Loading...

miércoles, 14 de agosto de 2013

México: Los trabajadores en resistencia de Uniroyal comparten la historia de su sindicato

 
 
 
SINDICATO NACIONAL DE TRABAJADORES DE UNIROYAL

Antecedentes

La historia de lucha de los trabajadores de la industria hulera se remonta a los años treinta. Para los obreros abuelos no fue fácil lograr el reconocimiento de los sindicatos que hasta el 23 de febrero de 1935 lograron como consecuencia de sus luchas contra las patronales el reconocimiento del: Sindicato de Trabajadores de la Industria Hulera Tornel y Garza S.A, (abuelo del  Sindicato Nacional de Trabajadores de Uniroyal S.A) en esa misma época de lucha se constituyó el Sindicato Unión Sindical de los Trabajadores  de Euskadi.

De 1934 a 1939 se dan las movilizaciones obreras mas intensas en la historia de México  con la participación de los obreros de la Industria Hulera, destacando su importancia. En  1935 se conforma el Comité Nacional de  Defensa Proletaria (CNDP) con la tarea de organizar un congreso obrero y campesino para conformar  la  Central Nacional  de los Trabajadores de la Ciudad y el Campo, esto desembocó en la creación de la CTM en 1936 y que proclamó la independencia ante los partidos burgueses y sus gobiernos logrando  conjuntarse 500 mil trabajadores, excluyendo a los campesinos ya que el presidente General Lázaro Cárdenas lo impidió, el general dijo que su gobierno, “considera el deber de organizar a los campesinos” el problema no fue Lázaro Cárdenas sino los lideres de la CTM  que lo permitieron. El nacimiento de la CTM fue creada por el impulso de miles de obreros, entre los que destacaron los Sindicatos de las Industria Hulera .

La CTM había nacido con un gran cáncer: Sus Líderes. De las que se desprenden tres corrientes: Lombardo Toledano, quien empleaba un lenguaje demagógicamente marxista, pero recibía abiertamente financiamiento del gobierno. La otra corriente la conformaba Fidel Velázquez y Jesús Yurén quienes eran miembros del Partido Nacional Revolucionario (abuelo del PRI) que eran abiertamente gobiernistas y recibían apoyo directo de Cárdenas y la tercer corriente eran los Comunistas.

En 1936 los 45 mil trabajadores ferrocarrileros lanzan una huelga que fue declarada inexistente por la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, es decir por el gobierno del General Cárdenas. Esto obligó a la CTM a estallar un paro nacional el 18 de junio que es la última huelga general en México. La máxima expresión de estas luchas obreras fue cuando los trabajadores Petroleros conquistaron la Expropiación Petrolera, medida que le fue impuesta por éstos a Cárdenas ya que no estaba entre  sus planes.

Después de la Expropiación Petrolera, Cárdenas se volcó contra los trabajadores que al no poder hacerlo de una manera directa y policial, decidió degenerar la CTM a través de Lombardo Toledano y Fidel Velázquez, proclives a Cárdenas, éstos lograron que la CTM, pasara a formar parte al partido oficial (Partido de la Revolución Mexicana, que luego cambio a PRI).

Surgimiento del Contrato Ley

En 1938  el Sindicato de Trabajadores de la  Industria Hulera Tornel y Garza, junto con otros sindicatos de la Industria Hulera logran constituir La Coalición de  Sindicatos de la Industria Hulera. Como primera acción, ese mismo año logran imponer a los patrones, tras una huelga de tres días “El Contrato Ley de la Industria de la Transformación del Hule” que supera a un simple contrato colectivo.

De 1939 a 1957 la mayoría de los sindicatos permanecieron desmovilizados debido al control que la CTM ejercía sobre ellos, para 1959 el Sindicato Nacional Revolucionario de Trabajadores de Euzkadi decide abandonar esta central y pasa a ser independiente.

 En junio de 1940 el Sindicato de Trabajadores de la Industria Hulera Tornel y Garza (abuelo del  Sindicato Nacional de Trabajadores de Uniroyal) se convierte en Sindicato Trabajadores de la Compañía Hulera Mexicana S.A, la nueva patronal ahora era la Compañía Hulera Mexicana S.A.

En 1946 la Compañía Hulera Mexicana S.A es adquirida por la trasnacional U.S Rubber Mexicana S.A, con plantas de producción en Veracruz, Monterrey, Guadalajara y Sonora el sindicato pasa a ser Sindicato de Trabajadores de la  U.S  Rubber Mexicana S.A.  En 1967  la compañía U.S Rubber Mexicana S.A cambia a Uniroyal S.A. En 1968 pasa a ser de sindicato de empresa a sindicato nacional de industria y el nuevo nombre es  Sindicato Nacional de Trabajadores de Uniroyal S.A, ya que en ese mismo año se abrió la planta de producción Uniroyal S.A en la ciudad de Santiago de Querétaro. En las siguientes décadas y bajo el control de la CTM,  La Coalición de Sindicatos de la Industria Hulera fue el medio por el cual los sindicatos huleros fueron cediendo a los intereses de las patronales casi en su totalidad trasnacionales.

En el caso de Uniroyal, las dirigencias cetemistas aceptaron cambios sustanciales en los sistemas de trabajo, a  través de cláusulas de productividad, privatización de servicios, desmedido aumento en los estándares de producción y trabajo a jornada reducida, siendo la empresa que tuvo una mayor producción de llantas en el país considerando el reducido numero de sus trabajadores. Las direcciones sindicales de Uniroyal estuvieron siempre bajo el mandato de la corrupta CTM, salvo en contadas excepciones como fue el caso de Germán Espinosa y Miguel Ángel Rojas, que entablaron varias huelgas por violaciones al Contrato Ley pero que cayeron traicionados por Fidel Velázquez y su asesor el famoso ministro Juan Moisés Calleja.


El capital transnacional contra el contrato ley
En 1992 la trasnacional francesa  Michelin compra la firma norteamericana BF-GOODRICH-UNIROYAL, convirtiéndose así en la trasnacional llantera más poderosa del mundo con 57 plantas de producción de neumáticos en todo el orbe, así como dueña una inmensa cantidad de plantaciones de hule. A partir de ese momento inicia el ataque más férreo contra los obreros de las plantas de Uniroyal Tacuba y Querétaro, cuya plantilla de trabajadores obreros sindicalizados rebasaba los 1200 en ambas plantas.
El objetivo principal de las trasnacionales huleras: la francesa Michelin, propietaria de Uniroyal, la alemana Continental de Euzkadi, la norteamericanas: Good Year Oxo y Firestone es liquidar El Contrato Ley  y acabar con las organizaciones sindicales huleras en complicidad con la corrupta CTM.
Durante este periodo fue secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de Uniroyal, Miguel Ángel Rojas, quien organizó la lucha sindical con dos importantes huelgas que la Junta de Conciliación y Arbitraje calificó de ilegales. En ese periodo el asesor jurídico del Sindicato fue el “ministro” Juan Moisés Calleja famoso por sus traiciones, quien representaba a la CTM y asesor de Fidel Velázquez. La ultima huelga de 1996-1997 tras el fallecimiento de Sergio Pérez Tovar secretario de la Coalición de Sindicatos  de la  Industria Hulera, Miguel Ángel Rojas (secretario general del Sindicato Uniroyal) es nombrado secretario de dicha Coalición.
Inmediatamente la trasnacional Michelin  montó una demanda penal en contra de  Miguel Ángel Rojas y 10 compañeros que habían acudido a colocar la bandera de huelga a las oficinas  en 1996, acusándolos de despojo. Con esta demanda penal la CTM (el “ministro” Calleja) y la empresa Michelin (que contaba con los servicios jurídicos de la trasnacional Backer & Makencie  y que cuenta con una enorme influencia entre los políticos)  presionan y hostigan a Miguel Ángel Rojas para su despido, situación que logran.
Ya sin Miguel Ángel Rojas, se convoca a elecciones para designar al nuevo secretario del Sindicato Uniroyal un día domingo. A la asamblea se presenta el “ministro” Calleja acompañado de un gran séquito toma la palabra y se dirige a la asamblea: “Compañeros, es momento de nombrar a Oscar Medina” (empresarial, el cual inmediatamente fue nombrado nuevo secretario). Para diciembre de 1999 la empresa ya había desmantelado 550 puestos de trabajo, había despedido a muchos trabajadores, habían desaparecido turnos completos todo esto con la anuencia de la CTM y el secretario general Oscar Medina. La plantilla total era ya de 650 trabajadores (400 en planta Querétaro y 250 en planta Tacuba) en este mismo mes había elecciones para un nuevo comité sindical que, Oscar Medina perdió en las votaciones para ser reelegido y quedo como nuevo secretario general Jesús Sánchez Cristóbal de planta Querétaro.
El 5 de julio del año 2000 la empresa trasnacional Michelin constituye y registra la empresa “Autopartes Internacionales de Querétaro S.A de C.V” en el mismo domicilio de la planta Uniroyal Querétaro donde laborábamos, es decir en el mismo lugar estaban dos empresas registradas con diferente nombre pero con el mismo dueño Michelin.
El día 1 de agosto del año 2000 la trasnacional Michelin lleva a cabo una asamblea de accionistas donde ella es el socio mayoritario con el 99% de las acciones y decide unilateralmente el cierre de la empresa Uniroyal S.A. El 4 de agosto del mismo año la empresa vía notario público, notifica en  los domicilios de cada trabajador el cierre de las plantas Tacuba y Querétaro.
 
 

Despojados del trabajo

El lunes 5 de agosto nos presentamos a nuestro centro de trabajo, encontrando la empresa cerrada y cercada por patrullas tanto en Querétaro como en Tacuba.

El comité sindical encabezado por el charro Jesús Sánchez Cristóbal informa a los trabajadores de ambas plantas: “Retírense a sus casas y hablen por teléfono al sindicato, para preguntar, nosotros arreglamos esto”.  

El 23 de agosto a espaldas de los trabajadores se reúnen en la Secretaria de Trabajo y Previsión Social, la patronal Michelin con sus representantes legales Backer &Makencie, el Comité Sindical, encabezado por el charro: Jesús Sánchez Cristóbal, y los asesores jurídicos del sindicato Víctor Manuel Calleja , Juan Manuel Calleja y el ministro Juan Moisés Calleja de la C.TM, los cuales firman un convenio en el cual: el Sindicato Nacional de  Trabajadores de  Uniroyal, renuncia a la administración del Contrato Ley de la Industria Hulera ante la empresa Uniroyal S.A. Con esto asestaron los charros y la CTM el primer golpe mortal a los trabajadores ya que terminaba así las relaciones colectivas de trabajo.

Únicamente restaba el segundo golpe las relaciones individuales de trabajo, así que los charros orquestaron el siguiente paso; citaron a los trabajadores a los locales sindicales de Tacuba y Querétaro simultáneamente el día 25 de agosto a las 10:00 a.m., se dividió el comité charro e informaron: “Ya firmamos un acuerdo de cierre de la empresa, ya no hay nada que hacer, los franceses ya se fueron del país y dejaron las liquidaciones en la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, así que si no quieren perderla vámonos ahorita a recogerlas”. Lo que causó temor de perder todo entre los trabajadores, asistimos a la Junta Federal, donde nos esperaba una renuncia voluntaria. Había que firmar bajo una fuerte presión de los charros encabezado por Jesús Sánchez Cristóbal, los asesores del sindicato Juan Manuel Calleja y Víctor Manuel Calleja de la CTM y los funcionarios de Junta Federal que ya tenían todo listo.

La simulación de cierre era un hecho pues ya con el nuevo nombre de la empresa como Autopartes Internacionales de Querétaro  registrada un mes antes, los asesores jurídicos del Sindicato Nacional de Trabajadores de Uniroyal Víctor Manuel Calleja y Juan Manuel Calleja.

Firmaron con Michelin un Contrato de Protección con un nuevo sindicato de la CTM, llamado “Sindicato Nacional de Trabajadores de Comunicaciones Actividades Comerciales y de Servicios de la Republica Mexicana CTM”. Donde  el Lic. Víctor Manuel Calleja Montes de Oca es el secretario general y Juan Manuel Calleja Montes de Oca es el tesorero.

