lunes, 1 de agosto de 2016

Veracruz: 8 días sin agua para la población y sin empleo para los trabajadores del SAS

Con información proporcionada por los trabajadores despedidos del Sistema de Agua y Saneamiento del Estado de Veracruz.
FORBES, revista empresarial es la fuente acerca de los negocios de ODEBRECHT.
31 de julio de 2016
Veracruz sigue en crisis por el desabasto de agua y el despido injustificado e ilegal de miles de trabajadores del Sistema de Agua y Saneamiento (SAS). Con 37° de temperatura la población se enfrenta a una difícil situación, pues el agua purificada en las tiendas se ha agotado y las pipas que manda el gobierno nunca son suficientes. En brigadas las familias y los pobladores acarrean agua de los pozos cercanos, sin embargo, éstos sólo ofrecen un líquido turbio y contaminado que no puede ser usado para beber.
Los trabajadores despedidos y sus familias montan brigadas de guardia en las instalaciones del Sistema de Agua y Saneamiento para evitar que la empresa privada a la cual se le ha concesionado la privatización del agua pública se apodere de las instalaciones, y lleve a cabo sus proyectos multimillonarios, así también, para impedir que la Marina y la Policía Estatal continúen destruyendo y saqueando las instalaciones, en las cuales laboraban los trabajadores injustamente despedidos el 26 de julio del presente año.
Según informes de los trabajadores no han recibido ningún pago por las quincenas atrasadas, tampoco han sido liquidados conforme la ley, por lo tanto miles de familias han quedado desamparadas ante el desempleo. La mañana del 26 de julio fueron notificados que deberían desalojar las instalaciones, y sin previo aviso, trabajadores hasta con treinta años de antigüedad fueron echados a la calle.
Como parte de las acciones en contra de esta violación a sus garantías laborales y el derecho al agua pública, los trabajadores y sus familias realizarán el lunes 1 de agosto un plantón frente al Palacio Municipal del Zócalo de Veracruz, para demandar la reinstalación inmediata a sus puestos de trabajo, el pago de la quincenas atrasadas, y por el respeto al derecho que todos los pueblos tienen a gozar del agua pública.
Los responsables de esta severa crisis a la cual se enfrenta el pueblo de Veracruz es el Gobierno Federal de Enrique Peña Nieto, el Gobierno Estatal de Javier Duarte y el Gobierno Municipal de Ramón Poo Gil quienes han firmado concesiones millonarias con la empresa trasnacional ODEBRECHT, quien administrará por 30 años el agua pública del Estado, a través de la privatización del Sistema de Agua y Saneamiento.
Nuevamente el Estado Mexicano en sus tres niveles de gobierno muestra su rostro neoliberal al servicio del gran capital internacional y las empresas trasnacionales, entregando los recursos del pueblo en manos de uno de los monstruos más poderosos de América Latina: ODEBRECHT, empresa relacionada con lavado de dinero, tráfico de influencias y compra de gobiernos en Brasil, Venezuela, Perú, Panamá, Cuba, El Salvador, Paraguay, Ecuador y Argentina, para imponer sus mega proyectos de despojo y saqueo de petróleo, gas y agua.
Se calcula que en el año 2012, la empresa obtuvo una ganancia de 41,317 millones de dólares por las inversiones realizadas no sólo en América, pues la multinacional opera también en Europa, África y Medio Oriente.
En México le ha sido concesionada la petroquímica de Veracruz, en el proyecto nombrado “Etileno XXI” en la cual ha realizado una inversión de 8,000 millones de dólares y se calcula que obtendrá 1 millón de toneladas anuales de etileno y polietinelo.
Así también, es la responsable de la contaminación del agua y el suelo durante las pruebas de exploración para la construcción de la “Presa Multipropósito” en Veracruz y las aguas del Golfo de México, que tendrá un costo de 45 millones de dólares, y que serán costeados por la ODEBRECHT y el gobierno de México, es importante destacar que este proyecto ha sido rechazado por la población debido al impacto ambiental que conlleva, sin embargo las justas protestas de los pobladores han sido ignoradas y silenciadas.
Así también, ha firmado para el 2018 con el gobierno de Peña Nieto proyectos de infraestructura, energía, carreteras, ferrocarriles y puertos, todo con el claro objetivo de extraer y transportar gas, agua y petróleo. Entre estos proyectos figura la carretera que comunicará a Tuxpan, Veracruz, Tampico y Tamaulipas, la cual se establecerá como corredor comercial para hacer posible el saqueo de recursos y su libre traslado.
El monstruo de ODEDRECHT opera en México desde 1992 y es responsable de la reconfiguración de la refinería Lázaro Cárdenas en Minatitlán, Veracruz, la construcción de líneas de transmisión eléctrica y la presa “Huites Choix” en Sinaloa.
Sin duda, todos los proyectos forman parte de una inversión multimillonaria en el negocio de la exploración de petróleo, explotación de crudo, gas y generación de energía eléctrica a costa del robo de los recursos del pueblo y bajo el falso el argumento de generar empleos para los mexicanos.
Hoy el estado de Veracruz es la prueba de que el gobierno de México y ODEBRECHT despojan a miles de familias de su trabajo, de su agua y de su petróleo. Mientras los medios de comunicación callan, los malos gobiernos y las trasnacionales sangran a la población.