miércoles, 30 de noviembre de 2016

DAKOTA DEL NORTE: Sigue la resistencia popular contra la construcción del oleoducto

Represión policial y arrestos en Dakota durante protesta contra oleoducto
BRUTAL REPRESIÓN CONTRA DEFENDOR@S DEL AGUA Y DE LA MADRE TIERRA

Red Latina sin fronteras
23 de noviembre de 2016
EEUU_Dakota del Norte: Represión y más represión...
Unas 26 personas hospitalizadas y más de 300 heridas fue el balance dado a conocer este martes de la represión por parte de la policía de Dakota del Norte (EEUU) con cañones de agua, lacrimógenos, balas de goma y otras armas “no letales” contra manifestantes pacíficos y desarmados que protestaban la noche del pasado domingo en Morton contra el oleoducto Dakota Access, refiere The Guardian.
Según los médicos que atendieron a los afectados, entre los diagnósticos se cuentan fracturas múltiples por el impacto de proyectiles de goma y hemorragias internas. Además, la mayoría de los pacientes sufrió de hipotermia severa como resultado de ser empapados con agua en momentos en que la temperatura en la zona se ubicaba en 5° centígrados.
dakota
Mientras, Sophia Wilansky, una joven de 21 años, podría perder uno de sus brazos producto del impacto de una de las balas “no letales”. “En el mejor de los casos, perderá la sensibilidad en toda la extremidad y entre 10 y 20% de su funcionalidad”, informó Wayne Wilansky, padre de Sophia.
Añadió que en los próximos días le realizarán una cirugía para determinar si se requiere amputar el brazo.
Médicos revelan la violencia contra indígenas en Dakota, EEUU
Los hechos del domingo se registraron en uno de los campamentos sagrados que mantienen los miembros de la tribu sioux (principales afectados por la obra) junto a activistas ambientalistas.
Estos campos están ubicados en las riberas del río Missouri, el cual representa su principal reserva acuífera y podría ser contaminado por las obras del gasoducto, ya que, según el proyecto, lo recorrerá bajo tierra por más de un kilómetro.
Además, los sioux han denunciado que en su paso por Dakota del Norte, la empresa responsable ya afectó sus cementerios sagrados ubicados en sus tierras, llamadas en EEUU, reservas.
Marchas en 200 ciudades contra el oleoducto Dakota Access
Solidaridad con los pueblos hermanos del Norte, en lucha por defender el Agua de Standing Rock

[DOCUMENTAL] INDOMABLES, UNA HISTORIA DE MUJERES LIBRES

Resultado de imagen para [DOCUMENTAL] INDOMABLES, UNA HISTORIA DE MUJERES LIBRES
Indomables, una historia de Mujeres Libres
Indomáveis, uma história de Mulheres Livres (pt/it)
Video publicado el 1 de abril de 2013
Duración: 1:01:54
Resultado de imagen para [DOCUMENTAL] INDOMABLES, UNA HISTORIA DE MUJERES LIBRES 
Sinopsis:
A mediados de mayo de 1936 aparecía el primer número de la revista Mujeres Libres. Un año después, en agosto de 1937, se celebraba en Valencia el primer congreso estatal de la Federación Nacional de Mujeres Libres, una organización feminista de corte anarquista que tenía como objetivo que las mujeres se liberasen por ellas mismas de la cruel servidumbre de la ignorancia.
Olvidadas hasta por sus propios compañeros Mujeres Libres llegó a contar con más de 20,000 afiliadas. La vorágine de la guerra no les permitió desarrollar su programa en "la paz", pero nada ni nadie pudo impedir que germinase la semilla que portaban en sus entrañas.
El objetivo de este trabajo es, a parte de rescatar del olvido a estas mujeres, es denunciar la invisibilización a la que se someten, no solo a Mujeres Libres sino a otras mujeres y grupos de mujeres que por coherencia llevan hasta el final su disidencia y se mantienen al margen de estructuras pre-establecidas.
Resultado de imagen para [DOCUMENTAL] INDOMABLES, UNA HISTORIA DE MUJERES LIBRES

ENTENDER LA REVOLUCIÓN CUBANA, una revolución popular que se mantiene firme, sin claudicar