Así inician operaciones un mes después a puertas cerradas y con nuevos trabajadores, con un contrato de protección violando la legislación laboral y fuera del Contrato Ley de la Industria  Hulera.

El trio conformado por la poderosa trasnacional Michelin con su buffet  de abogados de Backer &Makencie, los charros del comité sindical encabezados por Jesús Sánchez Cristóbal y  la CTM,  el gobierno a través de la Secretaria de Trabajo y la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, prácticamente nos habían borrado del mapa pues Michelin se quedó con el fondo de previsión social estipulado en el articulo 122  del Contrato Ley y nos despojaron de nuestro derecho al trabajo a 650 obreros sindicalizados y 250 empleados de confianza.

Los trabajadores nos quedamos perplejos, pero poco a poco fuimos reaccionando nos comunicábamos por teléfono y fuimos contactando a más compañeros, nos reuníamos en lugares públicos, porque nuestros locales sindicales estaban ocupados por los charros, nos organizamos y metimos demandas en la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje. Demandas para recuperar el derecho al trabajo, con el patrón sustituto y por diferencias en el pago de la liquidación y la devolución del fondo de previsión social.

En el año 2001 Vicente Fox Quezada, con un fuerte dispositivo de seguridad y llegando en helicóptero acompañado de funcionarios franceses de Michelin inaugura la empresa Autopartes Internacionales de Querétaro -cuyo dueño es Michelin- y dice en su discurso: “Se están creando empleos, la mesa esta servida”.

En ese mismo año la trasnacional Good Year Oxo, la corrupta CTM y el gobierno acabaron de la misma forma con un plantilla de 1350 obreros, cerrando su planta de Cuautitlán. También durante esta mismo año la trasnacional alemana Continental, en vista del éxito que tuvieron la CTM, el gobierno y los charros con el cierre de Uniroyal y Good Year Oxo, y utilizando los servicios jurídicos de Baker&Makencie, se lanzaron contra Euzkadi, pero ahí se encontraron con un sindicato combativo.

El obrero marxista Jesús Torres Nuño, Secretario General del Sindicato Nacional Revolucionario de la Compañía Hulera Euzkadi con una gran memoria histórica de lucha obrera, organiza una extraordinaria lucha de tres años que finalmente tuvo uno de los mejores triunfos en la historia de la lucha de los obreros mexicanos, pues ahora son dueños de la mitad de la planta situada en El Salto Jalisco, que tiene una capacidad para construir 25 mil llantas diarias, y están conformados en la Cooperativa TRADOC. Una bella historia pues un grupo de obreros mexicanos le arrebató los medios de producción a la poderosa trasnacional alemana Continental.

Recuperar nuestros bienes sindicales

Solicitamos la realización de una asamblea a los charros con el fin de que nos informaran el estado de los bienes sindicales consistentes en los dos locales sindicales el de Tacuba y Querétaro, la caja de ahorros, cuentas bancarias, dos camionetas,  etc., ante sus constantes negativas, giramos un escrito firmado por mas de cien trabajadores solicitando asamblea -negándose originalmente a recibirlo- nos citan en el local sindical de Tacuba para el viernes 21 de febrero de 2003 a las 2:00 p.m., acudimos 80 compañeros, veinte  minutos después irrumpen en el local cinco individuos armados con metralletas y al grito de “Tírense al suelo boca abajo y saquen todo lo que traen o los matamos” pateando a varios compañeros,  a los charros Jorge Méndez secretario del exterior y Raúl Pérez secretario de deportes ni los tocaron, cuando se retiraban nos gritaron: “Este es el primer aviso, pinches revoltosos”.

Los trabajadores nos seguimos organizando con más ganas, las instalaciones sindicales estaban en manos de los charros y teníamos que recuperarlas. De 2003 a 2004 primero solicitamos información a la Secretaria de Trabajo sobre el estado que guardaba nuestra organización sindical, los intentos fueron rechazados por ésta, alegando que no teníamos personalidad, que solo se la darían a los charros, así que entablamos un juicio a través del IFAI.

Después de un tiempo el laudo salió a nuestro favor y obligó a la Secretaria del Trabajo a reconocer nuestro derecho como miembros del sindicato a tener acceso a la información, ahí nos enteramos que la Secretaria les había otorgado ilegalmente dos tomas de nota a los charros sin enterarnos los trabajadores.  

En 2005 logramos convocar a una asamblea en Querétaro donde la mayoría de trabajadores de Tacuba y Querétaro asistimos y nombramos una nueva dirección. Así en octubre de ese mismo año entramos en nuestras instalaciones, que encontramos desmanteladas, las oficinas sin puertas, sin escritorios, todos nuestros documentos tirados en el piso, las paredes pintarrajeadas, se habían llevado todo, las válvulas de agua de los baños, la bomba de agua de la cisterna, tubería, todo lo habían saqueado tanto el local sindical de Tacuba como el de Querétaro, y no habían pagado predio ni  agua.  

Los trabajadores iniciamos el trabajo de ordenar nuestros documentos, limpiar y pintar nuestros locales sindicales reparar baños, la cisterna, con la cooperación de los trabajadores y de organizaciones como el sindicato de Euskadi y el POS que nos apoyaron para comprar la bomba de agua y pintura, logramos darle vida otra vez a nuestras instalaciones tanto de Tacuba como de Querétaro.



Adherentes a la sexta

Los trabajadores de Uniroyal estábamos otra vez en nuestras instalaciones sindicales recuperadas gracias a la lucha y la tenacidad, organizamos reuniones  mensuales con los trabajadores para informar de la lucha. A principios de 2006 nos enteramos que el EZLN venia haciendo un recorrido por el país a través de La Otra Campaña recogiendo las luchas y hermanados con ellas, las de los indígenas, de los colonos, de los pueblos, de los obreros, de los estudiantes, nos acercamos y asistimos a reuniones preparatorias en Querétaro, al conocer el proyecto de La Otra Campaña y del zapatismo inmediatamente nos hicimos adherentes, propusimos organizar un encuentro obrero en las instalaciones del sindicato uniroyal Querétaro el cual se llevó a cabo el mes de marzo, con la presencia de la Comisión Sexta.

El 29 de abril de 2006 en las instalaciones del Sindicato Nacional de Trabajadores de Uniroyal fue realizado el Primer Encuentro Nacional Obrero de la Otra Campaña, donde nos conjuntamos 1300 Trabajadores de 27 estados  del país.

En 2003 conformamos, el Frente de Trabajadores de La Industria Hulera en Defensa del Contrato Ley, junto con los compañeros de Euzkadi, y algunos trabajadores de General Tire,  Tornel y  el Partido Obrero Socialista, por esa época editamos un pequeño periódico La Gaceta Obrera, donde escribíamos los obreros y la repartíamos en las plantas de Tornel y General Tire controlados por los charros de CTM, esto provocó movimientos de democratización en sus sindicatos y expulsión de los charros. Los trabajadores de Uniroyal veníamos de una tradición charra cetemista y con este frente aprendimos algo de cómo se lucha, de los compañeros de Euzkadi y del POS cosa que siempre les estaremos agradecidos.

Hemos iniciado la conformación de una pequeña cooperativa de fabricación de muebles, estamos en nuestras instalaciones sindicales aquí en Tacuba y Querétaro, aquí se han reunido algunos compañeros que están en lucha y no tienen instalaciones para hacer sus reuniones, sus asambleas.

El año pasado organizamos una asamblea de Trabajador@s, junto con algunos compañer@s del sector obrero de La Otra Campaña, nació el acuerdo para crear el Centro Autónomo de Capacitación Política de L@s Trabajador@s del Campo, la Ciudad, el Aire y el Mar, donde desde enero de este año L@s Trabajdor@s, junto con compañer@s estudiantes estamos impartiendo nuestros conocimientos y habilidades en la impartición de cursos y talleres de Electricidad, Herrería, Serigrafía, Náhuatl, Grabado, Vitromosaico, Marxismo, Zapatismo y Dibujo Artístico, entre otros. Como parte de la recuperación de la autonomía desde abajo y a la izquierda.

Atentamente Trabajadores de Uniroyal
Arnulfo González Nieto
Alfredo Herrera
Mario Blas Brito