jueves, 25 de mayo de 2017

CDMX: TALA CONSTANTE DE ÁRBOLES IMPIDE DISPERSIÓN DE CONTAMINANTES


Más de 18 mil árboles han sido talados en la administración de Mancera: experto
Aura García
CapitalCDMX
20 mayo, 2017
Ciudad de México.- La tala constante de árboles promovida por la administración de Miguel Ángel Mancera impide que en períodos de contingencia los contaminantes se dispersen con mayor agilidad, explicó el doctor en Ecología por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Fernando Córdova.
Lo que le hace falta recordar a la ciudadanía es que cuando se corta un árbol, no sólo se está perdiendo el oxígeno que éste libera en la atmósfera, sino que además de ello, el árbol libera el CO2 que había recolectado en sus raíces y que ayudaba a mitigar la contaminación, detalló el ambientalista.
"El CO2 esta incorporado en los tejidos del árbol, cuando uno tala no sólo se deja de capturar CO2, sino que el tronco y la hojas pasan por un proceso de pudrición y en ese proceso es cuando se vuelve a liberar lo que anteriormente había sido recolectado", dijo a CapitalCDMX.
El académico de la Facultad de Ciencias de la UNAM aseveró que durante esta Jefatura de Gobierno, la Secretaría de Medio Ambiente capitalina ha otorgado permisos para talar un total de 18 mil 900 árboles, del año 2012 al mes de abril del 2016 y destacó que ello demuestra el poco interés que tiene el gobierno capitalino en promover el cuidado del medio ambiente.
El experto en temas de ecología aseguró que la cifra de tala que posee es fidedigna, porque fue recabada tras solicitudes de información que realizó en colaboración con dos organizaciones, una llamada "Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad" y la otra conocida como SUMA Urbana.
El especialista dejó en claro que la obra pública en la Ciudad está privilegiando a los autos y destruyendo áreas verdes que tenían años de existencia. "Otro problema es qué hay delegaciones como la Benito Juárez que tienen dos metros cuadrados de área verde por habitante y ello perjudica a los colonos que respiran en la localidad".

Explicó que el asunto primordial para mitigar la contaminación consiste en dejar de pensar en árboles y empezar a concebir áreas verdes, porque no es lo mismo perder 30 árboles que perder 400 metros cuadrados de área verde.
"Lo que termina pasando es que las administraciones talan áreas verdes con muchos árboles y lo que nos hace falta en la ciudad de México son áreas verdes donde poner esos árboles", sentenció.
El ambientalista aseveró que aunque los Gobiernos dicen que compensarán los árboles derribados, no brindan los mismos beneficios porque aunque sí plantan nuevos árboles, lo hacen entre gigantescas placas de cemento.
"A veces lo que ocurre tras la tala y derribo es que los funcionarios se ven en la necesidad de prometer a los vecinos un trasplante de aquellos árboles sanos; sin embargo, después de este cambio, no vuelven a ocuparse de ellos y la mayoría muere en el nuevo lugar que le fue asignado".
Según el especialista, está situación puede ejemplificarse con la construcción del Deprimido Mixcoac-Insurgentes, pues en dicha obra pública se talaron más de 900 árboles, se trasplantaron 15 tras un amparo promovido por los vecinos, murió más de la mitad y los recursos destinados a la mitigación total de la obra son de menos del 2 por ciento. 
"Muchos ejemplares arbóreos no sobreviven a un trasplante porque cortan dos metros de su raíz original y el resto queda enterrado; cuando trasplantan ese árbol muere en un nuevo suelo porque las raíces de aquel nuevo espacio no le fueron suficientes para sobrevivir", exclamó. Además en la demarcación en dónde se construye actualmente el doble túnel existen muy pocos metros cuadrados de área verde por persona. "Es como si con esta construcción les estuvieran negando el derecho a respirar aire limpio".

El experto defendió las zonas de árboles que benefician a la CdMx y lamentó que ya no se les da prioridad, cuidado o protección, por consentir al automovilista con más carriles, más túneles y más vías rápidas. Fernando Córdova dijo que estas acciones que privilegian al conductor están acabando con la vida de la Ciudad, sobre todo en este tiempo de contingencia y avecinó que vendrán más periodos largos de contaminación en toda la Zona del Valle de México.