sábado, 22 de julio de 2017

TEPOZTLÁN, MORELOS: según el gobierno pedir lo justo y legal es “pedir caridad”

Frentes de Tepoztlán cumple y reagenda mesas de trabajo: 25 de julio y primera semana de agosto
Radio Zapatista
21 julio, 2017
Escuchar audios:
Balance del encuentro con el nuevo delegado de la SCT en Morelos en voz de un par de integrantes de los Frentes Unidos en Defensa de Tepoztlán.
Evaluación de la jornada en la SCT-Morelos compartida al pueblo en resistencia de Tepoztlán.
La delgada línea entre lo justo, lo correcto y lo legal con “la caridad”
“Hay una línea muy delgada entre lo correcto, lo justo y lo legal”. Así, con esta reflexión, respondió Héctor Castañeda, el nuevo delegado de la SCT en Morelos, a la petición de suspender temporalmente los trabajos de la ampliación de la autopista La Pera-Cuautla en tanto las autoridades no cumplan con su palabra –agendada ya en minuta y pospuesta dos veces- de realizar una mesa de trabajo pública dónde se analicen los efectos ambientales y la ilegalidad –las constructoras han trabajado sin los permisos comunales correspondientes desde hace años- de esta obra. 
Esta mañana los Frentes Unidos en Defensa de Tepoztlán llegaron puntuales a la cita en la delegación Morelos de la SCT para realizar la primera de las dos mesas de trabajo agendadas (20 y 25 de julio), pero tuvo que pasar una hora para que el primer funcionario de la SCT saliera a recibirlos solo para avisarles que él no sabía nada sobre la cita. “No me dio copia”, soltó en voz baja el funcionario y comenzó a recibir y realizar llamadas en su celular. Minutos más tarde, en un salón de la Secretaría, el nuevo delegado –José Alarcón Ezeta perdió su puesto debido al socavón en el Paso Express de Cuernavaca- anuncia que no sabía de la mesa de trabajo pero que estaba interesado en tener un primer acercamiento con los Frentes en unos cuántos minutos. Al filo del medio día volvió acompañado por Ricardo Robledo -el subsecretario de gobierno de Morelos que antes ya ha frenado y recomendado a los Frentes qué hacer- y la cátedra sobre lo correcto, lo justo y lo legal inició.
Después de aclarar que la mesa de trabajo no se agendó porque estaban a la espera de la llegada del nuevo delegado –“¿qué íbamos a platicar con el que viene llegando?”- y de amenazar con retirarse si los Frentes pedían la salida del salón de la persona que coordinó el desalojo de su plantón a la entrada de Tepoztlán y que en pocas palabras realiza el trabajo político sucio– “Es parte de mi equipo (¡sic!) Si se retira Isela me retiro yo. Yo no censuro, no me censuren a mí. Pongámosle fecha y vámonos”-, después de eso y de cuarenta minutos más de diálogo o algo así, Robledo cerró con palabras que, bien miradas, son brillantes por su elocuencia, por todo lo claras –lo brutal y turbiamente claras- que son:
“Me llama poderosamente la atención todo lo que dicen, porque veo en todos sus enunciados dicen la palaba legalidad. Me llama mucho la atención lo que dice el compañero ejidatario, porque nos vamos a volver a reunir, pero si el tema y lo que claman es justicia no porque se sienten funcionarios federales se va a cancelar la obra, ellos no son competentes para, ¿sí me explico? Donde se va hacer esto es en la parte donde se imparte justicia.
¿Qué me da a entender esto?  Que si la próxima reunión va a ser en tal o cual lugar van a  llegar y no se van a querer salir porque ustedes quieren un no y volvemos a la cerrazón del no, porque no, porque no. Ahora, ¿qué les está planteando el delegado?
Viene llegando, no tiene la información… lo que tú pides lo vieras (sic) solicitado a las dependencias correspondientes, no aquí. Si el tema es justicia es el lugar menos indicado aquí. Ni con todos los delegados. Entonces vamos a volver a caer a lo mismo la próxima reunión. Vamos a llegar otra vez y otra vez van a volverse a plantar hasta que sean atendidos y va a ser cosa de nunca acabar. Nada más imagínense ustedes: va a ser una reunión con una dependencia federal, donde quieran: ¿ustedes creen que el delegado o la delegada les vaya a abrir las puertas cuando sabe que corre el riesgo de que le tomen su oficina porque ustedes quieren un ‘no’, ‘que se detenga porque está ilegal’. Aléguenlo con sus abogados en las dependencias donde se imparte justica, así de fácil.
Le estamos dando demasiadas vueltas. Ahora quieren agregar más puntos. Yo creo que está muy claro. Están viendo la voluntad del delegado, está siendo muy sincero de su parte: ‘déjenme estudiarlo’. No se manda solo. Tenemos que platicar con la SEGOB y partir de cero. ¿Entonces porque ponemos traba, tras traba, tras traba?
Mi sentido común dice que si la para se mete en un lío gordo, ese es mi sentido común. Y es más: orita ni están trabajando las máquinas, pase ahí y no están trabajando. No queramos tapar el sol con un dedo, señores. El hecho de que estén aquí… Querían una fecha, ya está la fecha. Llegan y me plantean otra cosa y llegan y plantean otra cosa y otra cosa y por eso no vamos avanzando. Ahora vamos ir con las otras dependencias y no vamos a tener nada porque quieren caridad. Les recomiendo  buenos abogados y conforme a su derecho tiren esto que se está construyendo, así de fácil. Porque aquí se los dije: “¿qué solución le quieren dar?” ¿La legal? Pues aquí no va a ser, van a ser solo pláticas  (….) Se los digo con mucho respeto a todos. Ya tenemos fechas, vamos a empujar otra vez con el delegado, ¿y luego? (….) Se trata de ir dándole pa’delante”.
Así de clara, así de inexistente, es para las autoridades de Morelos la línea entre lo justo, lo correcto y lo legal. Pero hay más: para ellos quien se organiza para intentar trazar y recuperar tal línea se dedica a “pedir caridad”. Al momento continúan así las acciones y las palabras de las pocas autoridades que han tenido que sentarse a escuchar a los Frentes, y aún quedan pendientes las acciones y palabras del pueblo en resistencia de Tepoztlán, que por cierto ha decidido cumplir de nuevo con los acuerdos y asistir a la reunión programada para el 25 de julio y a una nueva ahora programada para la primera semana de agosto.