miércoles, 29 de mayo de 2013

Reporte de la misión de observación en la ruta migratoria (por La 72 y Movimiento Migrante Mesoamericano)

 
                   

 
Por La 72 Hogar-Refugio para migrantes Tenosique, Tabasco y Movimiento Migrante Mesoamericano
“Falso que fue riña lo de las barrancas”, dijo el pueblo.
Tenosique, Tabasco, 28 de mayo de 2013.- La Misión de Observación de la Ruta Migrante, inició en Orizaba, Veracruz, y visitó las localidades de La Patrona, Acayucan, Cosoleaque, Coatzacoalcos, Las Choapas, Veracruz; Chontalpa y Villahermosa, Tabasco; Palenque, Chiapas, y Tenosique, Tabasco, del 24 al 27 de Mayo de 2013 a fin de recabar testimonios y evidencias sobre los actos criminales y la violación de derechos humanos de las personas migrantes en tránsito por  México.
El  reporte  de los hechos, testimonios y evidencias materiales se entregaron en reunión sostenida el día 28 de mayo, en el albergue La 72, en Tenosique, Tabasco con los senadores de las Comisiones de Asuntos Frontera Sur, Asuntos Migratorios, Derechos Humanos y Población y otras comisiones relacionadas con el tema migrante y la frontera sur.
La Misión de Observación es una entidad de compuesta por personas defensoras de derechos humanos, por ende, no es una entidad policiaca ni ministerial. Las visitas y la relatoría de hechos investigados, consultados y obtenidos, de reuniones, entrevistas, fotografías, videos y comunicación con comunidades, pueblos, y funcionarios durante el recorrido de esta porción de la ruta del golfo, en las estaciones y poblaciones donde transitan las personas migrantes, en consecuencia, se enfocan en contrastar la realidad versus las políticas referentes a la protección de los derechos humanos que emanan del artículo primero constitucional, del articulo II de la Ley de Migración  y de las Convenciones Internacionales que México ha suscrito en la materia.
Entre los derechos vulnerados por las acciones y/o omisiones de autoridades del estado mexicano se debe incluir a todo lo relacionado con las amenazas y acoso contra los albergues y defensores de sus derechos, en términos de violaciones de los derechos de las personas migrantes a los derechos de refugio, asilo, santuario, hospitalidad, solidaridad, y asistencia humanitaria, sobre la base del derecho a la libre movilidad humana, y/o a la libre circulación o movimiento, es decir, el derecho a migrar, a no migrar, y a no ser desplazado/a arbitrariamente.
Con esos marcos de referencia presentamos el resultado de las pesquisas obtenidas durante la misión de observación que recorrió en contrasentido la ruta del golfo donde se visitaron albergues, templos, vecindarios que frecuentan las personas migrantes, estaciones y vías ferroviarias y representantes oficiales, así como la CNDH, Comisiones estatales de Derechos Humanos, Grupo Beta de SEGOB, agentes de   la policía municipal, estatal, mando único y federales, incluyendo ejército y marina. Todo lo anterior expresado en el marco de las categorías que a continuación se expresan en su participación:
La Misión de Observación es una entidad de compuesta por personas defensoras de derechos humanos, por ende, no es una entidad policíaca ni ministerial. Las visitas y la relatoría de hechos investigados, consultados y obtenidos, de reuniones, entrevistas, fotografías, videos y comunicación con comunidades, pueblos, y funcionarios durante el recorrido de esta porción de la ruta del Golfo, en las estaciones y poblaciones donde transitan las personas migrantes, en consecuencia, se enfocan en contrastar la realidad versus las políticas referentes a la protección de los derechos humanos que emanan del artículo primero constitucional, del articulo II de la Ley de Migración  y de las Convenciones Internacionales que México ha suscrito en la materia.
Entre los derechos vulnerados por las acciones y/o omisiones de autoridades del estado mexicano se debe incluir a todo lo relacionado con las amenazas y acoso contra los albergues y defensores de sus derechos, en términos de violaciones de los derechos de las personas migrantes a los derechos de refugio, asilo, santuario, hospitalidad, solidaridad, y asistencia humanitaria, sobre la base del derecho a la libre movilidad humana, y/o a la libre circulación o movimiento, es decir, el derecho a migrar, a no migrar, y a no ser desplazado/a arbitrariamente.
De las docenas de heridos del incidente del tren en La Comunidad de Las Barrancas, varios cientos de migrantes concentrados en la Plaza de la comunidad, rodeados y apoyados por el pueblo de Las Barrancas, se convirtieron en testigos presenciales de los hechos al explicar con detalle lo ocurrido esa noche. Estos testimonios fueron recibidos por las familias enteras de la comunidad. Es decir, hombres mujeres y niños escucharon los relatos de los testigos presenciales y esto convierte a las familias todas en denunciantes/defensores.
TESTIGOS: Los testigos presenciales, a pesar de ser conscientes de los hechos y que éstos constituyen violaciones serias a los derechos humanos, no tienen ninguna urgencia ni intención de presentarse a denunciar los hechos, por la clara desconfianza a que las autoridades responsables hagan justicia y persigan y castiguen a los responsables. La credibilidad de la institución es inexistente y la percepción de los posibles testigos es una de corrupción e impunidad generalizadas.
Los testigos, a pesar de ser abundantes, varios cientos en el caso particular de Las Barrancas, Ver., disminuyen en razón de su movilidad. Esto influye por mucho en los testigos presenciales locales que también pierden interés cuando el sujeto a proteger se ausenta de inmediato y con ello no estará presente para denunciar los actos sucedidos.
En el caso de los acontecimientos que se dieron en la comunidad de Las Barrancas, la traba principal para iniciar procesos penales, (que se persiguen de oficio, ya que es ofendida la sociedad toda y no solamente los individuos), es que los procesos quedan estancados cuando los directamente afectados no presentan las denuncias o no se cuenta con la consiguiente ratificación de lo expuesto con anterioridad. Estas son sin dudas trampas procesales de la impartición de justicia que se perpetúan como impunidad.
VÍCTIMAS: Sin duda Las Choapas, Ver, es ejemplo de las víctimas vivientes y potenciales. Bajo un calor húmedo y al rayo de un sol infernal, la misión volvió a presenciar lo de todos los días: Jóvenes, en su mayoría menores de 30 años, viajando en las condiciones más inseguras e indeseables. Los cálculos de la misión de observación oscilan entre 1,000 y 1,500 las personas migrantes viajando en el tren. Era impresionante verlos trepados o colgando de las escalerillas, estirando las manos en búsqueda de agua o de cualquier alimento. Ahora, ya se ha vuelto costumbre que los migrantes esperen en las estaciones encontrar émulos de las mujeres de Las Patronas y esperan recibir algún apoyo en las vías de gentes solidarias. Elementos del grupo beta que acompañaban a la misión observadora, les arrojaban botellas de agua al paso de los convoyes de La Bestia repletos de migrantes con rumbo a hacía el norte del país.
Las maniobras de enganchar y desenganchar carros y cambios de vías, dieron oportunidad a la misión observadora de interactuar con los migrantes, escuchar sus denuncias y problemas en su viaje en el lomo de La Bestia. Las historias se repiten numerosas veces:… “en Palenque nos cobraron cuota de paso por adelantado, 400 dólares por cuatro estaciones,… a uno de los migrantes lo arrojaron de arriba del tren, necesita primeros auxilios, trae posiblemente un bazo quebrado”. Otros mostraban estragos de amputaciones.
En la Ruta Migrante del Golfo queda demostrado el obvio y claro contraste entre la participación de la sociedad civil y las instituciones gubernamentales para auxiliar y remediar las constantes violaciones a los migrantes.
En Orizaba, Córdoba, Amatlán, Acayucan, Cosoalacaque, Las Barrancas, Coatzacoalcos, Las Choapas, se encuentran centros de albergue, comedores y oficinas de asesoría y trámites para las personas migrantes, en manos del esfuerzo de organizaciones de la sociedad civil y las iglesias.
La participación del gobierno, por su parte, carece de organización asistencial coordinada para las personas migrantes. En sus distintas instancias la oferta de servicios es intermitente, escasa y en algunos casos y lugares, es nula. Este desequilibrio de auxilios redunda en la escasez de apoyos a las personas y manifiesta la ausencia de políticas generales de protección y promoción de los derechos humanos, y no se observa por ninguna parte la intención clara de proteger la dignidad, integridad ni la vida  de estas personas que nos dicen en forma generalizada “Todo México es un Cementerio de Migrantes”.
Firman: Fray Tomas González Castillo, Hogar-Refugio para Migrantes La 72; Rubén Figueroa, Movimiento Migrante Mesoamericano; Elvira Arellano, Familia Latina Unida y M3; Marta Sánchez Soler y José Jacques y Medina, Movimiento Migrante Mesoamericano. Colectores de verdades y testimoniales orales y gráficos, que serán anexadas a este reporte y entregadas a las instancias nacionales e internacionales correspondientes.