lunes, 26 de agosto de 2013

El CNI y la guerra más larga de la humanidad (Palabras de clausura de la Cátedra Tata Juan Chávez).

Colectivo Zapatista
26/08/2013

“Y celebran cada 12 de octubre el día del Descubrimiento de América, cuando en realidad es la fecha del inicio de la guerra más larga de la historia de la humanidad”

 (Palabras del S.C.I. Marcos en Vícam)

En el territorio de lo que hoy es México viven las naciones, pueblos y tribus: yaquis, wixárikas, otomíes, nahuas, y otras 57 más, según dicen son más de 15 millones de indígenas. Algunas etnias con cientos de miles de habitantes, otras con algunos pocos. Algunas dispersas, otras con territorio bien definido. Persisten aguantando una histórica y continua guerra de exterminio muchas veces frontal, y otras ocasiones disimulada con planes, programas, reacomodos. ¿El objetivo?... siempre el mismo, apaciguar al indígena, despojarlo de su territorio y apropiarse de su saber. Experiencias caminantes dan forma a la larga historia de resistencia que albergan estos pueblos, desde la propia invasión de Tenochtitlan, el cerco en la sierra wixárika, la pacificación yaqui a principios del siglo XX, o el exterminio de los caxcanes en el occidente; muchas de estas, han personificado su colectividad con nombres de luchadores célebres de raíz indígena: Tenamaztle, Jacinto Canek de Yucatán, Manuel Lozada “El tigre de Alica”, o el mismo Zapata por nombrar algunos de ellos.

“Nunca más un México sin nosotros, nunca más un indio contra su hermano, nunca más un pueblo sin esperanza”, consigna final del Foro Nacional Indígena antecesor del CNI. Después de éste foro convocado por el EZLN, realizado en enero de 1996, en el recorrer del movimiento indígena se han dado reuniones, talleres y asambleas, desde el primer Congreso Nacional en octubre de 1996, el segundo hecho en el zócalo de Tenochtitlan en octubre de 1998, el tercero en Nurío, Michoacán en noviembre del 2001 durante la “Marcha del color de la tierra”, hasta llegar al Encuentro de Pueblos Indígenas de América en 2007 en Vícam, Sonora, asistiendo kichwas, aymaras, quechuas, lakotas, mohawks (por nombrar algunos) sumando 570 delegados de 67 naciones y pueblos de 12 países. A lo largo de las reuniones y de los años se ha enarbolado como herramienta de lucha no sólo en lo jurídico, sino en el quehacer cotidiano y sin permiso, los traicionados acuerdos de San Andrés, donde se reivindicaba la libre determinación, es decir la autonomía de los pueblos indígenas.

La nación mexicana no es la única donde se han desarrollado organizaciones nacionales indígenas, tenemos el sólido ejemplo de Ecuador con la CONAIE (Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador) o de Norteamérica con la Asamblea de Naciones Originarias (Assembly of First Nation), la primera respaldada bajo un ciclo de fuertes levantamientos y eficaces movilizaciones durante las últimas décadas, provocando caídas de presidentes; y la norteamericana impulsora de un fuerte movimiento que comenzó en diciembre de 2012, traducido como “No más pasividad” (en inglés: Idle no more), luchando por la soberanía indígena y la protección de sus aguas, tierras y aire.

“El Congreso Nacional Indígena no olvida a sus muertos; ellos son nuestra fuerza para resistir el embate del mal gobierno y las amenazas del gran capital”. No por coincidencia la Cátedra para relanzar el CNI se nombra “Tata Juan Chávez Alonso”. Tata Chávez, siempre estuvo presente para lograr la organización indígena. Echeverría durante su periodo presidencial intentó fallidamente cooptar y dirigir a los pueblos indios mediante el Consejo Nacional de Pueblos Indígenas en 1975, del que surgieron otras agrupaciones no alineadas como fue la Coordinadora Nacional de Pueblos Indios, en la que Juan Chávez fue de los principales. El legado de Juan Chávez además de político, comprendió la continuidad de la cosmovisión y práctica purépecha en su región, la difusión de su palabra y pensamiento enraizó en quienes convivieron con él. Sus compañeros purépechas lo recordaron con una mezcla de pesar por su muerte física, pero conjunta con esperanza para que su pensamiento y sabiduría perdure inmortalizada. “Ellos (nuestros muertos) son fuego de vida, son semilla y maíz: son ejemplo para dar a nuestra infancia y a nuestra juventud” (Extractos del comunicado final del 2° CNI).

Bajo el característico clima lluvioso de la región, la Cátedra caminante “Tata Juan Chávez Alonso” comenzó el sábado 17 de agosto a las 11 am, tuvo lugar en Cideci-Unitierra, San Cristóbal de las Casas, Chiapas. Inaugurada por el Comandante David ante más de mil asistentes, entre ellos más de 200 zapatistas, que con el místico pasamontañas atendieron todas las participaciones. Aprovechando el homenaje al Tata Chávez, durante todo el fin de semana, delegado por delegado fue contando sus historias. Relatos que se entretejen, que se conectan y coinciden. La palabra denunciante de los pueblos apuntó repetidamente el despojo histórico de territorio, de los bienes naturales ante los grandes y megalomaníacos proyectos, la represión continua por parte del Estado, el crimen organizado y la inseguridad que envuelve a muchas comunidades. En esta cátedra, catapulta del CNI, el saber indígena es palpable, los delegados con una vocación tremenda para escuchar, privilegian la palabra y el oído, la importancia de una escucha atenta, de sentir al otro para entenderse a sí mismo. Se anda lento, quizá porque se pretende ir lejos, las luchas emergentes se conocen y las de antaño se reconocen pero… ¿Cómo entenderse profunda y pacientemente ante la catástrofe que vive la Nación? La situación de los tiempos es un tanto contradictoria. Sin embargo, este resurgimiento de organización es alentador, el Congreso Nacional Indígena además de ser “Hogar de los indígenas”, como han mencionado, sin duda es “Reserva moral y ética del País”.

Además del reconocimiento de sus derechos, un gran abanico de problemas enfrentan los pueblos indígenas, muchos de ellos son a causa del extractivismo y megaproyectos, las luchas por tierra, y la represión y violencia que afecta a las comunidades ante la fallida guerra contra el narco. Ahora levantado, largo camino le queda por andar al CNI, mucho tienen que aprenderse entre los hermanos y hermanas indígenas, mucho hay que aprender de ellos y ellas, ante la desintegración del país el arraigo comunitario. Los y las integrantes del CNI tienen ante sí, la tarea de conectar esos diversos lenguajes, culturas y cosmovisiones, las múltiples visiones de los vencidos que siguen haciendo camino para dejar de serlo.

“Reconocemos, apoyamos y animamos las luchas por la autonomía y libre determinación de todos los pueblos indígenas que conformamos el Congreso Nacional Indígena, desde la Península de Yucatán hasta la Península de Baja California. Esto es lo que somos, nuestra palabra y nuestra lucha irrenunciable, somos pues el Congreso Nacional Indígena y nuestro es el futuro de nuestros pueblos”.



“Mi nombre es Gaudencio Mancilla Roblada, soy el representante legal del consejo de mayores de la comunidad indígena de Ayotitlán, municipio de Cuautitlán Jalisco México. El consejo de mayores y  la comunidad indígena de  Ayotitlán ha venido sufriendo los despojos de sus tierras o de sus territorios, de sus ríos y aguas.  Antes teníamos una empresa maderera, la comunidad los tuvo que sacar. Y entra, la empresa Peña Colorada, una minera que se está llevando el recurso sin autorización de la comunidad. Ahora llega un pulguero de mineros, que ahora si están a la brava, ahora con pistola en mano, quieren y están robando el material rocoso de las minas. ¿Qué están haciendo? ¿Qué están haciendo estas gentes? Están acabando con el agua, con los recursos naturales que es la madera, y con todo, y a la fuerza... compañeros. Entonces, ahorita la comunidad indígena de Ayotitlán está sufriendo mucho en esto, porque ahora si ya no podemos interponer amparos, ya no podemos parar las mineras. Pero ahora ya cayeron a mi casa, y me dicen, no me alcanzaron, le dicen a la familia: Pos venimos a platicar con su marido, queremos trabajar las minas, las minas  se van a trabajar, están dando mucho recurso y lo vamos a hacer. Pero el que trate de parar un camión o esas minas, nunca lo van a volver a ver. Pero, por eso le agradezco a todos los hermanos y hermanas del Congreso Nacional Indígena, que estemos atentos, ¿Por qué atentos? Porque que esto va  a seguir, a la mejor la comunidad se va a atrever a parar a los mineros y no sabemos quién se vaya, pero si yo agradezco a todos los hermanos del CNI que somos parte y a todos los hermanos zapatistas”.

(Fragmentos de la participación de Gaudencio Manilla del Consejo de mayores, comunidad Nahua de Ayotitlán, Jalisco).

