lunes, 23 de septiembre de 2013

#impunidadmata José Antonio García Apac, periodista desaparecido desde el 20 de noviembre de 2006 en Michoacán

 
Video:

Dentro del marco de la campaña #impunidadmata presentamos el siguiente caso: José Antonio García Apac, periodista y director del semanario Eco de la Cuenca del Tepalcatepec, que permanece desaparecido desde el 20 de noviembre de 2006 en Michoacán. La última persona que tuvo contacto con él fue Aldo, su hijo, quien durante una llamada telefónica escuchó cómo fue golpeado y privado de su libertad después de ser interceptado en la camioneta en la que viajaba.

Desde entonces nada se ha sabido; en dos gobernadores estatales y tres presidentes de la República, ha recaído la procuración de justicia, pero las investigaciones no han rendido ningún fruto; su familia lo sigue esperando.

Únete a la campaña #impunidadmata y firma nuestra petición en change.org/dobleasesinato

José Antonio García Apac. En el preámbulo de la guerra

Faltaban once días para la toma de protesta de Felipe Calderón Hinojosa como presidente de México. Aún no eran las 20:00h del lunes 20 de noviembre del 2006, cuando José Antonio García Apac, director del periódico Ecos de Tepalcatepec, en Michoacán, fue privado de su libertad. 

El periodista, entonces de 54 años, era testigo de la inclusión de la delincuencia organizada en la sociedad michoacana y su desarrollo económico. Era testigo de la corrupción y la impunidad que alimentaban ese poder. En las páginas del semanario que salía a la venta los miércoles en los municipios de la llamada Tierra Caliente y que se leía hasta en la costa, García Apac, mejor conocido como el Chino, publicaba los hechos protagonizados por el crimen.

Al final de la década de los noventas, el hombre originario del estado de Guerrero, casado y padre de seis hijos al día de su desaparición, ya reconocía una situación delicada en esa zona de Michoacán. Previo a las elecciones locales de 1998, el periodista calló más de dos ocasiones información que consideró “delicada”. Esos días, él justificaba el silencio con un incremento considerable de publicidad de partidos políticos y candidatos de la región.

Al paso de los años, Ecos de Tepalcatepec publicó el escarnio de la lucha de grupos contrarios por el control de la producción y tráfico de la marihuana en esa entidad. García Apac conocía el avance de las células criminales y los daños a la sociedad. Luego del proceso electoral del año 2000 y la aparición pública de la organización criminal La Familia, crecieron los índices delictivos en Michoacán. Las extorsiones a empresarios y comerciantes y los asesinatos iban en aumento. Ante el panorama, los medios de comunicación más grandes de la entidad ya tomaban precauciones y mesuraban las ediciones. No obstante medios regionales y locales publicaban la información que tenían a la mano, sin prever peores escenarios.

Así, en el proceso electoral del 2006, Michoacán ya vivía el preámbulo de la guerra que declararía al narcotráfico en diciembre, a 11 días de tomar posesión como presidente de México, el michoacano Felipe Calderón Hinojosa.

En ese preámbulo, el Chino Apac ya había recibido amenazas por integrantes de la delincuencia organizada inconformes con lo que publicaba el semanario.

En ese preámbulo, el periodista rentó una habitación en un hotel de Tepalcatepec para llegar cuando era seguido por vehículos sospechosos, sin poner en riesgo a su familia.

En ese preámbulo, Ecos de Tepalcatepec ya había sido obligado a dejar de publicar hechos relacionados con el crimen organizado. Incluso en algunas ocasiones las amenazas llegaban de autoridades municipales.

En ese preámbulo, José Antonio García Apac, ya había tratado de denunciar el acoso que llegó a publicar en las páginas del semanario.

En ese preámbulo, la noche del 20 de noviembre del 2006 el periodista viajaba en su automóvil desde Morelia hasta Tepalcatepec tras haber hecho una entrevista. A unos kilómetros del ingreso a Tepalcatepec, a la altura de la zona conocida como La Ruana, el Chino Apac habló por teléfono con uno de sus hijos para saber si la familia necesitaba algo de la tienda. Su llamada fue interrumpida por sujetos que le pedían apagar el celular y descender de su auto. Su hijo escuchó el forcejeo hasta que la llamada se cortó.

Desde ese momento nadie volvió a saber de él.

Casi un mes después, el 11 de diciembre, el presidente de la república, Felipe Calderón Hinojosa, declaró la guerra contra la delincuencia organizada. Aunque ya había víctimas. Y a guerra ya se peleaba sin una declaratoria oficial.

En el preámbulo fue desaparecido el periodista José Antonio García Apac y el crimen aún permanece impune...

Información adicional

Autor/a: Ulises Zamarroni Martínez

Bio autor/a: Corresponsal en Jalisco del periódico El Universal y reportero policiaco de Megaradio.

No hay comentarios: