jueves, 11 de mayo de 2017

LA REBELDE VISIÓN DE JUDITH REYES A TRAVÉS DE SUS CORRIDOS REVOLUCIONARIOS


Algunos corridos rebeldes de Judith Reyes
Publicados de diversos medios
JUDITH REYES: CRONOLOGÍA DEL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL 1968
Publicado en 1974
Isaías Rojas Delgado
Como en muchas partes del mundo, durante el año 1968 surgió en México un movimiento social amplio, con gran presencia estudiantil, que demandaba reformas al sistema político y social imperante en el país. La ola de protestas y la masividad que iban alcanzando, provocaron una reacción violenta por parte del gobierno mexicano, que desembocó en la llamada Masacre de Tlatelolco, ocurrida el 2 de octubre de 1968 en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco (México D.F.), donde el ejército mexicano irrumpió en una manifestación pacífica que se desarrollaba en el logar, dejando como saldo un número indeterminado de muertos (algunos hablan de cientos), heridos y personas detenidas. En este disco, editado en 1974  Judith Reyes relata los acontecimientos que envolvieron al México de 1968 y cómo estos llevaron a la masacre de Tlatelolco. No se trata sólo de una obra musical, sino que también es una crónica que pretende retratar un período doloroso de la historia mexicana.

Dice en la contraportada del LP:

Cuando se habla del corrido mexicano, se puede afirmar que hay, entre otras, dos maneras principales -por no decir fundamentales- de abordarlo. Una de ellas es la del erudito en cuestiones técnico-musicales, amante de la anécdota curiosa, cazador de curiosidades históricas. La otra, la del que se estremece con la trascendencia ya sea social, histórica o política que proyecte lo que narra ése o aquel corrido.
Ambos caminos son igualmente valiosos. Se podría decir que ambos se complementan para su justa valorización. Esta dependerá ya de la posición que adopte el estudioso o receptor. Si lo que busca es vivir o dibujar la historia de México a través de sus corridos, seguramente se conmoverá al descubrir que desde el Siglo XVI el mexicano de la colonia, influenciado por la más pura tradición de los romances y cantares de gesta hispanos -que si bien empezó en Cuanalá, Texcoco, al dar su versión de La Batalla de Roncesvalles, de la que también hace mención Cervantes en El Quijote-, aparentemente, el corrido como narrador histórico-musical habría de culminar con la reconstrucción de hechos, batallas, sentires, olor a pólvora, cantar de cañones a contrapunto con el tableteo de ametralladoras y con ecos de silbatazos de “La Cucaracha” como si con los corridos a Pancho Villa, Zapata, Carranza y Madero terminara la función histórica del corrido mexicano al explicarnos los sucesos que llevaron a México a la revolución, dando con ello por terminada la historia misma. Pero no hay tal cosa; faltará tanto al coleccionista como al historiador y al que sienta ansias por el latir de este sufrido país, conocer y oír la obra de Judith Reyes.
Judith Reyes, romancera de corridos, es la cronista ya no de recuerdos, sino la que nos cuenta los sucesos que forman la cruel farsa que sigue al movimiento armado de 1910, con lo que complementa y mantiene la historia al día.
Judith Reyes es la que, presa de una indignada, conmovedora pasión de rebeldía, grita y denuncia, hace burla e ironía del robo, la explotación y el engaño de que se hace víctima al pueblo que ella tanto ama.
Judith Reyes no es la tímida hipócrita mercenaria “cantante de protesta” que con cantares y sentimientos vagos y genéricos de anhelos de libertad, de amor y entendimiento, que de ningún modo nos emparejan con la historia, nos despierta, ella sí, aspiraciones concretas: derrocar, destruir al demagogo y falsario, al explotador y sanguinario. Nos lo señala y nos describe sus actos. Ella nos grita la necesidad de la acción revolucionaria, del menester apremiante de construir la nueva sociedad.
El corrido, romance y cantar de gesta del Movimiento Estudiantil de 1968, tema y contenido de este disco, es la crónica musical de ese acontecimiento que sacudió a México hasta alterar su historia, y que quizá sea el capítulo más cruel y sangriento de cuanto ha sido escrito hasta el momento para la historia, por los hombres en el poder en México.
Este documento histórico-musical, inspirado y escrito al latir de los hechos mismos, lleva en cada una de sus frases musicales, en sus imágenes poéticas, toda la gama de sentimientos que conmovieron a un millón de jóvenes -entusiasmo, alegría, esperanza, indignación, burla- acallados el 2 de Octubre por el rugir de tanques, bazucas y ametralladoras, entre el llanto de niños y de mujeres aterrorizados. Esto, y todo lo que pueda despertar los sentimientos y el corazón de todo aquel que se sienta ligado a sus semejantes, vibra en esta obra de Judith Reyes.
En la crónica musical de esos hechos aparecen personas que en su momento tuvieron un comportamiento político consecuente con la situación que les tocó vivir, y si después algunos han modificado su conducta, no por ello las narraciones musicales deben ser alteradas, pues de hacerlo, no reflejarán realmente el movimiento político que relatan.
Ninguna recopilación histórica, o de la simple anécdota, o el mero gusto del coleccionista, serán completas sin este disco que encierra la rebelde visión de Judith Reyes de la barbarie oficial desatada en contra del Movimiento Estudiantil-Popular de México en 1968.
Este es el Homenaje Musical que Judith Reyes rinde a la generación heroica del 68, y por el contenido, la compositora sufrió el destierro de su patria.
México, D. F. 1968-1974.

