jueves, 9 de febrero de 2017

COMUNICADO DE OSTULA: LA PRESIÓN DEL PUEBLO LIBERÓ A COMUNITARIOS SECUESTRADOS

Ostula rechaza versión de “clonación” de elementos de la Marina en el secuestro de policías comunitarios
Desinformémonos
Información de Agencia SubVersiones
Fotografías de la Comisión de Comunicación de Ostula
08 febrero, 2017
Aquila, Michoacán/Desinformémonos:  Rechaza la comunidad de Ostula la versión de que fueron utilizados vehículos y uniformes “clonados” en el secuestro de los cinco policías comunitarios el domingo 5 de febrero a manos de elementos de la Secretaría de Marina.
En un comunicado emitido el 8 de febrero, la comunidad indígena nahua señala que por la mañana fueron liberados Abigail Farías, Crispín Francisco de Aquino, Saúl Fabian Meraz Martínez, Eleno Valencia Zambrano y Francisco Carreón Valencia,  así como las dos personas que fueron retenidas durante el proceso de negociación.
Ante las versiones difundidas y que el gobierno niega su participación en los hechos, la comunidad señala: “rechazamos tajantemente la versión de que hayan sido utilizados vehículos y uniformes clonados para secuestrar a nuestros compañeros” y aclaran que desconocen las condiciones y los acuerdos a los que llegaron autoridades y delincuentes para liberar a sus compañeros.
Denuncian también que no hay detenido ningún responsable material o intelectual de esta nueva agresión y reiteran las denuncias que han hecho ante la penetración de las bandas del crimen organizado en la región de los municipios de la Sierra-Costa de Michoacán.
Niños de la escuela primaria de Ostula se manifiestan ante el secuestro de policías comunitarios.
Por su parte, alumnos  de la escuela primaria de Santa María Ostula se manifestaron ante el secuestro de los comunitarios por parte de elementos de la Marina y de los Caballeros Templarios.

La comunidad, pertenece al municipio de Aquila y es la principal impulsora de la seguridad comunitaria, gracias a ello, en casi la totalidad de este territorio se respira un aire de tranquilidad y la vida se desarrolla con calma. Han sido el ejército y la marina en repetidas ocasiones las que han violentado esta calma en contubernio con el crimen organizado.
COMUNICADO DE LA COMUNIDAD INDÍGENA DE SANTA MARÍA OSTULA, AQUILA, MICHOACAN.
08 de febrero, 2017
A la opinión pública
Al Congreso Nacional Indígena
Al Ejército Zapatista de Liberación Nacional
A los medios libres
A los medios nacionales e internacionales
El día de hoy a temprana hora y tras operativos conjuntos y negociaciones fueron liberados  los compañeros Policías Comunitarios de San Pedro Naranjestil, municipio de Aquila, Michoacán: Abigail Farías Fernán, Crispín Francisco de Aquino, Saúl Fabián Meraz Martínez, Eleno Valencia Zambrano y Francisco Carreón Valencia, quienes habían sido secuestrados y desaparecidos desde el pasado 5 de febrero de 2017 a manos de elementos de la Secretaría de Marina, quienes  después los entregaron a los grupos delictivos encabezados por Jesús Cruz Virrueta (alias Chuy Playas), Fernando Cruz Mendoza (alias El Tena), José María Cruz (alias El Tunco), Federico González Medina (alias Lico) y Mario Álvarez López (alias El Chacal), así como los dos comunitarios que posteriormente fueron retenidos en el proceso de negociación.
Aclaramos que nuestra comunidad desconoce las condiciones y acuerdos a los que se haya llegado con los delincuentes para la liberación de nuestros compañeros y denunciamos que no han sido detenidos ninguno de los responsables materiales e intelectuales de este nuevo atentado, ni ha sido esclarecido el vínculo y la complicidad entre estos y los elementos de la Secretaría de Marina. 
Pese a que el mal gobierno niega su participación en la desaparición de los compañeros policías comunitarios, rechazamos tajantemente la versión de que hayan sido utilizados vehículos y uniformes clonados para secuestrar a nuestros compañeros.
Ante el conocimiento y omisión por parte de las autoridades, nuestra comunidad ha denunciado reiteradamente el acecho de las bandas de la delincuencia organizada para penetrar en la región, lo que genera un ambiente de permanente tensión en los municipios de la Sierra-Costa de Michoacán, en donde han ocurrido los siguientes hechos:
El 19 abril de 2016, siendo las 20:30 horas, policías comunitarios y el presidente municipal de Aquila, Michoacán, José Luis Arteaga Olivares fueron emboscados en la  comunidad de Cachán de Echeverría.
El 17 de septiembre de 2016, siendo las 8:30 horas, policías comunitarios fueron atacados por grupos de la delincuencia organizada en la carretera costera a un kilómetro del filtro de seguridad de la comunidad de Tizupan, en dicho evento perdió la vida el policía comunitario Lorenzo Mendoza Castañeda, originario de esa misma comunidad.
El 23 de octubre de 2016, siendo las 5:30 horas, en el paraje conocido como Las Patacuas, perteneciente a San Pedro Naranjestil, fueron secuestrados y asesinados los policías comunitarios Luis Olascón Mendoza de 61 años de edad y Juan Cruz Montejano de 51 años, ambos fueron encontrados sin vida y con signos de tortura.
El 22 de noviembre de 2016, siendo las 5:00 horas, el filtro de seguridad de la comunidad de Tizupan, municipio de Aquila, fue atacado por 5 personas encapuchadas desde una camioneta en movimiento con armas de grueso calibre. Los policías comunitarios repelieron el fuego y no hubo heridos.
Denunciamos que la complicidad de las fuerzas armadas represivas no es nuevo en la Sierra-Costa de Michoacán; en 2015, las fuerzas armadas del mal gobierno dispararon en contra de los comuneros de Ostula mientras estos realizaban una protesta pacífica por la detención del comandante de la policía comunitaria Cemeí Verdía  Zepeda, vitoreando a los Caballeros Templarios y asesinando al niño Hidelberto Reyes García, intentando detener la resistencia de la comunidad, y así abrir campo a la delincuencia organizada.
En diciembre de 2011 pese a estar cercanos al sitio donde emboscaron al compañero Trinidad de la Cruz Crisóstomo (Don Trino) y a un grupo de observadores y periodistas que lo acompañaban, la Marina fue omisa a los disparos de arma de fuego realizados por los sicarios que perpetraron el ataque, siendo cómplices de la tortura y asesinato del compañero, a lo que siguió el saqueo de minerales, maderas preciosas y narcotráfico que sometió a la comunidad en dos años de terror.
En mayo de 2010 alrededor de mil elementos federales entre marinos, ejército, policía federal y hasta agentes estadounidenses catearon casas de la comunidad en busca de armas para dejar libre el camino a un grupo de 150 narcoparamilitares que en plena luz del día ingresaron a la comunidad para tratar de secuestrar e intimidar a los comuneros.
Por todo lo anterior la comunidad de Ostula decidimos continuar con nuestras movilizaciones pues no permitiremos que la ambición de los capitalistas en el gobierno, las empresas mineras y el crimen organizado nos sigan arrebatando la paz colectiva y exigimos:
1. Que se realice de manera urgente un operativo dirigido a la detención de los líderes templarios Jesús Cruz Virrueta (alias Chuy Playas), Fernando Cruz Mendoza (alias El Tena), José María Cruz (alias El Tunco), Federico González Medina (alias Lico) y Mario Álvarez López (alias El Chacal), así como la desarticulación verdadera de dicho cártel y de su estructura política y económica.
2. Cancelación de las órdenes de aprehensión que existen en contra de integrantes de nuestra Guardia Comunal y de los otros grupos de Policías Comunitarios de la región Sierra-Costa.
3. Desmilitarización de la región de la Sierra-Costa de Michoacán, el castigo de los mandos y de los integrantes de las corporaciones militares y policiacas que asesinaron al niño Hidelberto Reyes García, hirieron y golpearon a diversos comuneros y destruyeron los bienes de la comunidad de Ostula, así como la reparación de los daños causados a los bienes de la comunidad y la devolución de los siguientes artículos: cuatro radios de comunicación, el sello e identificaciones del consejo de vigilancia, una pistola con registro y cuatro juegos de llaves.
4. El respeto y otorgamiento de garantías para la operación y funcionamiento de la policía comunitaria de los municipios de Aquila, Coahuayana, Chinicuila y Coalcomán.
5. Presentación con vida de los 6 comuneros desaparecidos y el castigo a los autores intelectuales y materiales del asesinato de 34 comuneros pertenecientes la comunidad de Ostula a lo largo de los últimos ocho años.
6. Alto a la desinformación y la creación de grupos de choque en el pueblo nahua.
7. Respeto al territorio comunal de Santa María Ostula y solución integral al conflicto agrario con pequeños propietarios de La Placita.
8. Que se resuelva favorablemente la solicitud del presidente municipal de Aquila respecto a la instalación de una Base de Operaciones Mixtas en la localidad de Huahua, ubicada al sureste del municipio y que esté articulada en torno a la policía municipal de Aquila.
Atentamente
A 08 de febrero de 2017
Nunca Más un México sin Nosotros

Santa María Ostula, municipio de Aquila, Michoacán

La resistencia del pueblo nahua de Ostula es quien libera a los comunitarios secuestrados
Asamblea General de los Pueblos, Barrios, Colonias y Pedregales de Coyoacán
Desinformémonos
09 febrero, 2017
Ciudad de México/Desinformémonos/ Sumando luchas y organización desde abajo, la Asamblea General de los Pueblos, Barrios, Colonias y Pedregales de Coyoacán hace referencia a la lucha de la comunidad indígena de Santa María Ostula, en Aquila, Michoacán y a la reciente agresión recibida a manos de las fuerzas de la Armada mexicana y su nexos con el crimen organizado en la región Sierra-Costa de Michoacán y se preguntan:
¿Quién liberó a los policías comunitarios de Ostula, Michoacán?
¿El gobierno de Peña Nieto? ¿El gobierno de Silvano Aureoles? ¿la policía federal?, ¿la policía municipal? NO. A pesar de tener millones de pesos de presupuesto, armamento de alto poder y equipos de inteligencia ninguno de ellos fue quien los liberó.
¿Entonces quién fue?
Fueron los pueblos campesinos e indígenas de la costa michoacana: las amas de casa, los niños, los jóvenes, los ancianos… Todos ellos con mucho valor decidieron dominar el miedo y confiar en la organización popular. A pesar de la situación tan complicada y delicada de enfrentar a los Caballeros Templarios, al gobierno federal y estatal; el pueblo se organizó en asambleas y decidieron que la fuerza principal no está en el dinero y las armas, sino en la organización del pueblo.
Hicieron rondines y cateos en zonas dominadas por el narco, bloqueos y revisiones en las carreteras principales, marchas en sus comunidades, carteles en las escuelas; todo ello hasta lograr hacer tal presión que el gobierno tuvo que apoyar la búsqueda. También llamaron a la solidaridad nacional e internacional a la que se respondió de inmediato. En cuestión de horas llegó la noticia a medios oficiales, medios libres y organizaciones de todo tipo. Se emitieron acciones urgentes que denunciaban la complicidad de la Marina con los narcotraficantes.
Con todas estas acciones acorralaron a los captores y al gobierno, así, antes de que el pueblo evidenciara aún más sus complicidades liberaron a los siete policías comunitarios. Cabe señalar que llevamos años de operativos militares y de policías federales para “enfrentar” al narco y nunca logran nada, siempre son dolorosas noticias de desaparecidos y asesinados.
Hoy los pueblos de Ostula nos enseñan que se puede lograr lo que parecía imposible. El único salvador es el pueblo. No son los gobiernos, ni los militares, ni los partidos políticos. Esta es una victoria popular que celebramos con mucha alegría.
¡Vivan los dignos y valientes pueblos de la costa michoacana!


Aunque ya fueron liberados los siete policías comunitarios de la región Costa-Sierra secuestrados, la comunidad de Santa María Ostula mantiene el bloqueo en la carretera federal 200, dado que el resto de sus demandas no se han cumplido.
Entre las que están:
1) que se cancelen las órdenes de aprehensión en contra de los integrantes de su Guardia Comunal y otras Policías Comunitarias de la zona;
2) que se desmilitarice la región Costa-Sierra; y
3) la aprehensión y desarticulación de las células remanentes del Cártel de los Caballeros Templarios, que siguen hostigando a las comunidades.
Sólo el pueblo organizado puede defender el agua, el territorio y la vida.
Asamblea General de los Pueblos, Barrios, Colonias y Pedregales de Coyoacán