domingo, 25 de diciembre de 2016

EL NÚMERO DE MIGRANTES ASCENDIÓ A 280 MILLONES EN EL MUNDO: UNAM

“Si reuniéramos a todos los migrantes en un sólo país, sería el quinto más poblado del planeta”
Redacción Desinformémonos
24 diciembre 2016
Ciudad de México / Desinformémonos. De los 175 millones de personas que en el año 2000 vivían fuera de su país de origen, el número incrementó hasta 280 millones, cifra que incluye a 60 millones de refugiados solicitantes de asilo o desplazados internos por conflictos locales, señaló la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
Por lo menos 4% de la población mundial se encuentra en esa condición, de la cual la mitad son mujeres, debido al deterioro de las condiciones socioeconómicas, conflictos armados, degradación del medio ambiente o al incremento de la trata de personas, entre otros aspectos, señaló Martín Íñiguez Ramos, académico de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM.
Íñifuez Ramos indicó que “si reuniéramos a todos los migrantes en un sólo país, sería el quinto más poblado del planeta”.
Señaló que hoy, frente a las crisis económicas, las naciones más desarrolladas empiezan a cerrarse a los flujos migratorios y regresan a políticas nativistas y locales. Esa situación empuja a que quienes buscan mejorar su nivel de vida migren por lugares de mayor peligro.
Ejemplificó con quienes atraviesan por territorio mexicano para llegar a Estados Unidos, en particular los centroamericanos, que optan por vías de gran riesgo. Luego de cruzar la frontera continúan por zonas peligrosas como Arizona, lo cual no sólo implica viajar por el desierto, sino también enfrentar a grupos extremistas y xenofóbicos estadounidenses como los minuteman, así como a las propias autoridades migratorias, apuntó.
Incluyó en los datos a los migrantes y refugiados que murieron en el Mediterráneo, cuando sus embarcaciones no lograron alcanzar las costas europeas desde sus países de origen.
Frente a la situación migratoria en el mundo, calificó la situación como una “tragedia global”, y agregó que el siglo XXI “será la centuria de las migraciones e irremediablemente diversos países tendrán que redistribuir a esa población”.
Sin embargo, añadió que los migrantes también tienen un efecto positivo en las economías a las que se integran, mas no para ellos “porque no les pagan seguridad social ni tienen acceso al bienestar que brinda el Estado a los trabajadores y, por lo tanto, pueden ser explotados y generar mayores recursos para los empleadores y las propias economías desarrolladas”.
Por otro lado, ante la victoria de Donald Trump como presidente de Estados Unidos y el temor por los ataques racistas en ese país, aclaró que no todos los habitantes de Estados Unidos son racistas y que “tampoco es cierto que los mexicanos sean los peor tratados por los estadounidenses, ése es un mito”.
Por el contrario, opinó que si existe una sociedad con tintes racistas y xenofóbicos, es la mexicana, en todos los niveles sociales. “Es un inconsciente colectivo que no hemos sabido manejar, por eso nuestra indolencia hacia las comunidades que optan atravesar por nuestro territorio”, expuso.
“Si queremos exigir al norte, tenemos que respetar a la gente que cruza por nuestro país para llegar a la Unión Americana”, expresó.
El universitario concluyó con el cuestionamiento:
“¿Con qué cara pedimos a Estados Unidos una reforma migratoria, cuando aquí tratamos con la punta del pie a los migrantes, en particular a las comunidades centroamericanas?”

No hay comentarios: