domingo, 26 de enero de 2014

Fallece el compañero Juan Francisco Kuykendal tras 1 año, 1 mes y 25 días de la agresión

En horas de la madrugada de hoy, 25 de enero, nos dejó el compañero Juan Francisco Kuykendall Leal, combativo hasta el final, resistió en lucha contra la muerte, con grave daño neurológico provocado por un proyectil que le fracturó el cráneo, disparado por policías federales el 1 de diciembre de 2012, cuando Kuy, como decenas de miles de mexicanos repudiaban la toma de posesión de Enrique Peña Nieto y el retorno del PRI a la presidencia de México.
         La fractura en el cráneo y exposición de masa encefálica provocaron al compañero Kuy graves daños neurológicos que lo mantuvieron postrado, pero el espíritu de lucha que siempre le caracterizó, hizo posible que resistiera durante un año, un mes y 25 días: 421 días debatiéndose entre la vida y la muerte, siempre de la mano de Eva Palma, su compañera de vida y de lucha y el acompañamiento solidario de sus familiares, amigos y compañeros, todo el tiempo pendientes de su estado de salud.
         Desde el 1 de diciembre de 2012, desde su primer día de gobierno, Enrique Peña Nieto se ha empeñado en demostrarnos a todos los mexicanos que está decidido a imponer en México un poder omnímodo, dictatorial, un estado policíaco-militar que no tolerará ninguna disidencia al modelo económico que se ha implantado desde hace 30 años: el neoliberalismo. En alianza con los partidos políticos de derecha (PAN) e ‘izquierda’ (PRD) ha aprobado las llamadas ‘reformas estructurales’ que cancelan los derechos de los trabajadores y entregan los recursos nacionales a los capitales globales.
         Por eso cada manifestación es ‘encapsulada’, por eso los cuerpos policíaco militares –uniformados y de civil- arremeten violentamente contra todos los manifestantes, por eso en cada protesta hay decenas de detenciones, por eso siguen encarcelando, golpeando, torturando, desapareciendo, asesinando. Por eso desde el 26 de marzo de 2013 está desaparecido Teodulfo Torres Soriano, el Tío, amigo, compañero y testigo presencial de la agresión brutal contra Kuykendall. Teodulfo estaba por comparecer en el juicio iniciado por la familia de Kuy, en calidad de testigo, cuando desapareció.
         Nosotr@s, el Colectivo Azcapotzalco, adherentes de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, compañer@s de Juan Francisco Kuykendall, señalamos como principal autor intelectual del asesinato de nuestro compañero al Estado mexicano en su conjunto y específicamente a Enrique Peña Nieto y Miguel Ángel Mancera, responsables del actuar criminal de los cuerpos se seguridad federales y locales, perpetradores de la brutal represión desatada desde el 1 de diciembre de 2012 contra toda la protesta social.
         El Estado, como tal, nunca asumió la responsabilidad de procurar al compañero Kuy la atención médica adecuada, por lo que lo dejaron morir paulatinamente. En este sentido el IMSS es cómplice del crimen, pues a pasar de su gravedad lo daban de ‘alta’ a cada momento, lo enviaban a recuperarse en su casa, sin garantizar las condiciones necesarias, aunque la familia necesitaba frecuentemente internarlo de nuevo en algún hospital por las infecciones, desnutrición y desgaste progresivo que presentaba Kuy. Así lo dejaron morir, frente al dolor y la impotencia de su compañera y familiares.
         Nuestro dolor y nuestra rabia acompañan a Eva y a la familia de Kuy. Seguiremos luchando junto con los de abajo, como Kuy lo hizo durante toda su vida. Él comenzó a luchar muy joven, en 1968, desde entonces, acompañó todas las luchas de los trabajadores y del pueblo de las que estuvo cerca. Sería largo enumerarlas todas. Pero hay que destacar su adhesión a las iniciativas del EZLN.
¡Compañero Kuykendall, honraremos tu memoria!
¡Luchando por libertad y justicia estás con nosotros!
Colectivo Azcapotzalco
Pronunciamiento de Colectivos de la Sexta ante el fallecimiento de Kuykendall
Compañerxs hoy por la madrugada falleció el compañero Juan Francisco Kuykendall, agredido durante la manifestación del 1 de diciembre de 2012, cuando Peña Nieto comienza su sexenio déspota, sangriento, corrupto.
No solo compartimos el dolor por la pérdida de un querido compañero, solidario, consciente, luchador; sino también la muy digna rabia con la que seguiremos acompañando a Eva Palma su compañera en esta búsqueda de justicia por el asesinato de Kuy.
Hoy más que nunca sigamos alzando nuestras voces.
¡Justicia para Kuy!
¡Presentación inmediata y con vida de el Tío!
¡Por nuestros muertos, todas nuestras luchas!