miércoles, 3 de febrero de 2016

Activistas ganan otro ‘round’ para el manglar Tajamar: juez ordena suspensión definitiva

Lizbeth Padilla
Redacción Animal Político
Febrero 03, 2016
Redacción Animal Político
El Manglar Tajamar ganó un episodio más en la lucha por sobrevivir y tiempo para regenerarse. Este miércoles el Juzgado Segundo de Distrito informó de la suspensión definitiva de las obras de desmonte, relleno y construcción.
(La suspensión) representa una esperanza de que hay una autoridad que está empezando a funcionar en este país y que está ganando credibilidad, los jueces están defendiendo a los ciudadanos”, dijo a Animal Político, Araceli Domínguez, vocera oficial del movimiento a favor de la salvación de Tajamar.
Este martes se realizó la audiencia incidental, que había sido suspendida el pasado 26 de enero, en la que el juez resolvió a favor del amparo interpuesto por una ciudadana.
El Malecón Tajamar es un desarrollo del Fonatur en la zona centro de Cancún, frente a la laguna Nichupté. En los terrenos se planean construir estacionamientos, un centro comercial, oficinas y un desarrollo habitacional.
Un juez otorgó una suspensión definitiva para detener las obras.
Foto: Salvemos Manglar Tajamar.
 “Hemos ganado una batalla muy grande, ya que el juzgado suspende la destrucción hasta que se emita la sentencia de amparo, por lo que el proceso sigue”, informó el grupo Salvemos Manglar Tajamar en su página de Facebook.
Domínguez detalló que hay al menos 14 amparos interpuestos por ciudadanos, entre ellos el de 113 niños y el de un menor de 10 meses, que es representado por su madre. Estos se resolverán en los próximos días.
Fonatur aún puede impugnar la decisión del juez, de ser así, sería un Tribunal Colegiado el que daría una sentencia definitiva sobre el caso. “La posibilidad de que se suspenda es muy grande”, dice la vocera.
Si en la última instancia el juez resuelve a favor de los activistas, Tajamar tiene esperanza de regenerarse.
Domínguez explica que ya hay varios biólogos que se han ofrecido a trabajar en la reforestación del manglar, lo cual podría tardar unos tres años.
El grupo Salvemos Manglar Tajamar dijo que los “precedentes legales que se están creando y que protegerán la naturaleza para nuestra y las generaciones que vienen”.
Los activistas informaron que las guardias en las entradas de Tajamar continuarán.
El 19 de enero el juez concedió la suspensión provisional, “para el efecto de que las cosas se mantengan en el estado que actualmente guardan”, con lo que toda obra de desmonte quedó suspendida.
Tras la suspensión, inspectores de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) acudieron al manglar para verificar si aún había fauna no rescatada, como alegan los activistas.
El pasado 28 de enero, la Profepa resolvió que las obras de desmonte del “no constituyen un caso de ecocidio ni de devastación ambiental”.
Por lo que “no hay indicios de existencia de daños ni responsabilidad ambiental atribuible al Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur).