viernes, 23 de junio de 2017

DESPEDIDOS DE LA CAJA DE AHORRO DE LOS TELEFONISTAS: 3 años de resistencia

Tres años resistiendo, trabajadores de la Caja de Ahorro de los Telefonistas
La Voz del Anáhuac
19 junio, 2017 
El pasado 19 de junio los trabajadores despedidos de la Caja de Ahorro de los Telefonistas cumplieron 3 años de digna resistencia.
         Como hemos informado aquí, los despedidos ya son 33. Los despojaron de su fuente de trabajo por exigir sus derechos y por denunciar el turbio manejo que hace de la Cooperativa la cúpula del Sindicato de Telefonistas.
Desde la fundación de la Caja, en 1997, no se les ha pagado el reparto de utilidades a que tienen derecho por ley. Tampoco se ha pagado a los socios de la Caja el remanente de las multimillonarias ganancias que genera por intereses a los préstamos y créditos, como marcan los  propios estatutos de la misma.
Por exigir el cumplimiento de estos  derechos y por denunciar los malos manejos que la familia del Secretario General del STRM hace de los recursos de la Cooperativa se les despidió.

Los trabajadores de la Caja están organizados como sindicato independiente y tienen la titularidad del Contrato Colectivo. Para intentar la desaparición de su organización y doblegar al resto de los trabajadores en activo, Hernández Juárez constituyó un sindicato paralelo, servil a sus intereses, con la intención de quitarle la titularidad del Contrato Colectivo al Sindicato Independiente. Ha presionado a los trabajadores de base a que se afilien a su sindicato títere, bajo amenaza de despido.
Los despedidos han tenido que enfrentar maniobras retardatarias en los juicios de reinstalación. Ya en algún caso se obtuvo laudo favorable. Se le reinstaló mientras estuvo presente la autoridad laboral, pero en cuanto se retiró, nuevamente se le despidió.
Así han tenido que resistir a lo largo de tres años los compañeros. Recorren centros de trabajo y secciones foráneas con grandes dificultades, pues las cuotas sindicales que les corresponden las tiene incautadas el sindicato charro. Así, sin más recursos que los que se logran recaudar mediante el boteo y el apoyo solidario de organizaciones hermanas, salen a informar a los trabajadores y al pueblo en general.
Se ha manifestado la solidaridad de los telefonistas que de por sí siempre han luchado por democratizar el sindicato, pero las bases lo hacen de manera discreta pues hay temor a las represalias de la cúpula sindical. Decenas de trabajadores han sido suspendidos de sus derechos sindicales por manifestar abiertamente opiniones contrarias a las de la dirección. 
La dirección del STRM muestra al exterior un rostro de sindicalismo democrático, plural, incluyente, incluso solidario con otras luchas. Sin embargo al interior es un aparato de control intolerante y represivo, que impone como línea de su “proyecto sindical” la alianza con la empresa.

Será tarea de las bases trabajadoras telefonistas rectificar ese rumbo. Restaurar la verdadera democracia en el STRM es tarea de las y los telefonistas de base.
Pero no podemos, no debemos dejar de solidarizarnos con la justa y digna lucha de las y los empleados de la Caja de Ahorro.
Sus principales demandas siguen siendo:
Reinstalación de todas y todos los despedidos,
Respeto a su autonomía sindical,
Cese del hostigamiento a las y los trabajadores de la Caja,
Pago de reparto de utilidades a las y los empleados de la Caja.
Pago de remanentes de las ganancias a las y los socios de la Caja.
Desde aquí seguimos manifestando nuestra sencilla y humilde solidaridad con esta justa y digna lucha.

La Voz del Anáhuac.