martes, 25 de julio de 2017

LA COLORADA, ZACATECAS: CONTRA EL DESPOJO Y DESTRUCCIÓN DE MINERA CANADIENSE

“AQUÍ NACIMOS Y AQUÍ NOS VAMOS A MORIR”, habitantes de La Colorada ante despojo de minera canadiense
Redacción Desinformémonos, periodismo de abajo
24 julio, 2017
Zacatecas/Desinformémonos.- En La Colorada, municipio de Chalchihuites, Zacatecas, no cesa el despojo y el desplazamiento de la comunidad por parte de la minera canadiense Pan American Silver. En un pronunciamiento, la asamblea general de la comunidad La Colorada hace un llamado y denuncia las graves violaciones a sus derechos humanos y territoriales por parte de la empresa canadiense que desde hace tres años destruyó sus casas, los despojó de sus tierras,  los hostiga y amenaza, destruye a la Madre Tierra y los hace vivir en una permanente incertidumbre. 
En 2015, habitantes de la comunidad La Colorada denunciaron que la minera canadiense destruía sus vivienda para expandir sus instalaciones. Más de 20 familias con más de 30 años habitando sus casas,  fueron despojados y desalojados sin más argumento de los abogados que “la empresa necesita los terrenos”.
La minera canadiense Pan American Silver hizo su arribo a La Colorada en 1998 para explotar la plata y el oro de la zona en una mina subterránea que veinte años después ha duplicado su producción, sin ningún beneficio para la comunidad. Desde entonces, la afectación a los habitantes ha ido en aumento al apropiarse de su territorio y desalojarlos bajo amenazas, demoliendo sus viviendas y suspendiendo servicios básicos como agua y energía eléctrica.  Así es la cotidianidad de la comunidad La Colorada.
“Aquí nacimos y aquí vamos a morir” señalaron en enero de este año al medio Pórtico de Zacatecas las familias despojadas a quienes les demolieron 142 viviendas.  Sus propietarios, hostigados y presionados por la empresa, firmaron contratos de comodato para habitar las viviendas diminutas y de lámina que la canadiense Pan American Silver les ofreció a cambio,  para apropiarse así del territorio y explotar a tope la plata y el oro.  A pesar de la minuta firmada ante el gobierno estatal en 2015, en la cual la empresa se comprometía a no construir sobre las casas derribadas y a darles dos hectáreas de tierra para huertos familiares y la construcción de un equipamiento recreativo, tres años después, nada se ha cumplido.
Cuando se anunció la llegada de la mina por parte del gobierno zacatecano, la gente pensó en la oportunidad del trabajo,  sin embargo, casi veinte años después, solo llegó el despojo y la destrucción de su patrimonio, “los empleos que ofrecen todos son para gente de fuera, todo el que llega ahí es foráneo, cuando nosotros somos de la comunidad, ése es uno de los problemas” señaló a medios locales uno de los habitantes afectados. “nos quieren desalojar y quitar las casas, de hecho ahí arriba quedamos pocas familias, ya tumbaron muchas casas, han cortado la luz, me fundieron la televisión y sí me han causado daños. No quiero salirme de mi casa” fueron las quejas que desde 2015 persisten por parte de la comunidad.
Dos años después, en enero de 2017, la empresa anunció la inauguración de su ampliación con el aplauso de las autoridades locales. Con la construcción de un nuevo tiro, Pan American Silver pasó de explotar y producir 1,250 a 1,800 toneladas de oro, plata, concentrados de plomo y zinc por día, según reportó El Sol de Zacatecas.
En el mismo enero, la organización No a la Mina publicó:
“En un paraje lleno de árboles, en lo alto de la sierra, unos llamativos letreros anuncian la próxima llegada a la mina La Colorada, ‘una mina con responsabilidad ecológica’, lo que contrasta con los respiraderos de la misma que a lo lejos se pueden escuchar arrojar gases tóxicos.
Ahí, hace apenas una semana, un total de 18 trabajadores fueron despedidos de manera injustificada por haber participado en un reciente paro de labores y exigir sus derechos como trabajadores y propietarios de terrenos de los cuales fueron despojados hace dos años”. 
A pesar de esto, durante la ceremonia de inauguración de la ampliación, el presidente de la empresa, Ross J. Beaty, agradeció a las autoridades de Chalchihuites y Sombrerete, así como a contratistas, por su esfuerzo para colaborar a las actividades mineras de La Colorada: “Juntos, autoridades y empresa, contribuimos al desarrollo de las comunidades donde trabajan las minas, porque para nosotros las localidades y los trabajadores son nuestros socios y crecemos juntos”. 
Sin embargo, doña Felicitas Guerrero Pasillas relata a los integrantes de la organización No a la mina: 
sus ojos casi cerrados muestran la tristeza que lleva encima, al recordar que justo ahí estaba ubicada la casa de su padre y la de ella.
Ahora de eso ya solo quedan recuerdos y una presa de jales encima de la parcela que le servía de sustento a la familia, pero lo más grave, la pérdida de su padre, quien comenzó a enfermar desde que fueron despojados de sus tierras, luego murió de tristeza, no sin antes llamar a sus hijos a luchar por lo que les pertenece”. 
La hermana de Felicitas, también falleció a consecuencia del despojo. Ella llegó muy mal, se enfermó, pues fue sacada de la casa con pistola en mano y a jalones y al poco tiempo sus nervios no soportaron el dolor.
Entre las personas despedidas por la compañía minera también se encuentra don Efraín, una persona que fue ocupado como velador y de quien la empresa aprovechándose de su discapacidad auditiva no le otorgaron seguro social, por lo que lo llamaron, le entregaron dos mil pesos y le hicieron saber que ya no trabajaba con ellos”. 
Aquí el texto completo del Comunicado de la Asamblea General de habitantes de La Colorada:
Pronunciamiento Comunidad La Colorada, Chalchihuites, Zacatecas.
La Colorada, Chalchihuites, Zacatecas,
19 de julio de 2017.
La asamblea general de la comunidad La Colorada del municipio de Chalchihuites, Zacatecas hacemos un llamado y denunciamos las violaciones graves de nuestros derechos humanos y territoriales por parte de la minera canadiense Pan American Silver. A la cual mencionamos las diferentes violaciones hacia nuestro territorio y nuestra integridad:
Destrucción de nuestras casas habitación.
Despojo de nuestras tierras.
Hostigamiento y amenazas hacia nuestra persona y nuestras familias.
Destrucción de la Madre Tierra.
Testimoniales de las personas de la comunidad de La Colorada, Chalchihuites, Zacatecas:
“Allá en nuestra casa, nuestra casa que nos destruyeron si podíamos salir, no se veía el humo. Hay veces que veo humo negro por allá por el cerro” (Habitante de 6 años).
“Podíamos ser libres, podíamos salir a donde quisiéramos” (Habitante de 13 años).
Comprobamos a este sistema capitalista y represor, así mismo señalando a los funcionarios de las diferentes instituciones las que deben velar nuestros derechos humanos como mexicanos, son ellos mismos que propician y permiten estas violaciones de lesa humanidad. Y que junto con el gobierno canadiense y el gobierno mexicano principales negociadores con esta empresa minera  para despojar y violentar nuestros derechos.
Tal grado lo que vivimos en nuestra comunidad día con día el dolor, la indignación y se nos ha despojado de nuestras raíces, cultura y la tierra que nos vio nacer, hacemos publica nuestra denuncia de continuar nuestra lucha en defensa de lo que es nuestro, en defensa de la madre tierra y el territorio, así mismo  dar la vida si es necesario. A pesar de todas las dificultades y barreras seguiremos en pie de lucha y llevar tan lejos nuestra voz para ser escuchados y que nos visibilicen.
Damos a conocer en el ámbito nacional e internacional lo que actualmente estamos padeciendo las amenazas que son muy graves y el despojo de nuestro territorio, pero no cesaremos y descansaremos en nuestra lucha por la justicia y la paz.
¡Basta ya de atropellos y violaciones de nuestros derechos humanos!
¡NO a las minas!
¡NO a los proyectos de muerte!
¡A la defensa de la madre tierra!
La Colorada, Chalchihuites, Zacatecas,
19 de julio de 2017