viernes, 31 de mayo de 2013

Relanzan triquis Municipio Autónomo (Reportaje de la Revista Contralínea, Zósimo Camacho)


 
Zósimo Camacho y David Cilia /Fotos

29. mayo, 2013

En una ceremonia atestiguada por autoridades tradicionales de comunidades indígenas de las regiones triqui y mixteca de Oaxaca, triquis de San Juan Copala entregan bastón de mando y sellos a un nuevo ayuntamiento autónomo. La lucha por la autonomía se reactiva desde una humilde comunidad situada en un rincón del territorio triqui, que fungirá como sede alterna: La Brama Paraje Pérez. El presidente municipal autónomo, Jesús Martínez Flores, y el líder regional, Julián González Domínguez, aseguran que no buscarán confrontarse con las organizaciones activas en la región ni recuperar el centro ceremonial de San Juan Copala, hoy en manos del Movimiento de Unificación y Lucha Triqui.

La Brama Paraje Pérez, Copala, Oaxaca, 17 de mayo de 2013. Hoy se cumplen 3 años de la muerte de nuestro compañero Timoteo. El nuevo presidente autónomo de San Juan Copala, Jesús Martínez Flores, acaba de recibir el bastón de mando y los sellos que lo acreditan como autoridad de parte de los mayordomos. Debe interrumpir su discurso, pues la voz se le quiebra al recordar a Timoteo Alejandro Ramírez, máximo lí­der en la región triqui, impulsor del movimiento autonómico y quien fuera asesinado en 2010 por individuos que se hicieron pasar por vendedores de maíz y refresco.

 “Por Timoteo estamos aquí -reanuda su discurso-, y no porque nuestro compañero murió vamos a dejar la lucha; nosotros vamos a seguir caminando y luchando por el futuro del pueblo triqui”.

Antes había realizado su proclama en lengua triqui de la región baja. Ahora lo hace en español para que su mensaje sea comprendido por los triquis de la región alta, los de Itunyoso y por los representantes de las comunidades ña saavi (mixtecos) y mestizas asistentes, quienes acudieron a solidarizarse con las nuevas autoridades triquis y saludar la reactivación del proyecto autonómico.

Alrededor de 250 personas llegaron a la ceremonia. Pocas diferencias se advierten entre los hombres: campesinos de rostros morenos, curtidos y enjutos; pies callosos, descalzos o con huaraches de tres puntadas; sombrero de palma; camisolas y pantalones remangados.


Entre las mujeres las diferencias son evidentes: predominan las triquis, con sus huipiles de hilo, tejidos con telar de cintura, rematados con listones que cuelgan a la espalda. Pero aún entre ellas, las diferencias son notables: la mayorí­a viste el huipil rojo intenso de las comunidades de la triqui baja, cuyo centro ceremonial, o Chumaá, es San Juan Copala. Otro grupo numeroso es el de indígenas de huipil rojo con vivos blancos y azules de la triqui alta, cuyo Chumaá es San Andrés Chicahuaxtla. Un tercer grupo es el de las triquis de San Martí­n Intuyoso, cuyos huipiles lucen más rosados o, incluso, morados que rojos.

En un ambiente festivo, el público “compuesto por integrantes y representantes de nueve comunidades triquis, ña saavi y mestizas” ha escuchado a los oradores mientras degusta tetelas: tortas de maí­z con frijol, hojas de aguacate y chile costeño seco. El calor húmedo supera los 30 grados centí­grados.

La ceremonia habí­a iniciado con la lectura del primer comunicado del Municipio Autónomo de San Juan Copala en su nueva etapa, a cargo de una joven triqui. Continuando con el Municipio Autónomo, instalado el 1 de enero de 2007 en San Juan Copala, y en ejercicio del derecho de autonomía, hoy siendo las 10 de la mañana del 17 de mayo de 2013, reanudamos nuestras labores con sede alterna en la comunidad de La Brama Paraje Pérez.


Además de los triquis de La Brama Paraje Pérez, participan representantes o integrantes de las comunidades de San Juan Copala, San Miguel Copala y Yosoyuxi. Se advierte la ausencia de antiguos impulsores del proyecto autonómico de la comunidad de Yosoyuxi, pero también de las comunidades de Agua Fría, Santa Cruz, Cruz Chiquita y Guadalupe Tilapa, que antaño integraban al municipio autónomo. 

“Tenemos contacto con compañeros de esas comunidades; algunos no pudieron venir y otros están todaví­a en etapa de consultas”, explica Julián González Domí­nguez, lí­der regional. Agrega: “Esperamos que con el trabajo que se realice, las comunidades se vayan sumando; a nadie se le va a presionar o, menos, obligar a que acepten el Municipio Autónomo; lo integrarán las comunidades de manera libre”.

“¿La reactivación del Municipio Autónomo podría generar conflictos con las organizaciones activas de la región?”, se le cuestiona.

“Nosotros vamos platicar con los triquis de todas las comunidades que quieran escucharnos. Nosotros queremos comunicarnos con ellos. Y si ellos también quieren, podemos andar juntos para que salga adelante la zona triqui. No vamos a distinguir que si son del MULT [Movimiento de Unificación y Lucha Triqui], la Ubisort [Unidad de Bienestar Social de la Región Triqui] o el MULTI [Movimiento de Unificación y Lucha Triqui Independiente]. Nosotros no vamos a hablar mal de nadie. Queremos que haya proyectos productivos, trabajo y paz. Por eso no vamos a caer en violencia”.


“Pero el Municipio Autónomo ya fue atacado y acabado por medio de la violencia hace apenas unos años. ¿Puede ocurrir lo mismo de nuevo?”

“Nuestra autoridad va a hablar y en el terreno del diálogo todo se va a llevar. Antes de 1980 no habí­a organizaciones ni partidos. Y todo se llevaba bien en San Juan Copala. Cuando llegó el PRI [Partido Revolucionario Institucional] fue cuando se dividió la gente triqui y comenzaron los problemas. Pero ahora no vamos a cuestionar la existencia de las organizaciones sino que vamos a buscar apoyar a los triquis. Y no creo que haya violencia, porque yo no tengo problema con nadie, estoy limpio. Toda la  comunidad triqui sabe que yo no tengo problemas con nadie; habrán unos dos o tres por ahí, que les gusta el chisme, pero la comunidad está de acuerdo con lo que estamos haciendo. El pueblo es mi testigo. Cuando estuve yo con la organización MULT, trabajé limpio y no tengo de qué avergonzarme cuando llego a las comunidades.

El Municipio Autónomo de San Juan Copala fue instaurado el 1 de enero de 2007, luego de un proceso de fractura al interior del MULT, que dio origen al MULTI y al que se sumaron familias y comunidades que pertenecieron a la Ubisort. Timoteo Alejandro Ramí­rez era en ese momento el máximo dirigente o líder natural, una autoridad que se construye al interior de la cultura triqui, que no se elige por medios occidentales y que tampoco cuenta con referentes en las formas representativas de Occidente.


Timoteo apoyó la instauración del Municipio Autónomo y San Juan Copala contó con un ayuntamiento basado en usos y costumbres e inspirado en los municipios autónomos zapatistas erigidos en Chiapas por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

En casi 3 años consolidó sus sistemas autónomos de seguridad, educación y de salud. Las organizaciones que tradicionalmente operan en la región se sintieron amenazadas y, por primera vez en décadas, coincidieron en algo: su rechazo al Municipio Autónomo, pues se estaban quedando sin militantes.

El 28 de noviembre de 2009 inició un asedio paramilitar contra San Juan Copala. Los habitantes no podían transitar por la plaza ni por ninguna otra calle del municipio. Al principio, los integrantes del Municipio Autónomo acusaron sólo a la priísta Ubisort. Más tarde señalarí­an también al MULT como responsable de los ataques armados.

