinieron los custodios golpeando a los dos y encerrándolos durante 9 horas en celdas de castigo. Al salir del castigo, Carlos fue trasladado del área de ingreso en la que se encontraba a la de clasificación. Ahí le fue requerido un pago para librarse de la faena de limpieza, conocida como “fajina”. El compa decidió no pagar. La “fajina” consiste en limpiar determinada área pero bajo un esquema de ejercicios muy pesados. Durante la fajina del primer día, Carlos fue nuevamente golpeado por presos, quienes intentaban que se doblara para que terminara pagando.
Al día de hoy sabemos que el compañero está enfermo resultado de la humedad que había en la celda de castigo, además de que se encuentra adolorido de la espalda por los golpes recibidos. Sin embargo se mantiene firme y fuerte en sus convicciones.
Las compañeras Amelie y Fallon por su parte no han tenido este tipo de situaciones.
Llamamos a expresar nuestra solidaridad con los detenidos del 5e. Seguiremos difundiendo su situación.
¡Libertad a Carlos, Amelie y Fallon!
¡Solidaridad con Mario González!
Un saludo al compa Tripa, ¡que tus pasos nunca se detengan!
Cruz Negra Anarquista México
Carta de Amelie Trudeu
23 de febrero, cárcel de Santa Martha, México DF

La noche del 5 de enero pasado, fui arrestada con mis compas Fallon y Carlos por supuestamente haber atacado la Secretaría Federal de Comunicaciones y Transportes de México y una tienda de automóviles Nissan. Ventanas fueron rotas y cócteles molotov lanzados al interior del ministerio (según lo que dicen las pruebas) y a autos nuevos del comercio. Los daños son de 70,000 pesos al ministerio y más de 100,000 pesos a Nissan.
Efectivamente, soy anarquista y vivo en Montreal, Canadá. Estuve de viaje en México, y parece que mi viaje se prolongara por algún tiempo…
Después de haber sido arrestadxs, nos encarcelaron por 96 horas para luego transferirnos al Centro Federal de los Arraigos, sin haber visto a un juez. Hemos sido secuestradxs durante 40 días. En la celda 23 horas de 24, fumar un cigarrillo dentro de 10 minutos, 3 comidas por día pero con solo 10 minutos para comer cada vez, sin hablar, sin poder tener lápiz, 9 minutos de teléfono por día. Pues, fue la espera, de la mañana a la tarde con la tele-abierta pasando telenovelas mexicanas. ¡Suerte que nuestrxs amigxs nos enviaron libros! Gracias, no sé cómo hubiera sobrevivido esto.
El día 40, la Procuraduría General de la República (PGR – Policía federal) transfirió nuestros casos a la PGJ (Policía de estado) porque no tenían suficientes pruebas para acusarnos al nivel federal. Fallon y yo estamos en la cárcel de Santa Martha, cárcel de estado para mujeres en la Ciudad de México, donde hemos sido transferidas, y Carlos se encuentra en “Oriente”, una cárcel de estado para hombres ubicada a 20 minutos de aquí. Acá, es una microsociedad rodeada de cemento y de alambre de púas, pero donde podemos hacer lo que queremos al interior de los muros.
Al momento de escribir este texto, son las 7:30 de la mañana. Estoy en el patio y estoy mirando el sol levantarse detrás de la torre de guardia que ocupa el paisaje. De verdad, me siento como en el patio de un edificio de departamentos de interés social, cuando veo el edificio con ropa secando a las ventanas sin barras. Hay palomas, basureros, pasto seco y alambre de púas. También hay un montón de gente con sus historias propias…
La cárcel, como la policía, es un hecho necesario al mantenimiento de la paz social. Es la dominación y el control que permiten a este mundo asqueroso mantenerse. La cárcel significa miedo, incertidumbre, vergüenza, soledad, aislamiento. La sociedad doma a los individuos a ser buenos ciudadanos. Mi fuerza como individua toma raíz en el rechazo que el miedo podría ser un límite en mi vida. Por supuesto, tengo miedo, como todxs, de varias cosas, pero mis deseos de libertad son más grandes. El miedo está a menudo construido y puede ser des construido cuando se enfrenta. Lo que importa es ver más allá, de exceder los límites, las fronteras, más allá de los muros, de las montañas, de los ríos y los océanos.
No sé cuánto tiempo estaré aquí, pero no siento lástima por mí misma. Tengo confianza que afuera sigue la lucha, que la gente se encuentra, que se aman, que se detestan, que viven, mierda! De verdad, no me siento bien con el hecho que la gente se concentra sobre nuestro caso sin llevar sus propias luchas en sus propios contextos. Pienso que la mejor solidaridad se construye en el reparto de las fuerzas individuales y colectivas. Lo peor para mí sería que nada pasara afuera, mientras estamos secuestradas aquí, pero sé que mis amigxs siguen, a pesar de las dificultades que encontramos. Mi realidad de anarquista en la cárcel solo es un hecho entre muchos con el cual tenemos que adaptarnos. Lo más difícil es mantener y proteger los lazos de confianza con lxs compas con quienes tenemos afinidades para pensar en el largo plazo. Cuando es posible, posibilidades inimaginables se abren.
En este sentido, mis ideas y análisis son los mismos aquí como afuera. Esta es la razón por la cual no quiero cambiar mi discurso para recibir el apoyo de la gente. Aprecio un montón los esfuerzos que han sido hechos desde el principio, pero me distancio de algunas iniciativas hechas en solidaridad con nosotrxs: durante la vigila que fue organizada en frente de la embajada mexicana en Montreal, el discurso presentado denunciaba la tortura y la falta de respeto a los derechos humanos por el estado mexicano. La ONU ha sido mencionada con un tono reformista y progresista. Honestamente, aprecio que varias personas se preocupen de nuestro caso, pero rechazo el uso de esos discursos reformistas ilusorios. Para mí, la injusticia, la tortura y la falta de respeto de los derechos humanos forman parte integrante de un mundo como este. Los derechos son regulados por el Estado y son suspendidos en cualquier momento cuando se necesita. Además, eso favorece la ideología de la democracia (derechos para ciudadanos), la más grande ilusión que hay. Y sobre todo, con apoyar nuestras ideas haciendo referencia a instancias del poder como la ONU, no se puede construir una fuerte lucha anti-autoritaria. No es tratando de influir sobre la opinión pública con discursos reformistas que podremos construir las bases sólidas de una lucha irrecuperable.
Quiero decir que no tengo nada que ver con los sindicatos estudiantiles y de trabajadores, aunque pretendan ser parte del “sindicalismo de combate”, algo muy popular en Montreal. Esas organizaciones son formales y burocráticas. Reproducen la “democracia directa”. Son esas mismas estructuras que quiero destruir, esas estructuras que imponen una distancia entre los individuos, en la relación entre los individuos con el mundo y el viviente. La formalidad, la burocracia, la ley y las instituciones transforman los lazos entre las personas. Fijan las posibilidades de cambio constante, exactamente como lo hacen los partidos políticos. Quieren organizar y dirigir “la masa informe”.
Así, hay una contradicción evidente: hemos recibido apoyo por organizaciones estudiantiles en Quebec. Por mi parte, no tengo ningún problema con aceptar este dinero que nos ayudara seguramente a salir de cárcel. Pero tengo que decir que estas organizaciones no tienen nada de revolucionarias. Están podridas desde la base. Son fundadas sobre bases de organización maoístas y son formales, con su código de procedimientos de políticos. Este lenguaje es incomprensible. Oradores carismáticos manipulan los votos de las masas expresando lo que todos quieren escuchar en vez de hablar con el corazón. Muchedumbres de 100,000 marchan como zombies, cantan y repiten los mismos eslóganes reformistas y regresan a su vida cotidiana.
En la situación donde me encuentro, esperando mi sentencia o mi liberación, expresar abiertamente que soy anarquista me puede meter en peligro. Decidí hacerlo, de todas maneras. Varias veces sentí la necesidad de comunicar con otrxs anarquistas que han vivido situaciones similares. Confrontadxs con la represión del Estado, hay varias maneras de responder. Pienso que utilizar un discurso moderado procura privilegios como salir de cárcel más rápido, obtener dinero o hacerse aceptar socialmente. Pero pienso que si los discursos y los actos quedan moderados, será difícil propagar prácticas insurreccionalistas y anti-autoritarias. Por lo que es importante comunicar mis ideas abiertamente y con conocimiento de causa.
No sé cuánto tiempo más estaré encarcelada aquí, pero una cosa es segura: no estaré aquí toda mi vida. Tengo la suerte de tener amigxs y compas de lucha geniales y no me siento sola. La fuerza y el coraje se encuentran primero en sí mismo. Hay un mundo de posibilidades, aquí y en otras partes. Todas las formas de dominación deben ser combatidas, tanto las que crean las estructuras y las instituciones que las que se inmiscuían en nuestras relaciones. No existe ni paraíso ni mundo perfecto. La libertad es el movimiento y el conflicto permanente, confrontando el mundo de las imágenes, de los símbolos y de las apariencias. La libertad es la destrucción de las estructuras de dominación en nuestras vidas. En México, Montreal, Francia, Vancouver, EEUU, España, Grecia, Chile, Egipto, Bélgica, Italia, Alemania, Inglaterra, Holanda, saludo mis amigxs y compas de lucha. Para la libertad total, deseo que lazos se construyan en la lucha.
En solidaridad con Carlos “Chivo” y Fallon.
Con amor, abajo los muros de todas las cárceles.
Amélie
para escribir a Amélie y Fallon:
Centro Feminil de Reinserción Social Santa Martha Acatitla
Amélie Trudeau / Fallon Rouiller
Calzada Ermita
Iztapalapa No 4037
Colonia Santa Martha Acatitla
Delegación Iztapalapa
C.P. 09560
Carta de Fallon, anarquista presa en Santa Martha
Yo quiero empezar esta carta con un abrazo muy grande para todxs lxs
compxs que están en fuga, todxs lxs que están luchando por su libertad y para todxs aquellos que  están encerradxs y a quienes este mundo de dominación intenta acallar nuestra rabia. No hay una celda, un muro, una autoridad a quien yo le otorgue bastante poder para acallar mi rabia y mis deseos de libertad.
Tengo esos sentimientos desde pequeña y ahora los tengo más fuertes que nunca dentro de mi corazón y mi mente, son más fuertes que nunca y no pasa un día sin que yo piense en ustedes, mis amigxs.
Yo puede imaginar, y me dicen también que la situación afuera es muy precaria. No me sorprende que para quienes decidimos estar en conflicto afrontemos la represión. No es simple ni tampoco es fácil, hay muchas emociones que se mezclan pero hay una emoción en particular que tenemos en común: es nuestra fuerza, individual y colectiva.
Nadie puede encerrar ese sentimiento, ni las fronteras ni las prisiones.
Amigxs pienso en ustedes con mucho amor, especialmente para Marc quien está encerrado en una prisión en Kingston, a los compxs del Che que fueron torturados por el grupo Cerezo, a la bailarina de cumbia,  a Tripa,  a Amélie y Carlos. ¡Seamos fuertes, no importe la distancia!
Me siento un poco rara de escribir una carta sin destinatario preciso, tengo la impresión de escribir a una galaxia que me parece un tantito lejana. Dicho eso, yo quiero estar clara con el hecho que no estoy escribiendo esta carta para tener un apoyo ni para ponerme en una situación de víctima. Mi intención es utilizar la pluma y el papel para comunicar con amigos y también compartir análisis.