Imagen relacionada
Benjamín Forcano (teólogo)
 América Latina en movimiento
29/11/2016
Desde que la salud de Fidel es un secreto de Estado, son muchas las opiniones que se limitan a describir las miserias de la revolución cubana y más los deseos de que acabe quien la ha sojuzgado por casi cincuenta años. No encuentro análisis de la historia de la revolución con sus sueños, sus gentes, sus vaivenes internacionales, sus logros y fracasos. Hay quien confunde una revolución con una dictadura y la de Castro sería la de aquellas que no ha dejado a los cubanos sino los ideales mínimos de la supervivencia cotidiana o la fuga desesperada hacia las playas del infierno capitalista,... pues adormecidos, sometidos y guiados por las mentiras oficiales no saben sino dejarse arrear y salir a vitorear a un tirano octogenario que los castra y anula (M. Vargas Llosa, El País, 13-Agosto-2006). Salta la vista que Fidel es un dictador atípico. Díganme si no qué hay de común entre Fidel y Stroessner, Fidel y Pinochet, Fidel y Trujillo, Fidel y Duvalier, Fidel y Somoza, o entre Fidel y las democracias de Salinas, Fujimori, Menem y otras del ·ámbito latinoamericano. Díganme cómo trató a uno y a otros la política del país más poderoso de la tierra.
Las opiniones de hoy son casi todas contra Fidel y atizan la idea interesada de la democratización de Cuba. Nadie narra lo realizado por la revolución, bueno o malo. Es un presupuesto indiscutible que la revolución cubana es toda ella una dictadura cruel, encarnada en Castro. Y contra esa dictadura vale todo, no hay concesiones, sino anatemas contundentes. Yo me alejo de las cantinelas de una y otra parte. No me interesan las sentencias totalitarias al estilo de Vargas Llosa. No hacen justicia a la realidad. El itinerario histórico de la revolución cubana es otro. ¿Qué han investigado ideólogos a lo Vargas Llosa sobre los bloqueos, chantajes, mentiras y sobre las luchas, sufrimientos y heroísmos de la popular revolución cubana? Porque la revolución cubana no es sólo Fidel, ni se ventila con acabar con Él. Hay todo un pueblo detrás y, para acabarla, hay que acabar con todo un pueblo. Me comportaría neciamente si me conformase con oír que el régimen de Fidel Castro es una dictadura o una democracia al estilo occidental.
Fidel Castro ha podido creer indispensable su perpetuación en el poder. Y tiene, seguramente, razones para ello. Porque nadie como él ha conocido la voluntad de acabar con la revolución cubana. Antonio Gades dijo: “A Cuba no se le perdona el que haya hecho una revolución popular y haberse mantenido firme, sin claudicar, frente al país más poderoso de la tierra”. Haga lo que haga, esta revolución recibió sentencia de muerte desde el principio: con Eisenhower, con Kennedy, con Johnson, con Nixon, con Carter, con los Bush, y con todos los demás presidentes norteamericanos, bajo el pretexto de ser aliada del comunismo internacional, de la URSS y de constituir una amenaza para la seguridad nacional, la democracia, los derechos y las libertades humanas.
En contra de todas las resoluciones de la ONU, Estados Unidos mantiene año tras año su bloqueo contra Cuba: más de 72.000 millones de dólares convertidos en acoso y distorsión de un pueblo, de su imagen, de su productividad, de su comercio y progreso. Pero esto viene de lejos: “Si tenemos necesidad de tomar América Central, lo mejor que podemos hacer es obrar como amos, ir a esa tierra como señores” (Brown). “El comercio mundial es y debe ser nuestro” (Alberto J. Beverige). “Cuando en nuestras posesiones se cuestiona la quinta libertad (la libertad de saquear y explotar) los Estados Unidos suelen recurrir a la subversión, al terror, o a la agresión directa para restaurarla” (Noam Chomsky).
Históricamente aparece claro el destino que Estados Unidos reserva a Cuba: “Cuba sólo puede gravitar políticamente hacia la Unión Norteamericana” (Adams). La realidad es que Europa no ha mirado a Cuba con respeto y equidad antes de dictar medidas punitivas contra ella. En tiempo del gobierno de Aznar, “Estados Unidos vio cómo la Unión Europea se plegaba a las condiciones impuestas sobre la ley Helms-Burton” (El País, 13 de noviembre de 1996). El progreso y bienestar de un pueblo se miden a base de índices objetivos.
Pueden verse los de Cuba en relación con otros países de América Latina: analfabetismo: 0,2% contra 11,7%; escolarización en la Enseñanza Primaria: 100% contra 92%; alumnos que alcanza quinto grado: 100% contra un 76%; mortalidad infantil por cada mil nacidos vivos: 6,2% contra un 32%; incidencia anual de SIDA por un millón de habitantes: 15,6% contra 65,25; calidad de educación sobre una evaluación de 1248 países en lenguaje y matemática: 25% contra 60,80%; industria farmacéutica: “Cuba posee una industria farmacéutica de las más avanzadas de América Latina y marcha a la vanguardia en cuanto a la producción de productos farmacéuticos y vacunas que se venden en el mundo” (John Bolton, subsecretario de Estado, poco antes del 11 de septiembre).
En el campo de la investigación, Cuba dispone ya de 500 patentes, depositadas en el exterior, algunas de ellas galardonadas con la Medalla de la Organización Mundial de la Propiedad intelectual. Y esté sacando al mercado más de 50 nuevos productos entre biofármacos, vacunas y diagnósticos. En los 47 años de revolución más de 34,307 médicos y trabajadores de la salud han prestado servicios gratuitos en numerosos países. Actualmente, son más 2,700 los que cumplen su misión en lugares apartados e inhóspitos de América Latina, el Caribe y África. Procedentes de 120 países del Tercer Mundo, 39,800 jóvenes se han graduado en Cuba en 33 especialidades universitarias y técnicas. Y hoy, a pesar del bloqueo, más de 8,000 jóvenes de América Latina, el Caribe y África cursan estudios de Medicina en Cuba la carrera que en EE.UU. cuesta más de 200,000 dólares, sin pagar un centavo. Incluso jóvenes norteamericanos, sin recursos para estudiar Medicina, han recibido cientos de becas en la Escuela Latinoamericana de Ciencias Médicas. Últimamente, en Venezuela y Nicaragua, son decenas de miles los ciudadanos que mediante la “operación milagro” están recuperando en Cuba la vista. ¿A cuánto no se rebajaría la dictadura económica de la Unión Europea y de EE.UU. si, a ejemplo de Cuba, sus democracias practicasen la solidaridad con los países más explotados?
¿Demuestran con su realpolitik ser más demócratas que Cuba? A la revolución cubana se la juzga sólo por la falta de libertad y de pluralismo político. Implantar la libertad es deber y tarea incesante de toda política, pero instalarla a base de entronizar privilegios y monopolios de poderosas minorías, equivale a sacrificar bienes y derechos fundamentales de la población, lo que es una enorme injusticia. Hemos entendido bien aquello de que “la libertad sin justicia es como una flor sobre un cadáver”. Los datos aportados pertenecen a la revolución cubana –y no sé cosa igual de ninguna dictadura- y brotan del espíritu de Fidel, del Che, de Camilo y de otros miles de revolucionarios que sienten la dignidad de ser libres y de colaborar a la emancipación y justicia de los países pobres, en medio de un pertinaz acoso y aislamiento internacional. Cierto que en Cuba no hay libertad, no hay pluralidad de partidos, no hay economía libre, no hay lugar para la iniciativa individual y competencia libre. Pero, de haberla, ¿quiénes se habrían beneficiado? ¿Quién se habría apoderado de su soberanía? ¿Son de verdad libres y justos los países que, con democracia, viven dominados, humillados y usados como títeres del capitalismo?
