domingo, 27 de marzo de 2016

Desmantelan 4 radios comunitarias en Oaxaca y detienen a los que encuentran en el estudio

Desinformémonos
Foto: Jaime Quintana 
Taller de Radio en Oaxaca
25 marzo, 2016 
A pesar de no ser la autoridad competente para efectuar operativos respecto al uso del espectro radioeléctrico, la Procuraduría General de la República, allanó y desmanteló 4 emisoras comunitarias de Oaxaca.
En el operativo, violento y simultáneo, se allanaron las instalaciones de las emisoras La Máxima 107.9, La Perla de la Mixteca 96.5FM, La Tlaxiaqueña 91.5 FM y Radical Stereo 98.3FM
El operativo lo movió la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión.
Tanto en La Tlaxiaqueña como en La Perla de la Mixteca, los agentes del ministerio público federal se llevaron detenidas a las dos personas que se encontraban, una en cada sitio. Ambos son caseros o limpiadores del lugar, ambos indígenas, ambos acusados de hacer un uso ilegal del espectro radioeléctrico.
¿Por qué está la PGR y no el Instituto Federal de Telecomunicaciones, encarado de las políticas y de aire y concesiones?
El grupo de presión de los radialistas comerciales, nucleados en la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión (CIRT) denunció a las comunitarias ante la Unidad Especializada en Investigación de Delitos contra el Ambiente y Previstos en Leyes Especiales argumentando “el uso ilegal del espacio radioeléctrico y la violación a la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión”
¿Por qué no formalizó la denuncia ante el IFT tratándose de un conflicto de libertad de expresión?
¿Por qué los detenidos y acusados de la violación no guardan y su responsabilidad no está probada, mucho menos asumida y menos aún, imaginada?
La violencia contra las comunitarias como “legítimas voces del pueblo” tiene antecedentes allí donde el movimiento es grande. Puede citarse el caso de las comunitarias de Tlaxcala y Puebla, que han visto cómo les crecieron acusaciones de narcomenudeo, que luego fueron utilizadas como vehículo para que la fuerza pública entrara en sus locales e hiciera tambalear los proyectos.
En su último Informe Anual sobre el estado de la violencia hacia la prensa en México, la organización Artículo 19 denunció precisamente que en Oaxaca, la materia más sensible a la violencia (cometida en alto grado por funcionarios públicos) son las radios comunitarias, “que cumplen un papel fundamental, sobre todo para aquellos pueblos alejados de las grandes ciudades”.
Ninguna de las radios allanadas y esquilmadas de sus equipos de transmisión, cómputo y documentación tiene menos de un año al aire. En La Máxima se realiza un noticiero que alimenta a las comunitarias de la región mixteca, uno de los medios de comunicación de mayor alcance para las comunidades indígenas de allí, según referencias de los colectivos comunitarios.