lunes, 24 de julio de 2017

Esclavitud moderna y defraudación fiscal en empresas que ofrecen servicios de limpieza

La guerra sucia de un empresario que presta servicios de limpia
América Latina en Movimiento
21 julio, 2017
El valor de los medios de comunicación, hablando en términos económicos y de influencia política y social, se construye a lo largo de décadas y con el esfuerzo cotidiano de sus periodistas, fotógrafos, camarógrafos, editores y responsables de cada una de las secciones y espacios, pues en cada decisión editorial muestran siempre un alto compromiso ético y moral, haciendo eco de las cuestiones más urgentes de la nación y del mundo.
Recuerdo el título de una de las obras de Ryszard Kapuściński: “Los cínicos no sirven para este oficio” en el que el periodista polaco advierte que el periodismo debe ser ejercido por buenas personas, buscando siempre la verdad y con miras de representar a aquellos que no tienen voz, aquellos que en nuestra sociedad sufren más por diversas por las guerras, por la pobreza, por las malas decisiones políticas o aquellos, los más pobres.
Y este tema es relevante cuando veo a adultos mayores, hombres y mujeres, y más recientemente jóvenes –que yo creo que deberían estar en las aulas- realizando labores de limpieza y mantenimiento en espacios públicos y privados. El asunto es que mucha de esa fuerza humana -por no llamarlo esclavitud moderna- sufren los más variados abusos. Desde los bajos salarios, la falta de servicios sociales e incluso la falta de pago de empresas que nacen y mueren junto con el contrato.
Tal es el caso de una de los empresarios que alguna vez era considerado uno del más importantes y poderosos, Don Fernando Sanromán Cervantes que durante muchas décadas dominó este sector con sus empresas que concursaban masivamente en licitaciones -situación totalmente irregular-para obtener adjudicaciones de contratos. 
Este esquema empresarial irregular fue detectado por las autoridades y sancionado, cayendo su reputación y el número de contratos adjudicados y, para contrarrestar su desprestigio ahora intenta arrastrar a sus competidores a través de una campaña de mentiras, calumnias y engaños que difunde a través un prestigiado medio de comunicación. 
Es una lástima que este periódico, cuya sede se encuentra en Monterrey, y que en su momento fue la vanguardia del periodismo en México presuntamente se haya confabulado con este personaje y otros que del mismo sector para intentar seguir imponiendo sus malas prácticas empresariales, en detrimento de las instancias de gobierno y de los propios trabajadores quienes han denunciado hasta el cansancio a las empresas de Don Fernando Sanromán Cervantes por incumplimiento de pago de salarios, otorgamiento de prestaciones e incluso hasta situaciones de extorsión, como lo dio a conocer un medio que denunció que a los trabajadores les cobraban 100 pesos para entregarles sus cheques de pago.
Uno caso reciente de estas prácticas irregulares  fue documentada en la Licitación Pública Nacional Mixta (LA-019GYN0005-N113-2015) del 04 de agosto de 2015 del ISSSTE donde el testigo social canceló la convocatoria en “virtud de las denuncias recibidas sobre presunta falsedad en la documentación presentada por los licitantes en sus proposiciones, la Convocante comunicó y remitió al Órgano de Control en el ISSSTE dicha documentación”. La cual fue presentada por las empresas Ficot y Fejastec, vinculadas con el personaje en cuestión.
Pero lo problemas no han acabado con este empresario pues actualmente Don Fernando Sanromán Cervantes pues mantiene un procedimiento penal luego de que un juez girara orden de aprehensión por el delito de defraudación fiscal en contra de quien fuera su administradora única de la empresa Fejaste, Lourdes Pérez Oliva, quien hasta el día de hoy está recluida en el Reclusorio Norte bajo la Causa Penal 277/2015-III Juzgado Segundo de Distrito de procesos penales de la CDMX.
Del lado contrario, hay empresas que han apostado a la capacitación y a la modernización de sus operaciones como es Reisco Operadora de Servicios S.A de C.V, quien ha sido blanco de esta campaña de desprestigio promovida por los empresarios del sector acusándola de ganar licitaciones “amañadas” pero sin presentar prueba alguna. Su administrador ya anunció que interpondrá varias denuncias por los daños ocasionados a su persona y empresa. “Hemos ganado algunas licitaciones, pero también hemos perdido muchas más, pero siempre comprometiéndonos con nuestros trabajadores que es la base que sustenta nuestra actividad”.