domingo, 26 de marzo de 2017

MIROSLAVA BREACH, SE LLEVARON SU CUERPO, NO SU VIDA. NO LA PUEDEN ASESINAR.

MIROSLAVA, SE LLEVARON TU CUERPO, NO TU VIDA
Texto e imagen: REXISTE
Desinformémonos 
24 marzo, 2017
¿Creen que esperaremos la investigación oficial para saber quiénes la ejecutaron?
¿Creen que observaremos en silencio el montaje de la simulación?
¿Creen que nos paralizarán por el terror que siembra ver cómo disponen de nuestras vidas?
No importa el montaje, sabemos quiénes son los responsables y sabemos que están en el gobierno.
Miroslava Breach, corresponsal de La Jornada en Chihuahua, fue ejecutada mientras salía de su hogar para llevar a uno de sus hijos a la escuela.
No es una mujer menos. No es una periodista asesinada más. No somos estadísticas. No somos números. Somos vidas. Somos personas y familias heridas para siempre. ¿Creen que nos limitaremos a llevar la cuenta de sus infamias?
Desde joven Miroslava trabajó para las causas más justas y formó parte de diferentes procesos de organización popular. Como periodista acompañó las luchas por la defensa del territorio del pueblo rarámuri, informó sobre el hallazgo de fosas clandestinas, documentó las redes de corrupción del gobierno, la escalada de violencia en el país, la lucha de las mujeres, entre otras cosas. Su trabajo y solidaridad marcó la trayectoria de muchas de nosotras y reconocemos que es gracias a esa generosidad, a su capacidad de ver por otras, que algunas hoy incluso podemos estar vivas.
¿Creen que esperaremos la investigación oficial para saber quiénes la ejecutaron? ¿Creen que observaremos en silencio el montaje de la simulación? ¿Creen que nos paralizarán por el terror que siembra ver cómo disponen de nuestras vidas? No importa el montaje, sabemos quiénes son los responsables y sabemos que están en el gobierno.

Tocamos fondo. No basta con honrar su vida. No basta con señalar a los culpables. No basta con tejer redes para sobrevivir a este NARCO-ESTADO. Es momento de detenerlo. Se equivocaron de generación. Somos hijas de toda la rabia que quisieron callar. Nuestra memoria es el fuego y nuestras armas, la organización. SE LLEVARON SU CUERPO, NO SU VIDA. NO LA PUEDEN ASESINAR.