martes, 20 de diciembre de 2016

México, país más mortífero para periodistas en América Latina; tercero a nivel mundial: RSF

Balance Anual 2016 de Reporteros Sin Fronteras, dedicado a los periodistas asesinados en el mundo.
Aristegui Noticias
(Foto: Diego Simón Sánchez/Cuartoscuro)
diciembre, 2016
"Existen países 'en paz' que pueden ser verdaderos infiernos para los periodistas", afirma la organización; en 2016, fueron asesinados 74 comunicadores en el mundo, incluidos 9 periodistas ciudadanos.
México es el país más mortífero para periodistas en América Latina y el tercero a nivel mundial, informó Reporteros Sin Fronteras (RSF), en su balance anual 2016.
Con 9 periodistas profesionales asesinados, México se encuentra sólo después de Siria e Irak, con 19 y 10 muertes respectivamente, en el conteo mundial de homicidios contra el gremio periodístico.
La organización detalló que en lo que va del año, han sido asesinados 74 comunicadores en el mundo, de los cuales 57 eran periodistas profesionales, 9 periodistas ciudadanos y 8 colaboradores en medios.
En el balance se registró un descenso de 15% en los homicidios de periodistas profesionales, contra los 67 asesinatos ocurridos en 2015.
Del total de muertes, se informó que 53 periodistas fueron asesinados deliberadamente o tomados como objetivos y 21, en el ejercicio de su profesión.
México: elementos de la policía son los principales agresores de periodistas
México es uno de esos países que, estando teóricamente “en paz”, figura entre los más mortíferos para los periodistas, destacó RSF en el balance 2016.
De acuerdo con la organización, los cárteles, especialmente Los Zetas, hacen reinar el terror en los estados del noreste y del Golfo de México y “para impedir que interfieran en sus asuntos, siguen multiplicando los secuestros y los actos de barbarie
Las autoridades policiales y judiciales, en extremo corruptas, cierran los ojos mientras los cárteles atacan a los periodistas. Aquellos elementos de la policía son los principales agresores de periodistas en México”, detalló el reporte anual.
Entre los periodistas asesinados este año, RSF recordó el caso de Pedro Tamayo Rosas, de 43 años de edad, quien fue asesinado en la puerta de su casa frente a su mujer y sus dos hijos, el 20 de julio, en Veracruz. Y esto, pese a que estaba bajo la protección del Estado porque había recibido amenazas de muerte.
La organización calificó el crimen contra Tamayo como un “triste ejemplo de impunidad” y señaló que según la familia de la víctima, los dos asesinos escaparon tranquilamente mientras que la policía, que se encontraba a diez metros de la escena del crimen, no hizo nada para detenerlos.
Otro de los casos mencionados por RSF en su balance fue el de Anabel Flores Salazar, reportera, de 32 años de edad, quien trabajaba para el diario El Sol de Orizaba, para el cual escribía sobre el crimen organizado.
Fue secuestrada el 8 de febrero y la encontraron asesinada al día siguiente a orillas de una carretera de Puebla, en el estado vecino de Veracruz, donde trabajaba. El cuerpo de la periodista fue hallado semidesnudo, con los pies y las manos atados, y tenía la cabeza cubierta con una bolsa de plástico.
Flores Salazar fue una de las 5 mujeres periodistas asesinadas en el mundo este año.

Reporteros sin fronteras promueve y defiende la libertad de informar en todo el mundo. La organización con sede en París cuenta con oficinas en el extranjero (Berlín, Londres, Bruselas, Ginebra, Helsinki, Madrid, Río de Janeiro, Estocolmo, Túnez, Viena, Washington...) y con corresponsales en 130 países. Posee un estatus consultivo ante la Organización de las Naciones Unidas, la Unesco, el Consejo de Europa y la Organización Internacional de la Francofonía (OIF).