miércoles, 22 de enero de 2014

México: Campeche Country Club, despojo al ejido de Lerma. Procuraduría Agraria coludida con la familia Mouriño

por Colectivo Pro Derechos Humanos "El Caracol" A.C
Jueves, 23 de enero de 2014
Actualmente en el estado de Campeche, se promueve el destino turístico “Campeche Country Club”, ubicado en el poblado de Lerma, al sur oeste de la ciudad de San Francisco de Campeche. El 10 de enero del presente año, el gobernador del estado de Campeche, Fernando Eutimio Ortega Bernés, inauguró el hospital “Tu hospital Campeche”, que se encuentra dentro de éste destino turístico, propiedad de Carlos Mouriño Atanes, director general de Grupo GES. De lo que casi no se habla es de cómo la familia Mouriño se apropió de las tierras donde se ubica el “Campeche Country Club”.
El 25 de enero de 2009, se realizó una asamblea de mayoría calificada en el ejido de Lerma, asamblea en la cual estuvieron presentes la Lic. Concepción de la Cruz Paz, visitadora de la Procuraduría Agraria y la Notaría Pública Nº40 de la ciudad de Campeche, Nelia del Pilar Pérez Curmina para dar fe de dicha asamblea. En el sexto punto del orden del día de dicha asamblea, se establecía que se sometería a consideración de la asamblea la aprobación del cambio del destino de las tierras de uso común a áreas parceladas y asentamientos humanos, asignación de solares urbanos, reconocimiento de sujetos y asignación de derechos sobre parcelas ejidales resultante del cambio de destino de tierras, presentación del nuevo plano interno del ejido, el nuevo plano de tierras de uso común y el nuevo plano de asentamientos humanos. 
El 9 de febrero del mismo año, un grupo de campesinos, ejidatarios de la comunidad de Lerma, se presentaron en las oficinas del registro agrario nacional para solicitar una copia certificada del acta de la asamblea mayoritaria, acta que fue entregada el día 20 de abril del 2009. En la copia certificada los ejidatarios solicitantes se dieron cuenta de que el acta estaba manipulada y que en ella habían firmado personas que no viven en la comunidad y también habían falsificado la firma del difunto Luis Novelo quien en vida había sido ejidatario del Lerma.
Lo que también pudieron constatar es que se había contratado a la empresa ICAE propiedad de Antonino Almazán Arteaga para hacer el deslinde de las tierras, trabajo que podía pagarse en efectivo o en especie. En esta asamblea se le dotaba de 353 parcelas cada una de aproximadamente 40-00-00 has. A Miguel Velásquez Nieva quien funge como topógrafo para dicha empresa. También se le dotaba de tierras a otras personas de la siguiente manera: Abel Muñiz Lagunés 61 parcelas de aproximadamente 40-00-00 has. Cruz García Ramírez 43 parcelas de aproximadamente 40-00-00 has. Alberto Cu Flores 19 parcelas de aproximadamente 40-00-00 has. Y a Jorge Enrique Pérez Ruíz 46 parcelas de aproximadamente 40-00-00 has. Ninguno de ellos de la comunidad de Lerma. Todas estas tierras las compraría después la familia Mouriño.
El mismo grupo que solicitó el acta certificada, denunció los hechos, dando inicio a un proceso legal, sin embargo, durante este proceso el “Campeche Country Club” se empezó a construir. Después de dar el fallo en contra de los ejidatarios por “falta de interés jurídico de los agraviados” estos se ampararon, amparo que actualmente tramita la Procuraduría Agraria.
Cabe mencionar, que éste es un caso como muchos, de despojo de tierras ejidales, donde se abusa de la necesidad y falta de oportunidades de la gente de campo y se utilizan prácticas intimidatorias en favor de un particular. Entre tantas de las irregularidades podemos señalar que los ejidatarios que firmaron a favor en la asamblea lo hicieron bajo presión y por mecanismos coercitivos, pues aunque en el acta se especifica que no se hizo con dolo y que ellos estaban de acuerdo, es un hecho que firmaron bajo presión pues se encontraban bajo la presencia de una notaria pública y una visitadora de la Procuraduría Agraria quienes son también responsables de este despojo, y quienes evidentemente favorecieron en todo momento a la contraparte. 
En este caso, las autoridades están violentando el artículo 27 párrafo 3 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que dice: “La nación tendrá en todo tiempo el derecho de imponer a la propiedad privada las modalidades que dicte el interés público”. Sin embargo, las autoridades siguen omitiendo sus funciones al no hacer nada para solucionar este conflicto agrario, en cambio el gobernador refrenda el poder de Carlos Mouriño Atanes al inaugurar un hospital privado en ese lugar, bajo el argumento que es lo que Campeche necesita. Una vez más se pisotea el bienestar de la comunidad en beneficio de los intereses de un particular, pues es bien sabido que los Country Clubs –y en este caso el hospital que está dentro de sus instalaciones- son de uso y acceso exclusivo para personas con cierto poder adquisitivo, al que obviamente el grueso de la población de Lerma y de Campeche no alcanza.