Yo creo que el hecho de estar en la cárcel es una oportunidad muy especial para salir de la "fetichizacíon" y de actualizar esta realidad de manera contextual. Hoy estoy escribiendo esta carta desde Santa Marta pero quien sabe quién es la próximo/a.
Cuando fuimos arrestadxs, el 5 de enero de 2014 para mí era un poco como una broma, con los 7 coches de policía que estaban bloqueando la calle, me sentía en una escena de teatro y dese ese momento, ese sentimiento de ser parte de un teatro no se quita. Todxs tienen su rol. Me recuerdo ese momento cuando fuimos transportadxs de la PGJ a el centro científico por los exámenes a las 2 o 3 de la mañana. Estábamos los 3 en 3 coches diferentes con dos policías a cada lado de nosotrxs y con un mínimo de 10 coches de policía que nos seguían con "Top Flash" en las calles desiertas del DF y con lxs científicos que casi estaban durmiendo cuando llegamos al centro. Era un puro teatro, un CSI Miami a México.
¡Ah, y al centro de Arraigo, ouf! Eso era la más teatral que yo he vivido en mi vida. Cuando llegamos, la calle estaba cerrada para nuestro arribo. Los hombres con sus músculos de telenovela y con las "metralletas" afuera, en la calle y también dentro de la camioneta con nosotrxs. No podía parar de reírme, de su autoridad por la  cual yo no tengo un mínimo de respeto, reírme de la manera y del serio que ellxs piensan que son. "Ken y Barbie" con uniformes de policía federal. Y los presos, que no tienen nombres pero que tienen la suerte de tener un color. El mío es naranja. Lo peor ahí era que la chicas de mi celda estaban tomando el rol de la sumisión, del miedo, y el rol de la autoridad entre ellas, también de manera seria como si ellas estuvieran audicionando para participar en una película de Hollywood.
Pido una disculpas a las personas que piensan que yo convierto todo como una broma pero, ¡así es! Una broma, un juego de rol.
Y ya, aquí en Santa Marta hay varios barrios del A a H, hay "parque", departamentos, vecinas. Hay tiendas, trabajadoras sexuales, drogas en cada lado, hay gente que reproducen los roles de "niñas y de niños", hay muchas bebés también. Hay una escuela, una médica, un jurídico. Hay estudios para clasificarte en la sociedad de Santa Marta, hay corrupción, hay poder formal e informal, hay horarios y hay muchas emociones, muchas historias, mucho tiempo para compartir, experiencias, rabia y cierto muchos cigarrillos y café para compartir. Pues no sé si estoy clara (el español me falta un poco) pero, ya, Santa Marta es mi nueva ciudad, es mi barrio, el 107 mi departamento y Amélie, mi vecina. Para mí eso, es más claro que cualquier teoría.
Así, me voy a terminar con esta carta.
Como la primera, yo lo escribo en español porque, ya, a veces es más fácil. Entonces, yo quiero también decir gracias  a la gente que hacen la traducción, me voy a intentar de hacer la traducción de las otras cartas en francés e inglés.
Esta carta es la primera desde un buen tiempo, al centro de Arraigo era muy difícil, las plumas estaban prohibidas, como todo!
Para mí es importante escribir esta carta con un toque de humor y sarcasmo, no porque quiera minimizar el impacto que la prisión tiene sobre las personas, ni para minimizar el impacto que la prisión pueda tener sobre mí. Lo que trato de expresar, en español simple (espero un día manejarlo a la perfección) /(espero que también sea entendible), ya que mi encarcelamiento, los elementos que más impacto han tenido sobre mí ha sido el juego de roles en esta prisión-ciudad. No les mentiré –no siempre es fácil- estamos rodeadas por alambres y rejas, pero hay una cosa en la cual estoy segura y es que la libertad empieza en las mentes, independientemente donde nos encontremos. En la mía, ahora hay mucha rabia, mucha fuerza y sí, después de todo, hay más libertad que nunca.
¡Gracias a todxs lxs amigxs que nos visitan!
A aquellxs que toman nuestras llamadas por cobrar.
Y aquellxs que se están organizando a pesar de las tensiones.
Para aquellxs que nutren el fuego y atacan a esta sociedad de mierda RABIA Y ANARKÍA!
Solidaridad con Marc, lxs compas del Che, Tripa, la bruja bailadora de cumbia, Amélie y Carlos.
Fa
Santa Marta, México, Marzo 14, 2014
Feliz Marzo 15 (A)!
Escribirles:
Centro Femenil de Reinserción social Santa Martha Acatitla
Amélie Trudeau / Fallon Rouiller
Calzada Ermita Iztapalapa No 4037
Colonia Santa Martha Acatitla
Delegación Iztalpalapa
C.P. 09560
 
Carta de Carlos López "Chivo". !Viviendo la anarquía!

Se dice que para comprender una realidad es necesaria vivirla y aquí en el Oriente puedo observar claramente que en  una abrumadora estadística la cruda realidad que se vive es causada por un sistema de dominación diseñado para el control  de todo lo que a beneficio de ellos resulte controlable.
Cuando algo o alguien les resulta fuera de los parámetros de su estructura se convierte en un error y en seguida lo “reparan” con sus métodos institucionales tan poco flexibles.
Lxs presxs (de conciencia, políticxs, anarquistas, etc.) somos parte de las fallas del sistema.
Platicando con varios presos de este reclusorio, pues soy muy curioso, me han contado haber cometido algunos delitos, el robo por ejemplo, que es de los más comunes, ya sea para conseguir dinero fácil o por necesidad, pero al ir escarbando en su pasado casi todos coinciden en haber sufrido en la infancia hambre, miseria, opresión, explotación, drogadicción, etc., marcando al individuo y condenándolo a formar parte de esa falla.
Es parte del juego del sistema, ser causantes de la “criminalidad” y luego criminalizarla. No pretendo justificar el “delito”, solo dar mi sentir de cómo este surge de los engranes  del sistema, como la división de la sociedad en clases, la nada justa distribución de la riqueza que los trabajadores generan y los explotadores gozan, programas sociales para el desvío de recursos, reformas bien maquilladas que benefician a los de arriba, manipulación mediática, etc.
Es el mismo sistema quien orilló al compa Mario López “El Tripa” a vivir en la clandestinidad. Amigo y compañero Tripa, desde estas líneas me hermano y solidarizo contigo. Romper con lo establecido, ser consecuente y buscar ser libre es parte  del vivir del anarquista, es parte de tu vivir. Y aunque el precio a pagar sea la fuga, sé que lo afrontarás con fuerza y dignidad, llevando la vieja consigna: “Preferible morir de pie que vivir de rodillas”
¡Viviendo la anarquía!
¡Enfrentando al sistema dominante!
Carlos López “Chivo”
Reclusorio Oriente
 

México: Un saludo de fuerza a los compañeros represaliados

Saludo de la revista "Negación"
viernes, marzo 21, 2014

Desde hace unos meses la PGR ha venido realizando una serie de intervenciones contra diversos sectores del anarquismo en México, creando a su alrededor un clima de tensión, comenzando por el hostigamiento y vigilancia en el Simposio Internacional Anarquista, tomando fotos y videos, realizando seguimientos cada día a participantes y organizadores, así como la deportación del compa Gustavo Rodríguez. En este clima de hostigamiento policial, el 5 de enero se dieron  las detenciones de tres compañeros anarquistas: Amélie, Carlos y Fallon; dos de ellos se han reivindicado como anti autoritario/as y de praxis insurreccional. En este mismo clima de tensión se dio la detención del compañero Mario López el 20 de enero bajo la acusación de la violación de la ley de armas de fuego y explosivos y también para presentarlo ante un MP federal como indiciado por la misma investigación que gira entorno a Carlos, Amélie y Fallon.  Mario fue trasladado al reclusorio oriente y liberado un día después porque las pruebas en las que se basó la acusación no son sustentables ni válidas. Tras un arraigo que duro poco más de 40 días, tiempo en el cual la PGR intentaría recolectar –o crear- las  pruebas suficientes para la acusación de Terrorismo y Delincuencia organizada, fueron trasladados al reclusorio oriente y a la penitenciaría de Santa Marta Acatitla los tres compañeros detenidos el 5 de Enero; la Investigación sobre terrorismo que giraba en su contra, a pesar de haberse terminado el arraigo de los tres compas aún continúa y se intenta hacer la conexión de diversas personas con seis sabotajes contra bancos y oficinas de gobierno, entre el que figura una protesta pública ante la embajada chilena en México DF. En este mismo clima de persecución se sitúa la condena a 5 años y 8 meses contra el compañero Mario González quien se mantuvo firme en una huelga de hambre como método de lucha ante su situación de cárcel. Así en estos tres meses la PGR ha realizado cateos a domicilios, hostigamiento a familiares de compañeros, hostigamientos a plantones de apoyo a presos, seguimientos y hasta amenazas, deportaciones, etc., todo con el afán desarticular el creciente movimiento anarquista en la capital del país y algunos otros estados de la región mexicana.  Y para variar, en este mismo escenario represivo entra en escena teatral el desalojo del auditorio Che Guevara en la UNAM por parte de un grupo de unos 70 comunistas de diversas organizaciones que actuaron como menos no pueden ser: ¡de una manera militar!, atando de pies y manos, amenazando, golpeando y disparando balines a los seis compas que se encontraban en el lugar.
Actualmente las compas Amélie y Fallon se encuentran recluidas en la cárcel de mujeres de Santa Marta Acatitla y Carlos “Chivo” fue enviado al Reclusorio Oriente. Desde su llegada al reclusorio Carlos ha sufrido a diario  distintas vejaciones y torturas: desde palizas en grupo por parte de los custodios (policías de la cárcel), hostigamiento de parte de otros presos que trabajan para los custodios, extorsiones de parte de los custodios (pagando por todo servicio incluidas las visitas familiares, listas y vigilancia) y extorsiones por parte de otros presos. Sabemos –no solo porque los mismos presos se lo han dicho- que este hostigamiento contra Carlos viene ordenado desde “arriba” y tiene como finalidad quebrantar el espíritu de lucha del compañero, destruir su persona, desestabilizarlo emocionalmente y el desgate físico de su persona. Aun pese a todo el compa se sigue manteniendo firme y convencido, seguro de lo que es y reivindicándose como un anarquista en lucha.
Sabemos que el camino es duro, es difícil; la lucha por la libertad está plagada de momentos como estos y menos no nos podemos esperar de parte del enemigo. Es por eso que siempre hemos lanzado la crítica contra todos aquellos anarquistas que no asumen su rol en esta lucha y que por el contrario quieren entablar una batalla contra el Estado sin repercusión alguna, que quieren luchar por la liberación absoluta con la ilusión de no recibir  respuesta alguna por parte del poder; llegando incluso a tomar posiciones victimistas, orillando a compañeros que han sufrido la represión (cárcel, fuga, persecución, etc. e incluso la muerte.) al olvido, a la marginación y a la crítica destructiva de sus personas y convicciones individuales.
Nosotros desde la redacción de la Revista  Anarquista Negación  enviamos un saludo de apoyo y fuerza al Compañero Chivo y a las compas Fallon y Amellie. Porque sabemos que esta lucha no tendrá final y cada acción cotidiana que se enfoca por la destrucción del Estado y el Capitalismo también es una acción de solidaridad con los compañeros prisioneros. Cada acto por la destrucción del sistema es un acto por la destrucción de la sociedad carcelaria en su conjunto. También saludamos calurosamente  al compañero Mario González y fuerza para todos los perseguidos e investigados.

¡Por la destrucción de toda Autoridad!
¡Por la guerra social!
¡Por la anarquía!
La redacción de Negación, publicación Anarquista. México

No hay comentarios: