sábado, 18 de febrero de 2017

MÉXICO IMPLEMENTA MISMAS POLÍTICAS A MIGRANTES QUE ESTADOS UNIDOS

Muro mexicano en la frontera sur para impedir el tránsito de centroamericanos
Redacción Desinformémonos
17 febrero, 2017
Ciudad de México/Desinformémonos. México implementa las mismas políticas antimigratorias de Estados Unidos en la frontera sur, mientras ahora exige al gobierno estadounidense moderar sus acciones contra los migrantes mexicanos, documentó un informe de CNN en Español.
En el informe, se recuerda que México puso en marcha en 2014 un programa llamado “Fronteras Sur”, cuyo objetivo era supuestamente “salvaguardar los derechos de los migrantes que pasan y transitan por el país”. Sin embargo, dicha práctica se transformó en el primer muro, el del sur, para impedir que el flujo migratorio atraviese México en su camino hacia Estados Unidos.
Tan sólo el año pasado, 250 mil personas fueron deportadas desde México a Centroamérica, lanza un dato de la investigación de la cadena. Además, las autoridades mexicanas y las estadounidenses colaboran para fortalecer una nueva base militar en Chicomuselo, en el estado de Chiapas.
 “Cada día está más difícil”, dice Carmen Corea, una migrante salvadoreña.
El informe, en un inicio, retrata una escena de la vida de una mujer de El Salvador que huyó cerca del río Suchiate, en la frontera entre México y Guatemala, hace tres años desde el asesinato de su hijo. La mujer, desde entonces, vive con el miedo de ser deportada por las autoridades mexicanas, señala el informe.
“Hoy están bien estrictos con la vigilancia”, relata Anna Villatoro. “Al centroamericano se lo llevan y lo deportan”, dijo.
Hace unos días, el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, indicó que “nosotros tenemos que aplicar la misma política que pedimos de los Estados Unidos a los nacionales centroamericanos”, luego de hacer un llamado a las autoridades mexicanas a atender la situación de los migrantes que llegan a México, sin dejar de lado “el problema de nuestros connacionales en Estados Unidos”.
“Si no empezamos por respetar nosotros mismos la dignidad y derechos de quienes habitamos este país, difícilmente podemos exigir respeto y reconocimiento de los demás para nosotros”, agregó González Pérez luego de rechazar “la agresión, la descalificación o el insulto” como respuesta a una “narrativa” nacionalista y totalitaria por parte de Estados Unidos.
Pero en lo que más insistió González Pérez, fue en que “si exigimos respeto e inclusión para nosotros, estamos a obligados a ser inclusivos y respetuosos con los demás, con los otros, más allá de las diferencias de pensamiento o de cualquier otra índole que nos distinga”.