Una caravana que buscaba entregar ayuda humanitaria a San Juan Copala fue emboscada antes de ingresar a la comunidad el 27 de abril de 2010. En los hechos perdieron la vida los defensores de derechos humanos Beatriz Alberta Cariño y el finlandés Jyri Jaakkola. Fueron heridos y perseguidos otros defensores de derechos humanos y los periodistas de Contralí­nea Érika Ramí­rez y David Cilia, enviados por este semanario para documentar lo que sucedía en la región.

Unos días después, el 20 de mayo, sicarios encubiertos montaron un operativo para asesinar a Timoteo Alejandro. La suerte de los autónomos estaba echada.

Finalmente el 14 de septiembre de 2010 un grupo armado tomó San Juan Copala, incendió casas, violó mujeres y desplazó a quienes se habían atrevido a optar por la creación de un municipio autónomo. Desde el inicio del asedio habían muerto más de 30 personas. En esos días la Ubisort y el MULT se deslindaban de la toma violenta de la comunidad. Tiempo después el MULT reivindicaría su presencia en San Juan Copala, aunque con la ayuda de integrantes de la Ubisort.

Hasta antes del asedio, los triquis autónomos hacían los preparativos para el relevo del ayuntamiento: Jesús Martínez Flores sería el nuevo presidente municipal y Julián González Domínguez, el suplente. Casi 3 años después toman posesión las nuevas autoridades, pero en una sede alterna.

Resulta evidente la ausencia, en esta nueva etapa del Municipio Autónomo, de triquis que jugaron un papel protagónico hasta hace 1 año. Aceptan que hay diferencias al interior del movimiento autonómico, pero rechazan que existan rompimientos definitivos entre las comunidades. También resulta evidente un nuevo respaldo solidario: el de las comunidades triquis de la región alta y el de comunidades ña saavi y mestizas que circundan Copala.

Jesús Martínez Flores, el nuevo presidente municipal autónomo, cuenta con 33 años de edad. “De ellos, 30 los viví en San Juan Copala, mi lugar originario, donde se creó el Municipio Autónomo”, dice en entrevista con Contralínea, para destacar su carácter de desplazado, desde hace 3 años, cuando fue expulsado de manera violenta junto con otras familias que resistían la entrada de los grupos paramilitares.

Considera que la violencia que ha padecido la región triqui se debe a grupos de poder que, además del control político, han buscado enriquecerse. Señala que San Juan Copala es actualmente un pueblo fantasma: “sólo está vivo durante algunas horas, mientras hay tianguis”.

“¿Por qué insistir en la autonomía, en crear un Municipio Autónomo; por qué mejor no registrar una organización?”, se le pregunta.

“Sabemos que compañeros del MULTI, de la Ubisort, del MULT dicen que las organizaciones son la vía; pero nosotros sabemos, y lo hemos visto, que las organizaciones no van a llevar la paz ni la justicia. Las organizaciones ven por sí mismas. El Municipio Autónomo no responde a ninguna organización o partidos o personas extranjeras; responde a todos los triquis, su territorio. Por eso lo reactivamos. Estamos conscientes de que haber fundado un Municipio Autónomo nos ha costado desplazamientos, asesinatos; pero si no defendemos nuestra autonomía, estamos perdidos. Y estaremos perdidos aunque haya organizaciones que aseguren 40 mil votos a los partidos. Incluso aunque tuviéramos millones de pesos. Lo que realmente nos va a enriquecer es la autonomía, pero nos va a enriquecer en lo realmente importante: nuestra cultura, nuestro territorio y nuestra identidad.

“Estuvieron representadas en la ceremonia cuatro comunidades de un total de 32 que integran Copala”, se le hace notar.

“Tenemos relación con personas y familias de todas las comunidades. Algunos no pudieron venir y muchos otros, aunque nos ven con buenos ojos, no se acercan todavía porque los multan o castigan sus organizaciones. Pero nos acercaremos con todos y trabajaremos en proyectos productivos para todos. No dejaremos de lado la demanda de justicia tampoco. Serán las primeras prioridades. En segundo lugar, promoveremos obras, infraestructura, por ejemplo en las comunidades de Santa Cruz y Guadalupe Tilapa, que están en la sierra donde no hay ni brecha para entrar, donde no hay escuela y donde no existe el derecho a la salud.


Las tres variantes étnicas triquis, Copala, Chicahuaxtla e Itunyoso, han sido divididas y repartidas en tres demarcaciones municipales oficiales distintas: Juxtlahuaca, Putla e Itunyoso. Algunas comunidades de Copala pertenecen formalmente a Putla; otras, a Juxtlahuaca.

La Brama Paraje Pérez pertenece formalmente al municipio de Putla; pero su capital cultural o Chumaá es San Juan Copala, adscrito oficialmente al municipio de Juxtlahuaca.

Como Yosoyuxi, La Brama Paraje Pérez es una de las comunidades históricamente más aguerridas de los triquis de la región baja; pero es más pequeña. Cuenta con una escuela de dos salones, paredes descarapeladas, vidrios rotos y techos que trasminan la lluvia. La casa de salud ha sido remozada por los habitantes, pero no cuenta con médico ni medicinas. Enfermeras visitan la comunidad cada 2 meses. Los enfermos deben trasladarse hasta Putla o Juxtlahuaca.

 “No se ha hecho obra desde hace mucho tiempo aquí­; y así­ como está esta comunidad, están otras; por eso es necesario que tengamos nuestra autoridad autónoma”, señala Agustí­n Martí­nez Velázquez, representante de la comunidad de La Brama Paraje Pérez.

Agrega que los representantes de las comunidades estarán al pendiente del trabajo del presidente autónomo. “Queremos que él trabaje conjuntamente con todos; no con un grupo o con dos grupos, sino con todos”.

“¿Que responsabilidades asumirá la comunidad de La Brama Paraje Pérez ahora que es la ‘sede alterna’ del Municipio Autónomo de San Juan Copala?

 “Me da muchí­simo gusto. Se ha hecho ahora un evento muy grande en esta comunidad, que es pequeña y que ha estado olvidada por mucho tiempo. Tiene cerca de 40 años que no ha habido apoyo de ningún tipo. Estaremos al pendiente de que se atienda a todos los triquis que lo soliciten.

Al término de la ceremonia, niños de la comunidad y de las visitantes presentan bailables regionales y obras de teatro. Se les ve correr entre los platanares y árboles de mango, libres y sonrientes. Sus perros famélicos se integran  a sus juegos.

 “Estamos en un rincón de la patria; pero desde aquí­, muy humildemente, les hablamos a los pueblos originarios de todo México”,  dice Agustí­n Martí­nez Velázquez. “Reivindicamos nuestro Municipio Autónomo como indí­genas que somos. No estamos en la ilegalidad, no respalda la Constitución [de los Estados Unidos Mexicanos], la de Oaxaca y la legislaciones internacionales”.

Adolfo ómez Hernández, de la comunidad ñaa saavi de San Juan Mixtepec, una de las comunidades que se ha solidarizado con el Municipio Autónomo de San Juan Copala, dice: “Desde aquí­ se proyecta un movimiento de dignidad y resistencia que no es nada más de los hermanos triquis; es un movimiento para todo el pueblo oprimido y no es nada más para Oaxaca ni para México; antes del 1 de enero de 1994 no se hablaba de municipios autónomos ni de pueblos indí­genas ni de un México multicultural; pero gracias al levantamiento armado del Ejército Zapatista de Liberación Nacional ahora podemos reivindicar nuestra cultura, nuestro territorio y nuestra identidad; y en ese esfuerzo se inscribe el Municipio Autónomo de San Juan Copala”.

No hay comentarios: