lunes, 1 de febrero de 2016

“Nuestro caso debió ser atendido por la jurisdicción civil y no la militar”, reclamo de indígenas tzotziles.

publicado por  pozol colectivo
Fotos y Audios del evento: http://radiozapatista.org/?p=16058
Sábado, 30 Enero 2016
San Cristóbal de las Casas, Chiapas. 28 de enero. El Estado mexicano ofreció hoy disculpas públicas a una de las familias víctima de violaciones a sus derechos humanos, de la comunidad El Aguaje, de San Cristóbal de las Casas y firmó un acuerdo por reparación de daños, informó el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas (Frayba).
El Frayba compartió que el 17 de septiembre del año 2000, en la comunidad El Aguaje, municipio de San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, Ricardo de 11 años de edad, salió en compañía de Ángel de nueve años, a recolectar hongos comestibles. Los menores se introdujeron a la Zona Militar Nº 31, conocida como Rancho Nuevo, ubicada en medio de un camino tradicional de paso comunitario. En este lugar los menores encontraron un objeto extraño de color verde, el cual tomaron creyendo que se trataba de un juguete. De regreso a la comunidad se encontraron con el joven José quien, accidentalmente, dejó caer el artefacto que explotó al hacer contacto con el suelo, ya que se trataba de una granada de fusil antipersonal. Ángel falleció, mientras que Ricardo y José sufrieron heridas graves que les causaron secuelas físicas.
La justicia en México llega tarde y mutilada
“Las violaciones a derechos humanos cometidas por el Estado mexicano en el Caso Aguaje se han mantenido en la impunidad durante 15 años. Lastimosamente no es el único donde están involucradas Fuerzas Armadas de México, perpetrador intocable por la justicia”, expuso Pedro Faro, director del Frayba, durante el acto público con autoridades estatales y federales, sin el ejército, en la ciudad de San Cristóbal.
“A 15 años de violaciones a derechos humanos a menores indígenas tzotziles se mantiene la impunidad”, recalcó el organismo de derechos humanos.
“Las autoridad nunca se dieron cuenta de que éramos personas civiles y que nuestro caso debió ser atendido por la jurisdicción civil y no la militar, pues dejaron llevarse por el tipo de armamento que explotó, y nunca velar por nuestros derechos humanos”, expusieron los indígenas tzotziles afectados, durante la lectura de su comunicado.
“Los días fueron largos, han sido largos, pues durante estos más de 15 años, hemos buscado la justicia. Hasta hoy no sabemos quiénes son los verdaderos responsables de causar esa tragedia ni mucho menos cuales fueron sus castigos”, abundaron los originarios de los Altos de Chiapas.
“Cabe reiterar que el contexto de este caso se da a partir del levantamiento armado del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), la presencia del Ejército mexicano aumentó considerablemente en Chiapas, ocupando territorios de los pueblos indígenas”, recordó Pedro Faro.