miércoles, 29 de marzo de 2017

CREAN FRENTE DE PUEBLOS EN DEFENSA DE LA TIERRA, LA IDENTIDAD Y LA VIDA por despojos que trajo NAICM

Los pueblos de la región nororiente del Estado de México acordaron organizarse como Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, la Identidad y la Vida
Periódico Supremo
28 marzo, 2017
Periódico Supremo.- Debido a la problemática que impone la construcción Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), el cual ha generado una ola expansiva de exterminio de bienes naturales y patrimonio cultural en toda la cuenca de México, los pueblos de la región nororiente del Estado de México acordaron organizarse como Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, la Identidad y la Vida.
En conferencia de prensa, habitantes de los diferentes municipios como  Acolman, Tezoyuca, Atenco, Temascalapa, San Martín de las Pirámides, San Pablo Tecalco, Chalco, Tecámac y Texcoco, señalaron que la construcción de este megaproyecto implica también la desaparición de cientos de especies animales y vegetales, entre las que figuran aves, insectos, especies acuáticas endémicas como el ahuautle y el ajolote; además  de que se viola la Ley de Conservación de Aves Migratorias Neotropicales, 12 en la NOM-059-SEMARNAT-2010, una especie bajo la categoría de amenazada y 11 sujetas a protección especial, ya que el Lago de Texcoco, sitio que ha sido catalogado como área de importancia para la conservación de las aves.
Asimismo agregaron que, con la pretensión de ocultar el grave impacto ambiental, el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) planea la plantación de especies exóticas depredadoras de la flora local, como son el Tamarix Chinensis y la Casuarina Equisetifolia.
Tanto el género Tamarix como el género Casuarina son reconocidos por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP 2009) como una de las principales amenazas para la flora y fauna nativas de las Áreas Naturales Protegidas a nivel nacional, como lo es el Lago de Texcoco.
Explicaron que el Grupo Aeroportuario insiste en tratar de hacerlo, para ello estima utilizar una cantidad de 30 millones de metros cúbicos de Tezontle. Para extraer esa suma de material pétreo, están devastando una cantidad desmedida de cerros en un polígono bastante amplio, que abarca desde Chimalhuacán, en el Estado de México hasta los estados de Hidalgo, Puebla y Tlaxcala.
Esto significa la destrucción de cientos de ecosistemas locales, el despojo de su territorio y la destrucción de su cultura, lo que sobreviene en la pérdida de su identidad como pueblos originarios, tomando en cuenta que perciben a los cerros como sitios sagrados y ceremoniales, herencia de su cultura ancestral.
También agregaron que la Comisión Nacional del Agua ha perforado aproximadamente 400 pozos en la región del lago de Texcoco, los cuales usarán para extraer alrededor de 23 millones de metros cúbicos de agua anuales sólo para abastecer el aeropuerto y su Aerópolis, una ciudad que concentrará alrededor de 180,000 personas, lo que traerá consigo la instalación de hoteles, tiendas de autoservicio, zonas industriales, sobreurbanización inmobiliaria (ARA, GEO, SADASI).
Derivado del saqueo de material pétreo que se está presentando, explicaron también que los socavones representan un riesgo inminente para algunas comunidades como Tezoyuca, que se encuentra a escasos 60 cm de la zona habitacional, lo que podría ocasionar en cualquier momento, el derrumbe de  casas.
Agregaron que el caso de Tezoyuca es sólo un ejemplo de los múltiples casos en los cerros de toda la cuenca de México como ocurre San Luis Tecuahutitlan, municipio de  Temascalapa; Santa María Maquixco, municipio de Temascalapa; Cerro de Chiconautla (que comprende tres municipios: Ecatepec, Acolman y Tecámac); San Miguel Atepoxco, municipio de Nopaltepec; Santa Catarina, municipio de Acolman; San Martín de las Pirámides, municipio del mismo nombre y San Pablo Tecalco, municipio de Tecámac, entre muchos otros.
Dijeron que para la construcción del NAICIM son necesarias de manera directa 475 hectáreas de tierras ejidales; para la construcción de la pista 3 serán necesarias 335 hectáreas de tierras ejidales de Santa Isabel Ixtapan, Nexquipayac y San Salvador Atenco; además de las viviendas y tierras expropiadas para la construcción de la autopista Pirámides Texcoco.
De cara a estos hechos, dijeron responsabilizar al Estado Mexicano, representado por Enrique Peña Nieto, al Gobierno del Estado de México y a los otros dos niveles de gobierno, estatal y municipal, por las afectaciones a las pueblos;  quienes sometidos ante el poder del capital nacional y extranjero (Grupo Higa, OHL, Odebrecht, Higsa, entre otras),  entregan bienes naturales sin importarles el daño que causen, no sólo a nuestros pueblos, sino a la nación entera y al planeta mismo, contribuyendo a su destrucción.
“Reclamamos nuestro derecho a vivir en un ambiente sano y a una vida digna, en donde sean respetadas nuestras formas de organización comunitaria y nuestra identidad como pueblos originarios”.