LISTA DE TEMAS:

01. Corrido de la represión estudiantil del 26 de julio (8:02)
02. Corrido del desagravio (3:23)
03. Corrido del IV Informe del Gobierno de Díaz Ordaz (3:54)
04. Corrido de la ocupación militar de la Universidad (3:54)
05. Canción de la Universidad (2:14)
06. Canción del Politécnico (2:28)
07. Corrido de los combates de Zacatenco (4:24)
08. Coplas de las medallas (6:12)
09. Tlatelolco (5:19)
10. Marcha de los caídos (1:49)
Este álbum de Judith Reyes, se puede escuchar completo desde PERRERAC gracias a Grooveshark. Quienes deseen descargarlos pueden hacerlo desde el blog Canto Nuevo Para Todos, donde lo publicó mi amigo Jorge Sevilla (QEPD) 
Para escuchar mas canciones se puede encontrar mas de ella por aquí:
JUDITH REYES – TLATELOLCO
Publicado el 2 oct. 2013
Canción del disco "Cronología del Movimiento Estudiantil 1968" de la cantautora mexicana Judith Reyes.
JUDITH REYES - GORILA GORILÓN
Nacida de humildes padres campesinos, Judith Reyes vio por primera vez la luz en Ciudad Madero (antes Cecilia), Tamaulipas el 22 de marzo de 1924.
Durante su infancia paso un largo tiempo sin saber nada de su padre, quien tuvo que aventurarse al extranjero en busca de mejores oportunidades para salir de la pobreza. Su madre, mientras tanto, para ganarse el sustento, lavaba, planchaba y hacia tortillas de harina para los vecinos.
Judith narra la historia de muchos acontecimientos y hace denuncia de la situación de su pueblo a través de una extensa producción musical, algunas de sus composiciones son: Canción de los niños trabajadores (1963); Corrido de Arturo Gámiz (1965); Cronología del Movimiento Estudiantil que constituye una obra de diez canciones (1968) y Canción del Gasoducto (1978).

No tenemos conocimiento de algún corrido que se haya compuesto y cantado para relatar un suceso de otro país, antes de que Judith lo hiciera. Algunas de sus composiciones de este corte son: Panamá, Cimarrón Haitiano, Poder Negro, Canción para un niño de Vietnam y Canción dedicada a los presos políticos de Brasil, por mencionar solo algunos títulos.
JUDITH REYES - CANCIÓN DEL POLITÉNICO
Para los compañeros que en las ultimas fechas han estado en las marchas y movilizaciones sociales con los contingentes del IPN, esta lucha es larga pero juntos venceremos. ¡Hasta la victoria siempre!
JUDITH REYES - LOS NIÑOS TRABAJADORES

Su música enfría el alma y arenga al espíritu, algunos dirán que es el canto de lo que sucedía hace 10, 20, 30 años... yo creo que es el canto de lo que sucede hoy en día. 

JUDITH REYES: ¡AQUÍ ESTÁ EL CHE! (1967)

EP de cuatro canciones de la cantora mexicana Judith Reyes publicado en 1967. Todos los temas pertenecen en letra y música a Judith.
Dice en el interior del disco:
Vuela la lírica inspiración popular y en la voz y la palabra de Judith Reyes encuentra su máxima expresión histórica, para manifestarse musicalmente a los pueblos oprimidos que luchan y cantan; es el canto de la esperanza que ha de convertirse el día de mañana en clarinada de triunfo.
Este nuevo disco de Judith Reyes nos permite apreciar su constante superación musical e ideológica y al recordar aquel inolvidable long play en el que entonara canciones populares de México y canciones revolucionarias de su propia inspiración, no puede uno sino sentir tristeza de que este último disco contenga solamente cuatro de sus últimas canciones, mas el adelanto artístico y la radicalización de sus conceptos compensan en mucho la brevedad de esta nueva aparición en el acetato.
Judith Reyes está presente en todas las luchas de nuestro pueblo y así en su rebeldía rural, nos recuerda que uno de los principales problemas de nuestra actualidad, es la carencia de tierras que sufre el hombre del campo, y si en la misma rebeldía rural puede cantar dolida: “y a punta de bayonetas me vaciaron los morrales” no lo hace hablando “de oídas” sino narrando sus propias experiencias de lucha a lado de los campesinos de Chihuahua.
Sin duda alguna, esta paloma de la paz, va a molestar a aquellos que piensan que amar la paz es permanecer en la indolencia y también van a decir, sin duda alguna, que esta paloma de la paz es una paloma agresiva y virulenta; pero hay que recordar, que Judith Reyes no es una cancionera de la “nueva ola progresista” que piensa enriquecerse a base de la canción de “protesta social” y que en forma tímida espera que la paz llegue, mientras que lo que llega es “la bandera ensangrentada de los gringos”, a destruir la paz, esa paz ansiada por todos los pueblos pero que sin duda alguna no se va a conseguir con lamentos cadenciosos a “contra tiempo jazzista”.
En estas canciones de Judith Reyes, también campea la ironía y el clásico sarcasmo mexicano, por eso en el huapango que a manera de “pregones” conocemos como Aquí está el Che y que sirve de presentación a este disco, nos hace sonreír y frotamos las manos de gusto al escuchar este ingenioso juego de palabras que nos dice que el Che Guevara está en todos los revolucionarios del mundo y desde luego, en la misma Judith Reyes con su guitarra, que ahora sí nos permite identificarla no como una cancionera de “protesta social” sino como una auténtica cantante revolucionaria.
Y para finalizar; nuevamente toda la ironía mexicana que inmortalizó en sus canciones a tantos autores anónimos en las luchas revolucionarias que registra nuestra historia. La Cama de Piedra, de la época colonial; la Pasadita del robo yanqui del 47; Adiós Mamá Carlota, de la intervención francesa; La Cucaracha, de la Revolución de 1910, y tantas otras que conocemos y gustamos.
La ironía y el sarcasmo característico de nuestra mexicanidad que en la música clásica inmortalizara el genial compositor Silvestre Revueltas, esté presente en las coplas al Distrito-Federal y les recuerda a esos “gorilas”, los granaderos, que el pueblo jamás olvidará que ahora lo golpean y así lo dice Judith Reyes con ira revolucionaria en una de sus coplas: “Ojo con los granaderos, cuando empiecen a tirar, ora pueden darse gusto, pero no les va a durar”.
LISTA DE TEMAS:
01. Aquí está el Che (3:05)
02. Paloma de la paz (2:50)
03. Rebeldía rural (3:55)
04. Los granaderos (4:18)