viernes, 17 de febrero de 2017

“UN DÍA SIN MIGRANTES”: protestas contra políticas racistas, xenófobas de Trump


“CERRADO POR UN DÍA SIN INMIGRANTES”: la protesta de costa a costa en Estados Unidos
Redacción Desinformémonos
Con información y fotos de Agencias 
17 febrero, 2017-02-17
“Cerrado por el Día sin Inmigrantes”. Ese fue el aviso que decenas de negocios exhibieron en sus puertas este jueves en varias ciudades de Estados Unidos. Los trabajadores y estudiantes de algunas escuelas permanecieron en casa con el fin de resaltar la contribución que hacen al país los inmigrantes. Escuelas, restaurantes y tiendas de comestibles cerraron a lo largo y ancho del país, desde Los Ángeles a Chicago y Nueva York.
Miles de  personas se manifestaron en el Día sin Inmigrantes en varias ciudades de Estados Unidos. En Washington la protesta fue frente a la Casa Blanca contra las políticas migratorias del presidente Donald Trump.  Bajo el lema de que el trabajo de los inmigrantes es necesarios para la prosperidad del país, mexicanos, salvadoreños, hondureños y colombianos, entre otros, paralizaron sus actividades cotidianas.  Los manifestantes caminaron hasta la Casa Blanca tras una marcha de más de 4.5 kilómetros desde Mount Pleasant, el barrio hispano por excelencia de la ciudad.


Trabajadores, estudiantes, madres de familia y miembros de distintas organizaciones defensoras de los derechos civiles de los inmigrantes marcharon de costa a costa, o se abstuvieron de abrir sus negocios o acudir a la escuela.
Al grito de “latinos unidos jamás serán vencidos”, muchos inmigrantes abandonaron sus puestos de trabajo y se negaron a comprar o a tomar el transporte público en la capital estadounidense y en las principales ciudades del país para disociarse de la economía y demostrar su importancia: “Somos parte de la economía del país” expresaron la dominicana María Sorial, que trabaja con niños y se sumó al paro por lo que decidió  faltar a su trabajo para unirse a la protesta, igual que hicieron sus compañeras, en su mayoría también latinas.

       “Nosotros los latinos hacemos el trabajo que los estadounidenses no quieren hacer. Limpiamos las oficinas, los hoteles y las casas, cuidamos de sus niños, trabajamos en la obra y les cocinamos. Esperemos que la protesta sirva para que el presidente se dé cuenta de lo importante que somos para la economía del país”, aseguró María.

En Washington también unos 50 restaurantes cerraron sus puertas,  lo cual sucedió también en otras ciudades como Boston y San Francisco. En el Pentágono en Virginia, sede del Departamento de Defensa de EE.UU. en donde trabajan 25.000 personas, al menos siete restaurantes anunciaron que cerrarían por el día.


En Massachusetts, el museo de arte de la Universidad de Wellesley removió todas las obras de arte donadas o creadas por inmigrantes.
En Nuevo México, el estado de EE.UU. con mayor porcentaje de residentes hispanos, muchos comercios cerraron desde Albuquerque a Santa Fe.

La próxima cita será el 1 de mayo cuando prevén que decenas de ciudades se sumen a un paro nacional. Similar al que se registró en 2006, cuando 270 ciudades se sumaron a uno de los más importantes paros en la historia reciente de EU.

No hay comentarios: