jueves, 8 de diciembre de 2016

FERIAS DEL LIBRO EN OAXACA Y GUADALAJARA: sin lugar para los de abajo

Resultado de imagen para pueblo culto, pueblo libre
A PROPÓSITO DE LA FERIA: ¿VIVE LA LECTURA?
Por Eugenia Torres.
En vez de poner ante los ojos de los niños los elementos vivos de la tierra que pisan, los frutos que cría y las riquezas que guarda, los modos de fomentar aquéllos y extraer éstas, la manera de librar su cuerpo en salud de los agentes e influencias que lo atacan, y la hermosura y superior conjunto de las formas universales de la vida, prendiendo así en el espíritu de los niños, la poesía y la esperanza indispensables para llevar con virtud la faena humana,-los atiborran en estas escuelas de límites, de Estados e hileras de números, de datos de ortografía y definiciones de palabras.
Y así, con una instrucción meramente verbal y representativa, ¿Podrá afrontarse la existencia, la existencia en este pueblo activo y egoísta, que es toda de actos y de hechos?
José Martí
Resultado de imagen para pueblo culto, pueblo libre. José Martí
Bajo el lema de ¡VIVE LA LECTURA! la FILO es uno de los encuentros literarios más importantes de Oaxaca, México. Eso ocurre en octubre, luego, en noviembre, comienza la Feria Internacional del Libro en Guadalajara. Dos ferias importantes, de alto vuelo, con invitados especiales, claro, son los invitados que pertenecen a un extracto social. Pero detengámonos en la primera, la feria de Oaxaca.
“Ya es tiempo de enfrentar nuestros conflictos que parecen no tener fin, la memoria es una herramienta para ello”, sugiere Guillermo Quijas Corzo presidente de la Feria Internacional del Libro haciendo uso pleno de la memoria, concepto rector de la edición 36 de la FILO.
Quijas Corzo trae a cuenta el contexto en que se realizará. A dos años de Ayotzinapa y a tres meses de los hechos violentos en Nochixtlán, la firma de la paz en Colombia, a unos días del aniversario del escritor chileno Pablo Neruda.
La Feria Internacional del Libro coincide en esta edición con un momento de tensión social y crisis económica en el estado, apunta Vania Reséndiz presidenta de la Fundación Ventura, organizadora de esta actividad anual en torno a los libros.
El anuncio oficial se da en la Biblioteca Profesor Ventura López Sánchez, ubicada en San Martín Mexicapan, comunidad aledaña a la capital en donde uno de los invitados, Ricardo Núñez Muñoz,  embajador de Chile en México observa: “esta comunidad es la expresión de la desigualdad social, la expresión de lo que ocurre en México, en mi país y en América Latina en general”.
Una colonia con una incipiente actividad cultural, donde casi el 47.22% de sus habitantes carecen de servicios básicos y culturales y en la que Fondo Ventura se ha propuesto participar.
Pero, si algo están dejando en claro es que ya el problema no lo pueden esconder, y que, como responsables de semejante evento cultural, están obligados a no callar más. América Latina sufre un desgarro y las consecuencias del neoliberalismo son cada día más visibles. Han de recorrer el país en su totalidad, y comprobar la tasa de analfabetismo. La educación no solo es aprender, la enseñanza básica, sino poder comprender su propio dialecto, su propia cultura. Poder comunicarse con su hábitat, acceder a lecturas, y en todo caso elegir.
La situación no solo es dramática, sino que “los intelectuales” se dieron cuenta que, como mexicanos, tienen que comenzar a enfrentar sus conflictos que parecen no tener fin.
En el mismo perímetro donde se realiza la feria de Oaxaca, hay unos cuantos plantones que demuestran esta disconformidad social, a metros, no más, de una fiesta de la lectura, uno tranquilamente puede hablar con los docentes de la CNTE en conflicto, que cuentan cómo matan a sus compañeros en plena resistencia, en plena lucha por sus derechos, día tras día, para que sus hijos, y los hijos de toda la comunidad sean alfabetizados, educados y amados. Porque educar es amar. Siempre. Y digo, educar no es aleccionar.
Me detengo solo en estos conflictos, ya que son muchos, pero la coyuntura me hace pensar y reflexionar sobre la relación que tienen la cultura, con la problemática del territorio.
Ninguna lógica, me lleva a entender o comprender semejante contradicción. Entenderla, es afirmarla.
Paulo Freire diría: “los hombres se liberan en comunión”, solos no se puede porque el opresor es gigante y el oprimido es muy pequeño, ante un sistema que devora.
El individuo que reflexiona se va formando a sí mismo en su interior y crea su conciencia de lucha por transformar la realidad y liberarse de la opresión en que lo ha insertado la pedagogía que tradicionalmente hemos considerado, de la misma manera, cuando se adquiere una forma nueva de pensar, de disuadir, de luchar contra la corriente, contra los poderes del status quo. Sera por estas razones, y otras tantas que el sistema neoliberal trabaja y seguirá trabajando para que los que tengan acceso sean una elite. Así, el opresor lucha por aparentar ante la sociedad ser víctima.
Luego de la Feria de Oaxaca, se realizó, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara: “es la reunión editorial más importante de Iberoamérica y un extraordinario festival cultural. Fundada hace 30 años por la Universidad de Guadalajara, es una feria para profesionales donde el público es bienvenido, lo que la distingue del resto de las principales ferias que se realizan en el mundo. Sin descuidar su vocación como un encuentro de negocios, la FIL fue concebida como un festival cultural en el que la literatura es la columna vertebral, con un programa en el que participan autores de todos los continentes y diferentes lenguas, así como un espacio para la discusión académica de los grandes temas que cruzan nuestra actualidad”. Esa fue la presentación de la FIL y pensé: cuánta gente queda excluida, de esa columna vertebral.
La muerte de Fidel Castro, había atravesado las jornadas, pero nadie hablaba del tema. Todos estaban realmente preocupados por la venta y la cantidad de personas alienadas que entraban y que salían, dibujaban, aquello que desvelaba a Fidel y a los revolucionarios, la ignorancia y la ceguera social.
Atravesados por lo mundano, los participantes caminan bien vestidos, altivos, felices, creyéndose una realidad vacua, que se escurre por todos los vértices de la vida.
Pero, me desespera el sufrimiento de los pueblos, mientras unos prefieren andar con vendas en los ojos, otros preferimos que nos duela, como le duele a quien lo sufre en carne propia. Reflexiono, cómo una sociedad se construye a través de un cúmulo de falsedades. Multitudes fueron llegando a un evento cultural que solo es para una elite, lo puedo decir, porque los libros son de costos altísimos, y no cualquiera que pague una entrada puede acceder a salir de la feria con un libro. Y ni hablar de quiénes pueden llegar a la misma, ya que, para llegar, en muchos casos puede resultar un gasto imposible de realizar.
Lo más obsceno, es el dinero gastado en todo lo que implica la realización de la misma. Fiestas, hotelería, pasajes aéreos, uber, seguridad, taxis, etc.
La sociedad del espectáculo está en pleno crecimiento, ya no es la banalización de la cultura, son crímenes, porque por cada millón que el estado gasta para una élite, son millones de personas que empobrecen y mueren.
Estos eventos significan barrer la mugre bajo la cama.
Los oprimidos, que son más que los opresores, no tienen voz en estas ferias. Y los que la tienen, detrás de frases construidas e hipócritas, pueden fingir, preocupación y desvelo, por las injusticias sociales.
En México, hace 22 años los derechos de los indígenas y los campesinos fueron defendidos mediante el fuego y la palabra por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), quienes valientemente se enfrentaron a un Estado mexicano represivo y dictador que ignoraba las necesidades de las minorías étnicas. Realidad que en la actualidad no ha cambiado del todo, pero marcaron un antes y un después. Con el corazón, y poniendo el cuerpo, hicieron visible al mundo un problema vigente y dramático. No tenían voz en ferias, ni en diarios, ni radios, pero no lo necesitaron, ellos tenían ideas y convicciones claras. Ellos comunicaron lo que muy pocos pudieron. Porque la lucha no solo se construye en el pensamiento, sino en los actos.
Resultado de imagen para pueblo culto, pueblo libre