La revolución de Cuba, con Fidel y a pesar de él, sigue en pie y es emblema para los que todavía sueñan con una sociedad donde la economía no se encuentre sobre la Ética y el Derecho. En Cuba, se necesita una regeneración colectiva, donde las conciencias, sin abdicar del inmenso potencial solidario inculcado por la revolución, reivindiquen el protagonismo de su dignidad, el derecho a obrar como personas libres o, en todo caso, a ser activos y responsables militantes en el Partido como espacio 49 para impulsar los derechos de la persona y los intereses de las mayorías. ¿Sólo en Cuba hay falta de libertades? ¿Cuántos desmanes y cadáveres hemos visto a lo largo y ancho del Tercer Mundo y en países denominados democráticos en América latina? Siempre he pensado que ninguno de los dos dilemas es deseable: ni la libertad sin justicia, ni la justicia sin libertad. No es bueno socializar la justicia a base de hipotecar los sueños de libertad; ni es bueno socializar la libertad a base de hipotecar los sueños de justicia. El neoliberalismo está por la socialización de la libertad, porque sabe que siempre acaba siendo libertad de los más fuertes. Y el socialismo está por la socialización de la justicia, con propensión al secuestro de la libertad.
Pero, en nuestra América Latina la bandera de la libertad esgrimida por los poderosos ha servido casi siempre para aplastar la justicia y acabar con la liberación. Me parece entrever, cuando paseo por las calles de La Habana, el esplendor apagado de una revolución, la tragedia de una población que vibró por un ideal de justicia y hermandad, y que luego los amos extranjeros del capital le obligaron a mermar y desdeñar, no fuera que se hiciera verdad y los pueblos despertaran del sueño unas democracias aparentes, celebradas como gobierno del pueblo. La revolución era demasiado bonita, demasiado solidaria, demasiado temible para mentes obsesivamente individualistas. El culto del individualismo no tolera en Occidente los aires frescos de un proyecto social más igual y comunitario. Ese proyecto, añorado en el fondo por todos, pasa a ser proscrito, porque se ha impuesto feroz la lucha de unos contra otros. No la justicia, el amor y la libertad de todos, sino la libertad de unos pocos a costa de la servidumbre de muchos. Eso es, por más que me lo nieguen, lo que crepita en el rescoldo de la revolución cubana y es lo que, a mí por lo menos, me hace defenderla críticamente en contra de retóricos detractores, que no han vislumbrado nunca las grandes causas, porque nunca han sabido compartir la dignidad y altivez de quienes una y otra vez fueron relegados al cubo de basura de la historia. ¿A qué dictaduras, de las de verdad, no han entrenado, aupado y consolidado las políticas colonizadoras e imperialistas?
¿Y a cuántas de esas dictaduras han dedicado los demócratas sus esfuerzos de crítica, o de lucha y derribo, como los demostrados contra Cuba? La revolución cubana sigue resistiendo. Pero, la resistencia no es norma que debe instalarse como algo habitual en la convivencia de un pueblo. Las utopías necesitan traducirse en hechos, como ya ha ocurrido en parte en Cuba, pero necesitan también unas condiciones socioeconómicas, culturales y políticas normales, lejos de la forzada vigilancia de un Estado acosado y agredido y lejos sobre todo de unos Estados neoliberales que patrocinan la voracidad de las multinacionales y el dominio de los grupos de poder. Cuba necesita que le dejen ensayar un nuevo modelo, desde la experiencia y larga defensa de su soberanía, por su sentido altamente socio-comunitario y por su excelsa solidaridad con los países más pobres. El Estado, bajo cualquiera de sus acepciones, no puede suplantar a la persona ni mutilar sus recónditos anhelos de participación y protagonismo social. Como decía el Che el hombre nuevo debe forjarse a base de troquelar la conciencia con profundos estímulos morales, los cuales le impiden convertirse en marioneta de cualquier poder político.
El poder político no tiene sentido en sí ni para sí, sino que emerge de la comunidad y es a ella a la que sirve teniendo como base y límite de su actuación la dignidad humana y sus derechos. Quien ame a la revolución cubana reconocerá que en la Cuba actual asoma un malestar interno, que delata fuerte insatisfacción entre Régimen-Gobierno y Sociedad. Los revolucionarios deben ser creativos en la búsqueda de salidas a la situación actual. Lo cual no se puede llevar a cabo sin terminar por completo el vergonzoso bloqueo que impide una política serena y razonable. En este sentido, los cubanos no quieren ser liberados a base de liquidar su soberanía, ni pueden depender en su economía, como ahora está ocurriendo, de las remesas exteriores familiares ni de las compras sucesivas a los granjeros norteamericanos. El cubano debe encontrar dentro de su país condiciones positivas y estables para su realización y no sentirse tentado de abandonar su patria. Tal cosa es imposible mientras no se logre la autodeterminación económica de los cubanos y los coloque fuera de la interacción económica mundial. Y no es menos importante asegurar también los derechos humanos dentro de una convivencia plural, políticamente hablando.
Pero, ¿cómo enfrentar este desafío? Se trata -y en esto me limito a detectar ideas y deseos susurrados entre muchos cubanos- de desactivar todos los conflictos, preparando el terreno para una transición pacífica. Y esto supone un diálogo inclusivo, que abra el hogar nacional a todos y, como condición primera indispensable, la salvaguarda del valor de la independencia y soberanía de Cuba y de los cubanos. El paso hacia una transición tranquila -sigo escuchando esos crecientes susurros- debe satisfacer una serie de requisitos, que actuarían como garantía de una real propuesta. Los requisitos son: la gradualidad, la confianza, la moderación, la inclusión positiva y la seguridad colectiva. Gradualidad en cambios escalonados que permitan establecer prioridades y ciertos cambios básicos; confianza que considera el proceso de cambio como necesario y positivo para todos; moderación que apunta a metas posibles, mediante un diálogo que evita la descalificación y toda confrontación estéril; inclusión positiva, que trata de ir a favor de todos; seguridad colectiva, que asienta como intocable la soberanía de Cuba y su no aislamiento en la comunidad internacional. Los cubanos entienden que la revolución debe avanzar hacia una mayor democratización, pero sin que eso suponga entrar en la condición de una democracia asistida. Independencia y democratización son dos pilares inseparables.
Desde una apuesta por el futuro, se pueden diseñar unas bases que garanticen la transición pacífica de Cuba, a base de un gran acuerdo. Acuerdo de todos:
1. Que haga que la transición se haga sin la injerencia de potencia extranjera alguna.
2. Que imposibilite cualquier ajuste de cuentas por agravios pasados y permita resolver y sellar las fracturas políticas y culturales.
3. Que asegure a los actuales inquilinos o usufructuarios la propiedad de sus bienes.
4. Que excluya toda forma de terrorismo, preserve la integridad de la persona y condene todo acto de violencia.
5. Que asegure un consenso para preservar las instituciones de servicio actualmente existentes y ponga en práctica políticas desde el Estado o la Sociedad civil contra las fracturas y exclusiones sociales presentes y futuras.
6. Que reconozca el diálogo como vía para resolver las diferencias y conflictos.
cocialismo cuba

martes, 29 de noviembre de 2016

#ChantiOllinResiste: Acercamiento del gobierno de CDMX con el colectivo Chanti Ollín

Resultado de imagen para Chanti Ollin resiste
ANTECEDENTE:
Sabotaje en la cara de Mancera por desalojo al Chanti Ollín
Publicado el 23 de noviembre de 2016
_mg_0515
Esta mañana (23 de noviembre) el Chanti Ollín denunció el desalojo que vivimos el pasado 22 de noviembre; con una intervención performatica llamada “Ciudad Futuro” que tuvo lugar durante el acto en que se presentó la legislación para una “ciudad nueva” por parte de Mancera y un equipo de funcionarios y académicos que avalan los futuros proyectos de gentrificación en el D.F.
Es importante relatar que en nuestra intervención mostramos una pancarta y enunciamos los distintos despojos de este modelo de ciudad, ante lo que Mancera no pudo evitar nuestra presencia y en un gesto directo nos interpeló, aludiendo a su disposición para escucharnos.
Al finalizar nuestra intervención performática miembros de la secretaria de gobierno de la CDMX, nos solicitaron una entrevista para “escuchar nuestras demandas”, por lo que los invitamos a conocer lo que se hace en el Chanti Ollín, desde la barricada cultural.
Es muy importante aclarar que la secretaria de gobierno, fue quien solicitó una entrevista para “escuchar, conocer, nuestras demandas”, después de haber consumado un desalojo con un operativo policíaco en el que fueron detenidos 26 compañeros y compañeras, de los cuales 5 de ellos aún se encuentran incomunicados y retenidos en la estación migratoria de Iztapalapa; a lo que hemos respondido que se acerquen para conocer las implicaciones del despojo generalizado con los que se relaciona el Chanti Ollín, así como atender la salida de la policía que se encuentra al interior del inmueble que además de resguardar nuestros equipos, materiales y herramientas de trabajo, nos oponemos a la demolición de este recinto que alberga obra de artistas urbanos de México y la ciudad.
Resultado de imagen para chanti ollin desalojo
Compañerxs de la Asamblea del Chanti Ollín reciben a funcionarios del gobierno de la CDMX que piden iniciar un diálogo.
28 de noviembre de 2016
Encuentro para establecer canales y mecanismos de diálogo que ha ofrecido la secretaria de gobierno de la CDMX...
La tarde de ayer se dio un encuentro entre las autoridades del gobierno de la ciudad con la Asamblea del Chanti Ollín. La petición del encuentro la hicieron las autoridades quienes acudieron a la Barricada Cultural que se instaló después del desalojo.
Son varias las cosas que se dejan en claro en el encentro, una de ellas que hay cosas que no son negociables. Acá el video completo de la sesión... nos parece importante señalar que ha sido muy importante para nosotros conservar el carácter público del diálogo, y esa es sin duda una de las razones para circular este video.
Resultado de imagen para chanti ollin desalojo

FIDEL CASTRO: CUANDO VENCER ES MORIR. Fidel murió como vivió, libre, lúcido y despierto

fidel-opinion
Luka Morello
Texto publicado en Marcha.org.ar/
Una mirada popular de la Argentina y el mundo
Desinformémonos
29 noviembre 2016
Nosotros sí celebramos la muerte de quien fue tan libre que derrotó a quienes intentaron imponerle un destino y fracasaron.
Pero celebramos la muerte porque es la muestra más acabada de su vida, de su dignidad y su entrega.
“Pero de tanto morirnos, al menos nos hemos ganado el derecho de decidir cómo queremos morir”, canta y proclama en una de sus conmovedoras canciones Liliana Felipe. “El que es revolucionario puede morir donde quiera” sentenciaba Víctor Jara en su memorable “Juan Sin Tierra”. La muerte en su consumación es símbolo de luto, tristeza y muchas veces derrota. La muerte implica la más abnegada realidad de que la voluntad humana tiene un límite, simboliza un acontecimiento que nunca podrá modificarse. Pero la muerte también es un campo de batalla en un mundo en donde el valor de la vida no es igual para todos. Fidel murió como vivió, libre, lúcido y despierto.  Fidel y su historia hicieron que su muerte sea una más de sus grandes victorias en esa incansable lucha por la vida que supo emprender.
Su muerte no solo significa la tristeza para toda mujer u hombre digno y rebelde que habite esta tierra, sino que también significa la derrota estrepitosa de los planes imperiales para ese pequeño país latinoamericano; la significación irrisoria de unos pocos gusanos que festejan mientras todo un pueblo despide a su líder como lo vivió, en la calle y con la dignidad bien alta; la burla a la CIA y sus 634 obsoletos intentos por asesinarlo; la materialización de la unidad del “tercer mundo” (Asia, África y América Latina) en el homenaje a un líder común; una muerte después de que un presidente yanqui negro reconoce en Cuba  los avances de la Revolución y un mundo entero repudie el bloqueo a la isla.
La muerte es el final, es la materialización más drástica de la desesperanza y la derrota definitiva. La voluntad militante y los anhelos incansables de liberación de los pueblos, han hecho que los muertos en la causa popular se transformen en íconos para la lucha, en mártires que renuevan la mística del cambio social. Pero Fidel le escapó a este engaño esperanzador, Fidel no es un mártir, Fidel no murió en combate, no lo asesinó ningún traidor, no lo volaron por el aire.  Fidel partió con la victoria como lecho hacia la otra vida. Con su muerte se simboliza la victoria de todo un pueblo que soportó aberraciones humanas como bloqueos, terrorismo mediático, atentados terroristas y demás males que el capitalismo sabe engendrar. Una muerte tranquila y natural, con aires burlescos ante el tirano.
Nosotros sí celebramos la muerte de quien fue tan libre que derrotó a quienes intentaron imponerle un destino y fracasaron. Pero celebramos la muerte porque es la muestra más acabada de su vida, de su dignidad y su entrega.
Y también lloramos. Lloramos porque se nos fue un padre que hasta en su último aliento nos demostró que es posible, derrotar al imperio, empoderar al pueblo, hacer patria y socialismo al mismo tiempo.
Para los que nos tocó nacer sin un Vietnam, sin una URSS (cuestionable pero existente), sin un Cordobazo o un Mayo del 73, Fidel fue ese puente con ese pasado heroico.
Cuando en un 26 de mayo del 2003 pudimos escuchar sus palabras en aquella atiborrada escalinata de la Facultad de Derecho, nuestra generación se sintió parte de esa continua historia que había sabido abrigar a nuestros viejos, de esos anhelos de futuro que tanto palo y tortura no había podido enterrar definitivamente.
Fidel no dejó obras completas (aunque con sus reflexiones y discursos seguramente se llenarán varios volúmenes) ni grandes tratados de filosofía política. Fidel nos deja el imponderable ejemplo de la praxis revolucionaria. Encarnada en un líder que ya es un pueblo y muchos pueblos, que parió y apaño con su lucidez miles de fuegos de resistencia en toda América, fuegos que prendieron como el de la Venezuela del Comandante Chávez o la Bolivia aborigen de Evo y muchos otros que pretendieron apagar, pero aún arden en cenizas prestas a renacer.
Estas desordenadas líneas solo intentan decir que este hombre demostró su grandeza hasta en su último aliento, en ese desprendimiento humano que hasta ordenó que sus restos fueran cremados y no puestos en un inerte mausoleo, como quien sabe que la muerte solo fue uno de los últimos actos heroicos que cumplir, ante un historia que,  más que absolverlo lo eligió como constructor y artífice. El padre de nuestros sueños ya partió, ahora nos queda revalidar su grandeza cada día realizando tal sueño.
Fidel: Cuando vencer es morir

Oaxaca: Civiles armados y policías impiden caravana de pueblos indígenas, hay disparos

civiles-y-policias-vs-manifestantes-indigenas-en-oaxaca
Centro de medios libres
Nodo Solidade
28 noviembre, 2016
Barranca Larga, Miahuatlán, Oaxaca, 28 de noviembre de 2016.- Aproximadamente 300 elementos de la Policía Estatal impide el paso de la caravana de pueblos y comunidades indígenas de las regiones Costa, Sierra Sur, Istmo y Valles Centrales agrupados en el Comité de Defensa de los Derechos Indígenas (Codedi), quienes pretenden llegar a la capital del estado para participar de la movilización convocada por el Consejo de Organizaciones Oaxaqueñas Autónomas (COOA), en exigencia de justicia por los asesinatos de Nochixtlán el pasado 19 de junio y para exigir atención a las demandas sociales incumplidas por el gobierno del estado.
Casquillos de M16 usados contra manifestantes en Barranca Larga
La caravana de pueblos y comunidades, conformada por al menos 700 personas, está retenida en el punto donde comienza la autopista rumbo a la capital pasando Miahuatlán. El bloqueo que impide el paso de la caravana comenzó con la presencia de un grupo armado vestidos de civil, quienes aproximadamente a las seis de la mañana atravesaron sobre la carretera un tráiler carguero de madera, al camión le quitaron los controles de arranque y freno para impedir que fuera removido por la caravana, y posteriormente este grupo armado disparó al camión con pistolas de 9 mm.
policias-vs-manifestacion-de-pueblos-en-oaxaca
          Estos hechos ocurren a tres días de que el gobernador electo del estado de Oaxaca, Alejandro Murat, tome posesión, en medio de una crisis social agudizada por los actos de represión del gobierno estatal y federal. “Nos están impidiendo el ejercicio de nuestros derechos a una vida digna y a la protesta”, informó un integrante de la coordinación política de CODEDI.
Foto: @rioaxaca

EL FIDEL QUE CONOCÍ: referente importante para millones de desheredados del planeta

Resultado de imagen para frases de fidel castro sobre el trabajo
Ignacio Ramonet
Director de "Le Monde diplomatique en español",
autor de Fidel Castro: biografía a dos voces.
América Latina en movimiento
26 noviembre 2016
ALAI AMLATINA, 26/11/2016.-  Fidel ha muerto, pero es inmortal. Pocos hombres conocieron la gloria de entrar vivos en la leyenda y en la historia. Fidel es uno de ellos. Perteneció a esa generación de insurgentes míticos –Nelson Mandela, Patrice Lumumba, Amilcar Cabral, Che Guevara, Camilo Torres, Turcios Lima, Ahmed Ben Barka– que, persiguiendo un ideal de justicia, se lanzaron, en los años 1950, a la acción política con la ambición y la esperanza de cambiar un mundo de desigualdades y de discriminaciones, marcado por el comienzo de la guerra fría entre la Unión Soviética y Estados Unidos.
En aquella época, en más de la mitad del planeta, en Vietnam, en Argelia, en Guinea-Bissau, los pueblos oprimidos se sublevaban. La humanidad aún estaba entonces, en gran parte, sometida a la infamia de la colonización. Casi toda África y buena porción de Asia se encontraban todavía dominadas, avasalladas por los viejos imperios occidentales. Mientras las naciones de América Latina, independientes en teoría desde hacía siglo y medio, seguían explotadas por privilegiadas minorías, sometidas a la discriminación social y étnica, y a menudo marcadas por dictaduras cruentas, amparadas por Washington.
Fidel soportó la embestida de nada menos que diez presidentes estadounidenses (Eisenhower, Kennedy, Johnson, Nixon, Ford, Carter, Reagan, Bush padre, Clinton y Bush hijo). Tuvo relaciones con los principales líderes que marcaron el mundo después de la Segunda Guerra mundial (Nehru, Nasser, Tito, Jrushov, Olaf Palme, Ben Bella, Boumedienne, Arafat, Indira Gandhi, Salvador Allende, Brezhnev, Gorbachov, François Mitterrand, Juan Pablo II, el rey Juan Carlos, etc.). Y conoció a algunos de los principales intelectuales y artistas de su tiempo (Jean-Paul Sartre, Simone de Beauvoir, Arthur Miller, Pablo Neruda, Jorge Amado, Rafael Alberti, Guayasamín, Cartier-Bresson, José Saramago, Gabriel García Márquez, Eduardo Galeano, Noam Chomsky, etc.).
Bajo su dirección, su pequeño país (100 000 km2, 11 millones de habitantes) pudo conducir una política de gran potencia a escala mundial, echando hasta un pulso con Estados Unidos cuyos dirigentes no consiguieron derribarlo, ni eliminarlo, ni siquiera modificar el rumbo de la Revolución cubana. Y finalmente, en diciembre de 2014, tuvieron que admitir el fracaso de sus políticas anticubanas, su derrota diplomática e iniciar un proceso de normalización que implicaba el respeto del sistema político cubano.
En octubre de 1962, la Tercera Guerra Mundial estuvo a punto de estallar a causa de la actitud del gobierno de Estados Unidos que protestaba contra la instalación de misiles nucleares soviéticos en Cuba. Cuya función era, sobre todo, impedir otro desembarco militar como el de Playa Girón (bahía de Cochinos) u otro directamente realizado por las fuerzas armadas estadounidenses para derrocar a la revolución cubana.
Desde hace más de 50 años, Washington (a pesar del restablecimiento de relaciones diplomáticas) le impone a Cuba un devastador embargo comercial -reforzado en los años 1990 por las leyes Helms-Burton y Torricelli- que obstaculiza su desarrollo económico normal. Con consecuencias trágicas para sus habitantes. Washington sigue conduciendo además una guerra ideológica y mediática permanente contra La Habana a través de las potentes Radio “Martí” y TV “Martí”, instaladas en La Florida para inundar a Cuba de propaganda como en los peores tiempos de la guerra fría.
Por otra parte, varias organizaciones terroristas –Alpha 66 y Omega 7– hostiles al régimen cubano, tienen su sede en La Florida donde poseen campos de entrenamiento, y desde donde enviaron regularmente, con la complicidad pasiva de las autoridades estadounidenses, comandos armados para cometer atentados. Cuba es uno de los países que más víctimas ha tenido (unos 3 500 muertos) y que más ha sufrido del terrorismo en los últimos 60 años.
Ante tanto y tan permanente ataque, las autoridades cubanas han preconizado, en el ámbito interior, la unión a ultranza. Y han aplicado a su manera el viejo lema de San Ignacio de Loyola: “En una fortaleza asediada, toda disidencia es traición”. Pero nunca hubo, hasta la muerte de Fidel, ningún culto de la personalidad. Ni retrato oficial, ni estatua, ni sello, ni moneda, ni calle, ni edificio, ni monumento con el nombre o la figura de Fidel, ni de ninguno de los líderes vivos de la Revolución.
Cuba, pequeño país apegado a su soberanía, obtuvo bajo la dirección de Fidel Castro, a pesar del hostigamiento exterior permanente, resultados excepcionales en materia de desarrollo humano: abolición del racismo, emancipación de la mujer, erradicación del analfabetismo, reducción drástica de la mortalidad infantil, elevación del nivel cultural general… En cuestión de educación, de salud, de investigación médica y de deporte, Cuba ha obtenido niveles que la sitúan en el grupo de naciones más eficientes.
Su diplomacia sigue siendo una de las más activas del mundo. La Habana, en los años 1960 y 1970, apoyó el combate de las guerrillas en muchos países de América Central (El Salvador, Guatemala, Nicaragua) y del Sur (Colombia, Venezuela, Bolivia, Argentina). Las fuerzas armadas cubanas han participado en campañas militares de gran envergadura, en particular en las guerras de Etiopia y de Angola. Su intervención en este último país se tradujo por la derrota de las divisiones de élite de la Republica de África del Sur, lo cual aceleró de manera indiscutible la caída del régimen racista del apartheid.
Resultado de imagen para frases de fidel castro sobre el trabajo
La Revolución cubana, de la cual Fidel Castro era el inspirador, el teórico y el líder, sigue siendo hoy, gracias a sus éxitos y a pesar de sus carencias, una referencia importante para millones de desheredados del planeta. Aquí o allá, en América Latina y en otras partes del mundo, mujeres y hombres protestan, luchan y a veces mueren para intentar establecer regímenes inspirados por el modelo cubano.
La caída del Muro de Berlín en 1989, la desaparición de la Unión Soviética en 1991 y el fracaso histórico del socialismo de Estado no modificaron el sueño de Fidel Castro de instaurar en Cuba una sociedad de nuevo tipo, más justa, más sana, mejor educada, sin privatizaciones ni discriminaciones de ningún tipo, y con una cultura global total.
Hasta la víspera de su fallecimiento a los 90 años, seguía movilizado en defensa de la ecología y del medio ambiente, y contra la globalización neoliberal, seguía en la trinchera, en primera línea, conduciendo la batalla por las ideas en las que creía y a las cuales nada ni nadie le hizo renunciar.
En el panteón mundial consagrado a aquellos que con más empeño lucharon por la justicia social y que más solidaridad derrocharon en favor de los oprimidos de la Tierra, Fidel Castro -le guste o no a sus detractores- tiene un lugar reservado.
Lo conocí en 1975 y conversé con él en múltiples ocasiones, pero, durante mucho tiempo, en circunstancias siempre muy profesionales y muy precisas, con ocasión de reportajes en la isla o la participación en algún congreso o algún evento. Cuando decidimos hacer el libro “Fidel Castro. Biografía a dos voces” (o “Cien horas con Fidel”), me invitó a acompañarlo durante días en diversos recorridos. Tanto por Cuba (Santiago, Holguín, La Habana) como por el extranjero (Ecuador). En coche, en avión, caminando, almorzando o cenando, conversamos largo. Sin grabadora. De todos los temas posibles, de las noticias del día, de sus experiencias pasadas y de sus preocupaciones presentes. Que yo reconstruía luego, de memoria, en mis cuadernos. Luego, durante tres años, nos vimos muy frecuentemente, al menos varios días, una vez por trimestre.
Descubrí así un Fidel íntimo. Casi tímido. Muy educado. Escuchando con atención a cada interlocutor. Siempre atento a los demás, y en particular a sus colaboradores. Nunca le oí una palabra más alta que la otra. Nunca una orden. Con modales y gestos de una cortesía de antaño. Todo un caballero. Con un alto sentido del pundonor. Que vive, por lo que pude apreciar, de manera espartana. Mobiliario austero, comida sana y frugal. Modo de vida de monje-soldado.
Su jornada de trabajo se solía terminar a las seis o las siete de la madrugada, cuando despuntaba el día. Más de una vez interrumpió nuestra conversación a las dos o las tres de la madrugada porque aún debía participar en unas “reuniones importantes”. Dormía sólo cuatro horas, más, de vez en cuando, una o dos horas en cualquier momento del día.
Pero era también un gran madrugador. E incansable. Viajes, desplazamientos, reuniones se encadenaban sin tregua. A un ritmo insólito. Sus asistentes –todos jóvenes y brillantes de unos 30 años– estaban, al final del día, exhaustos. Se dormían de pie. Agotados. Incapaces de seguir el ritmo de ese infatigable gigante.
Fidel reclamaba notas, informes, cables, noticias, estadísticas, resúmenes de emisiones de televisión o de radio, llamadas telefónicas... No paraba de pensar, de cavilar. Siempre alerta, siempre en acción, siempre a la cabeza de un pequeño Estado mayor –el que constituían sus asistentes y ayudantes– librando una batalla nueva. Siempre con ideas. Pensando lo impensable. Imaginando lo inimaginable. Con un atrevimiento mental espectacular.
Una vez definido un proyecto. Ningún obstáculo lo detenía. Su realización iba de sí. “La intendencia seguirá” decía Napoleón. Fidel igual. Su entusiasmo arrastraba la adhesión. Levantaba las voluntades. Como un fenómeno casi de magia, se veían las ideas materializarse, hacerse hechos palpables, cosas, acontecimientos.
Su capacidad retórica, tantas veces descrita, era prodigiosa. Fenomenal. No hablo de sus discursos públicos, bien conocidos. Sino de una simple conversación de sobremesa. Fidel era un torrente de palabras. Una avalancha. Que acompañaba la prodigiosa gestualidad de sus finas manos.
Le gustaba la precisión, la exactitud, la puntualidad. Con él, nada de aproximaciones. Una memoria portentosa, de una precisión insólita. Apabullante. Tan rica que hasta parecía a veces impedirle pensar de manera sintética. Su pensamiento era arborescente. Todo se encadenaba. Todo tenía que ver con todo. Digresiones constantes. Paréntesis permanentes. El desarrollo de un tema le conducía, por asociación, por recuerdo de tal detalle, de tal situación o de tal personaje, a evocar un tema paralelo, y otro, y otro, y otro. Alejándose así del tema central. A tal punto que el interlocutor temía, un instante, que hubiese perdido el hilo. Pero desandaba luego lo andado, y volvía a retomar, con sorprendente soltura, la idea principal.
En ningún momento, a lo largo de más de cien horas de conversaciones, Fidel puso un límite cualquiera a las cuestiones a abordar. Como intelectual que era, y de un calibre considerable, no le temía al debate. Al contrario, lo requería, lo estimulaba. Siempre dispuesto a litigar con quien sea. Con mucho respeto hacia el otro. Con mucho cuidado. Y era un discutidor y un polemista temible. Con argumentos a espuertas. A quien solo repugnaban la mala fe y el odio.
Resultado de imagen para frases de fidel castro sobre el trabajo

LA GENTRIFICACIÓN DE LA CIUDAD Y LA RESISTENCIA POLÍTICO-CULTURAL DEL CHANTI OLLIN

Autoridades de CDMX anuncian mesa de diálogo con "Chanti Ollin"
CONTRA EL PODER DEL DINERO, LA POTENCIA DE LOS POBRES
Javier Hernández Alpízar
Babel
Zapateando
28 de noviembre de 2016
El neoliberalismo no es más que capitalismo desembozado, químicamente puro. La consecuencia del capitalismo colonizando las ciudades, como ha colonizado antes todo, el mundo de la vida, el valor de uso, la civilización material, la economía y los mercados, las mentes y los corazones… la consecuencia es la ciudad mercancía, la competencia entre ciudades de “clase mundial”.
Lo que han dado en llamar “gentrificación”, sea aburguesamiento o pretendido embellecimiento, hermoseamiento de la ciudad, es en verdad desplazamiento forzado de ciudadanos, de población urbana, es casi una suerte de “limpieza étnica”, roza el límite de los fascismos.
En la ciudad de México, los planes priistas de encarecerla y de desplazar población, “descentralizarla”, para devolver el centro histórico y los centros urbanos a los capitales, al poder del dinero, se han verificado bajo los gobiernos progresistas que desde el triunfo electoral de Cárdenas llevaron al PRD al poder.
Con López Obrador, máxima nostalgia del keynesianismo de la izquierda en el poder, la ciudad quedó en manos de empresarios salinistas, especialmente de Carlos Slim, el de Telmex, Sanborns, Grupo Carso, Minera Frisco, Fundación Slim (enclavada en la UNAM) y más… uno de los empresarios más ricos del mundo mencionado muchas veces como prestanombres del innombrable, Salinas de Gortari.
Junto con Slim y con su procurador y entonces delfín Marcelo Ebrard, López Obrador contrató a Rudolph Giulianni para que les diseñara un programa o un plan de seguridad de Cero Tolerancia, como los que estila el ex alcalde de Nueva York y ahora asesor y apoyo del presidente recién electo de los Estados Unidos, Donald Trump, es decir la ultraderecha asesorando al eterno candidato de la izquierda mexicana a la presidencia.
Eso es síntoma del poder del dinero sobre gobiernos de izquierdas o derechas, las ciudades han sido declaradas su coto de poder y no ceden un ápice. Ebrard firmó una Carta Ciudadana por el Derecho a la Ciudad, pero en los hechos, como ocurre bajo todos los gobiernos izquierdistas de la Ciudad de México, el proyecto sigue siendo la ciudad mercancía, la Cero Tolerancia y la gentrificación.
Cuando AMLO hizo una consulta para tratar de legitimar los segundos pisos, tenía la alternativa de proponer construcción de más kilómetros de líneas del metro o de alguna forma de transporte público, pero solamente preguntó si querían o no segundos pisos, sin alternativas, es decir: “quieres esta obra pública o nada”, obviamente ganó el . Hoy los segundos pisos son la promoción de lo privado, del automóvil, del capital automotriz y petrolero transnacional. Algunas líneas del metro están bajo régimen de abandono programado para luego de tronarlas, meter más metrobús y quitar otras líneas de transporte más baratas.
Resultado de imagen para gentrificación de la CDMX Y RESISTENCIA POLÍTICO CULTURAL DEL CHANTI OLLIN
Esa ha sido la ciudad de la esperanza, de los lugares donde gobierna la derecha ya qué podemos esperar, si la izquierda gobierna para los grandes capitales
Los proyectos de autogestión popular como Chanti Ollin están bajo la amenaza y la agresión de gobiernos gentrificadores que favorecen la especulación inmobiliaria. El año pasado los desalojaron violentamente policías y golpeadores de una fracción lumpenizada de la Asamblea de Barrios de origen popular y perredista y hoy convertida (al menos esta facción) en un ariete de Mancera.
Ahora los habitantes del centro cultural Chanti Ollin están de nuevo en la calle, desalojados por un operativo policiaco “de lujo” y el delegado que los desalojó es de Ricardo Monreal, de Morena, en complicidad con inmobiliarias y con el gobierno represor de Mancera, amigo, así lo decían las camisetas de las fotos de beisbol, de AMLO. (El diario La Razón, uno de los más a la derecha, defiende a la Sedena, a Peña y a Mancera).
Colonos de Xochimilco cuentan que al entrevistarse con el delegado Avelino Méndez Rangel, éste les dice que no tienen derecho a vivir donde viven, ni a una piedra de grava, el delegado es de Morena.
Parece que una vez en el gobierno, las izquierdas institucionales, antes PRD hoy Morena, dejan de ser proyectos nacional-populares, como loS define Mássimo Modonesi, y se vuelven fieles administradoras del neoliberalismo, de la colonización de la ciudad por el capital, sobre todo si es de Slim, el empresario más austero que ha conocido AMLO.
Por criticar a esa izquierda, que no es así DE hoy, sino que es lo que es desde hace décadas, o mejor dicho, sexenios, nos han dicho que le “hacemos el juego a la derecha” (precisamente a la cual han favorecido sus gobiernos ¿o son de izquierda Slim, Giulianni y las inmobiliarias).
Ahora que el Congreso Nacional Indígena consulta a sus bases sobre la posibilidad de participar en la elección de 2018 con una candidata indígena que sea vocera de un Concejo Indígena Nacional apoyado por el EZLN, Armando Bartra nos invita a votar juntos: ¿votar junto con la Morena de Monreal que desalojó violentamente a nuestros compas de Chanti Ollin, con la del líder de Morena que opera despojo territorial en el ejido Bachajón, Chiapas?
El argumento es que la derecha lo hace peor, así que votas por el brazo izquierdo (nacional-popular) del poder del dinero o te gobierna el brazo derecho (Acción Nacional o el PRI) del poder del dinero.
Ante ellos, proyectos como Chanti Ollin, como el CNI, como la Sexta, como el EZLN y otras izquierdas buscamos construir otra política: no queremos cambiar de amo sino liberarnos. Aparentemente los Flores Magón no triunfaron, pero sembraron una semilla, gracias a ellos otra lucha abajo y a la izquierda es hoy posible en México… y en el mundo.
El Chanti se queda. Como dijo uno de esos compas: contra el poder del dinero, la potencia de los pobres
Desalojan predio “cultural” tras 12 años de ocupación

CONFERENCIA: «LA SEXTA Y LA PROPUESTA DEL CNI Y EL EZLN»

Resultado de imagen para La Sexta y la propuesta del CNI y el EZLN
Transmitido en vivo el 23 de noviembre de 2016
Conferencia: «La Sexta y la propuesta del CNI y del EZLN»
Ponente: Sergio Rodríguez Lascano
Miércoles 23 de noviembre a las 18:30 horas
en el local de UNIOS.
Resultado de imagen para La Sexta y la propuesta del CNI y el EZLN

¡35 AÑOS ENCARCELADO! ¡LIBERTAD Y SALUD PARA MUMIA ABU-JAMAL!

Amigos de Mumia
29 noviembre 2016
¡Hola! ¡Saludos a todxs! ¿Listxs para el acto en apoyo a Mumia Abu-Jamal el viernes, 9 de diciembre? ¡Mil gracias a todxs que se van sumando al esfuerzo! Ahora que tenemos la KKK en la Casa Blanca, su presencia es más importante que nunca.
O ¿acaso creen que el régimen de un presidente que abiertamente promueve la supremacía blanca no afectará a lxs presxs políticos como Mumia? ¿O que, por encima del monstruoso sistema carcelario de tortura y muerte construido por los Clinton y los otros racistas neoliberales durante décadas, una celda no será el futuro planeado para miles de personas pobres odiadas por el racista, misógino, anti-inmigrante y anti-musulman Trump? ¿O que todos estos males no se van a reproducir en las prisiones de México y muchos otros países?
También tenemos la situación de que en septiembre pasado un juez federal se negó a darle tratamiento médico a Mumia por la Hepatitis C que padece, lo que significa que está bajo amenaza de la pena de muerte por la vía médica. Esto se complica porque en las prisiones de Pensilvania, ahora les da agua sucia y apestosa para tomar y bañarse. Estas condiciones también afectan a miles de presos y presas y a la sociedad en general. Por esto la demanda por la salud de Mumia es una demanda para la salud de todxs.
Lxs esperamos afuera de la embajada el viernes, 9 de diciembre, a las 4 pm. Con mensajes solidarios, música, poesía, danza, performance, pintura y talleres, diremos:
¡Libertad y salud para Mumia Abu-Jamal!
¡Presxs políticxs libertad!
¡Que caigan los muros de las prisiones!