Venimos del estado de Morelos, de ese estado… que en 1910 fue cuna de la revolución agraria, que como nosotros decimos, como también como zapatistas de nuestro general en jefe Emiliano Zapata Salazar.. En nuestro territorio en las últimas décadas hemos dado grandes batallas en contra del gobierno y en contra de grandes proyectos millonarios… y los hemos derrotado. Estuvo un proyecto de una cárcel de alta seguridad, un teleférico, un periférico turístico, un tren escénico, y la última lucha que dimos fue contra el odiado club de golf. En Tepoztlán, se vive mucho de lo que ustedes han narrado todo este día y toda la tarde. Se está abriendo una ampliación en la autopista, que conecta la ciudad de México con la Cd. De Cuautla. Realmente, la ampliación de esta autopista, en algunos tramos de esta tierra ejidal, es porque quieren que estos tráileres que vienen del golfo vayan más rápido al golfo. Fuimos desalojados de nuestro campamento, el día 23 de julio, detrás de los granaderos estaban gente de la empresa Tradeco con palas, y atrás de ellos estaban personas vestidas de civiles, aproximadamente 60 gentes, todos con palos, tuvimos que replegarnos y dejar el campamento. Para que más después, pudiéramos ir a hablar con el presidente municipal perredista, se firmaron unos documentos donde él se comprometía a estar con el movimiento, pero más tardó en firmar este documento que en lo que presentó ordenes de aprehensión en contra de nosotros. Tenemos 40 compañeros que tenemos órdenes de aprehensión, no sabes en que momento las van a hacer efectivas. Hasta ahorita la comunidad jamás ha sido informada por los 3 niveles de gobierno, nadie de estas autoridades ha dado a conocer este proyecto, pero nosotros si lo sabemos, ya los compañeros hablaron de las termoeléctricas, de los gasoductos, del complejo industrial, eso es lo que esta atrás de esta ampliación de la autopista. Y Lo que nosotros vemos es que dentro de 10 o 15 años, Tepoztlán va a desaparecer. Quieren desaparecer los pueblos originarios que somos, la cultura, nuestras raíces. Aunque seamos 2, mientras nuestra lucha tenga la fuerza, la razón, y la dignidad, no importa que seamos 2. Porque tenemos la dignidad de enfrentar a este monstruo que es el Estado Mexicano. Así pues están las cosas, así pues hoy Tepoztlán vive, pero vive con un dolor en el corazón… pero aún así, esta batalla, la tenemos que dar. Porque como decía nuestro general en jefe, más vale morir luchando, que vivir de rodillas compañeros…

¡Zaapaata vive…, la luuucha sigue…!

(Fragmentos de la participación de los Frentes en defensa de Tepoztlán)

La intención de dar este mensaje es la forma en que nosotros nos hemos defendido y nos ha resultado, es cuando nosotros volteamos atrás y retomamos formas de organización comunitaria … entonces se fue construyendo el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua Morelos , Puebla, Tlaxcala. La vía está bien trazada, que es pues la organización comunitaria.

Jaltetelco es un pueblo al oriente de Morelos donde nos enteramos que iba a pasar un gasoducto. Cuando fuimos investigando nos dimos cuenta que es un gasoducto que lleva 9 mil millones de litros diarios y que pasa a 100 metros de la comunidad. La gente del PRD se llaman Nueva Visión y nosotros decimos que es un gobierno de Nueva traición. La izquierda en este país, la izquierda oficial, la izquierda que recibe dinero es la que está golpeando a los pueblos de Morelos, y queremos denunciarlos aquí.

Vengo de la comunidad de Huexca, que significa el lugar de la alegría. La CFE, el gobierno y los españoles de ABENGOA entraron como ladrones diciendo que la construcción era una planta tratadora de aguas negras. Los compañeros del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua, ellos nos explicaron a detalle cuán peligrosa iba a ser la termoeléctrica en nuestro pueblo. Cuando paramos la termoeléctrica, nos reprimieron con policías, tratándonos como si nosotros fuéramos los delincuentes en nuestra propia tierra.

El Proyecto “Integral Morelos” son dos termoeléctricas en la comunidad de Huexca, hay un primer gasoducto que empieza en Tlaxcala, atraviesa 10 comunidades de ahí, 14 municipios de Puebla y 6 comunidades de Morelos todas en zona de riesgo volcánico. Los mismos estudios de la CENAPRED dicen que en caso  de que estallara el Popocatépetl rocas hasta de 1 metro de espesor caerían directamente sobre el ducto de gas.

En la zona oriente de Morelos, este proyecto pretende acabar con toda la zona y volverla una industrialización. Ya lo dijo EPN en esto de la Reforma Energética: vamos a impulsar los gasoductos para industrializar el país… Un acueducto que va de Huexca hacia el municipio de Ayala, a río Cuautla va a estar consumiendo 50 millones de litros de agua diarios y va a estar generando una contaminación al aire a 50  km a la redonda con lluvia ácida que va a bajar la producción agrícola en un 35 por ciento. Está termoeléctrica viene a devastar y pues entonces ahora las personas se van a ver forzadas a vender sus tierras a las industrias.

Las termoeléctricas están a 200 metros de la comunidad de Huexca, si hay una explosión por ejemplo de gas Cloro, estaría abracando unos 14 km y las personas morirían al instante.

Sabemos que hay más de 400 megaproyectos que están destrozando nuestro país sin remedio alguno, y es por eso, que estaríamos llamando a que todos nos vayamos uniendo a defender nuestro territorio.

(Fragmentos de la participación del Frente de Pueblos Morelos-Puebla-Oaxaca)