jueves, 25 de julio de 2013

Atacan a grupo de autodefensa de Los Reyes que se manifestaba pacíficamente en contra de Los Caballeros Templarios

Por Agencia Autónoma de Comunicación SubVersiones

Al menos cinco personas murieron a las afueras de la presidencia municipal y más de una decena resultaron heridas, después de que un comando armado atacó a un grupo de alrededor de 200 personas que se manifestaba a las afueras de la presidencia municipal. La mayoría de los presentes iban con el rostro cubierto y pertenecían al autodenominado ‘Grupo de Autodefensa por Los Reyes Libre’ como se ilustraba en las playeras blancas que portaban. En el centro de la ciudad, los sujetos fuertemente armados descargaron más de 100 proyectiles (con rifles AK-47 y AR-15) a los manifestantes de manera indiscriminada, entre los cuales había niños, mujeres y una embarazada.

De acuerdo con información de los testigos, desde antes de las 11:00 horas del pasado 22 de julio, se reunieron hombres, mujeres y niños en la carretera Peribán-Los Reyes a la altura de la desviación a Imbaracuaro con el fin de marchar rumbo a la cabecera municipal. A comienzos de este año, la situación en varios municipios de Michoacán llegó a los límites de la tolerancia y surgieron expresiones de descontento que provocaron la conformación de grupos de defensa de las propias comunidades. Para los medios de comunicación corporativos esta situación no tenía pies ni cabeza, sin embargo, al interior del contexto, las cosas estaban definidas: un cártel del crimen organizado deseaba apoderarse de más territorios para conseguir un aumento en sus beneficios.

Comerciantes de la calle 5 de mayo de la cabecera municipal de Los Reyes, manifestaron que poco después de la 1 de la tarde cerraron sus locales de manera inmediata, luego de que vieron circular por la calle a más de diez individuos que portaban armas de alto poder, incluso lanza granadas y se dirigían al centro de esta ciudad.

Los manifestantes portaban pancartas con mensajes en contra del cártel de Los Caballeros Templarios y la policía municipal de Los Reyes: “No queremos a los policías municipales que les estén pasando información a Los Templarios”, “No queremos Templarios y No queremos a la policía municipal, queremos que siga trabajando la federal y fuera punteros”, era lo que se podía leer en los carteles. Estas demandas no sólo se ubican en este municipio sino que se han vuelto un común denominador en la región conocida como Tierra Caliente (al sur de Los Reyes) y en algunas otras zonas del estado.

Entre los asuntos de mayor relevancia se encuentran las denuncias de complicidad entre las autoridades y la policía municipales, así como el rechazo total y contundente a la presencia de cualquier grupo del crimen organizado, en especial a los Caballeros Templarios.

Ya reunidos en la alcaldía y ante algunos medios de comunicación que cubrían esta manifestación pacífica, los manifestantes demandaron la necesidad de establecer un diálogo con el edil, José Antonio Salas Valencia (del Partido Acción Nacional), de quien no pretenden su renuncia, pues respetan su labor y exigen la cumpla a través de acciones en beneficio de la comunidad. Pretenden ser escuchados porque, suponen, él tiene miedo por amenazas del propio crimen organizado y de esta manera compartiría la misma situación que los pobladores.

El grupo de autodefensa se identificó como originario de Los Reyes y advirtió que su surgimiento es una respuesta a que varios de ellos han sido víctimas del crimen organizado en la región, ya sea porque han sido despojados de sus bienes,  secuestrados,  extorsionados o por el simple hecho de haber sido amenazados.

¿Por qué atacan los Caballeros Templarios a una población que inerme? La respuesta puede sonar ya a un lugar común: se trata de una lucha acérrima que tiene como objetivo la recuperación de las distintas plazas que hasta principios de este año estaban bajo el mando del cártel michoacano. Tal y como se ha mencionado en otras ocasiones, la exigencia del pago de cuotas a la población en general es una de las situaciones que desencadenó la formación de grupos que intentan impedir esta situación y mantener la paz en cada municipio afectado. A esto se suman las desapariciones, la violencia y la nula presencia de justicia.

La respuesta del gobierno estatal se tradujo en el envío de más cuerpos de seguridad, sin embargo, las pocas declaraciones del gobernador interino, Jesús Reyna, no han atinado sino a mencionar a los grupos de autodefensa y su relación con otros existentes en la región. No hay una respuesta clara que haga creer a la población una baja en la violencia o bien, una estrategia adecuada que combata realmente al crimen organizado y desestructure la dimensión financiera y logística de cárteles como el de los Templarios. No hay una respuesta eficaz y la población exige ese derecho de ser protegidos por las instituciones pertinentes.

Los manifestantes organizados en el grupo de autodefensa, dijeron que llegaron a la cabecera municipal de Los Reyes para quedarse, al mismo tiempo que pidieron que se refuerce la zona con más presencia de la Policía Federal y el Ejército, a fin de limpiar a este municipio de todas las extorsiones, cobros de piso y secuestros.

Luego del ataque, el auxilio médico tardó en llegar al lugar, y según entrevistas informales y reportes de redes sociales, la gente que resultó herida y no pudo ir por sus medios a un hospital, buscaba auxilio en los locales de comercios que permanecían abiertos en el centro de la ciudad. Este es el panorama del Michoacán de hoy: fracturado en su tejido social, con una escalada en la violencia que no parece frenar (por lo menos 6 ataques y un saldo de 22 muertos y varios heridos según cifras de la Secretaría de Gobernación), sin que se hayan escuchado lo suficiente las distintas voces de los habitantes de estas comunidades, que al fin de cuentas, son quienes luchan día a día por acabar con esta situación bélica. Esta es la guerra que no se quiere ver con claridad y en la que no se combate al enemigo aunque éste se encuentre de pie frente a uno.


No hay comentarios: