viernes, 25 de noviembre de 2016

7 JÓVENES VASCOS DE ALTSASU, ACUSADOS DE “TERRORISMO” POR EL ESTADO ESPAÑOL

 Estimados (as) amigos (as):
En mi último viaje a Donostia (San Sebastián) en enero de este año, conocí a mi colega-profesora Mila (Milagros), jubilada ya, persona con gran calidad humana dedicada al arte y a difundir, con un grupo de amigos, las canciones del pueblo vasco en recintos y calles del casco antiguo de Donostia. Les comparto un mensaje que ella envió sobre una situación injusta en contra de un grupo de jóvenes vascos de la localidad navarra de Altsasu, privados de su libertad, con cargos absurdos, a los cuales se les pretende imponer penas de 10 a 15 años de cárcel. Entre estos jóvenes está su nieto de nombre Jon Ander Cob.
Lean el escrito que escribe Mila y una amiga de su hija (ésta Mamá de Jon). Mila y la familia están deshechos. Así mismo en archivo adjunto, incluyo dos notas que aparecen en el periódico digital Público sobre esta situación.
¡Abrazo libertario!
De: Milagros Salgado milagros.salgado@yahoo.es
Enviado: martes, 22 de noviembre de 2016
Para: ARANTZA LASA
Hola amigos,
Ayer noche recibí una noticia que me dejó helada. Una amiga del pueblo de Altsasu me explicó que el lunes se llevaron a su hijo a Madrid y lo encarcelaron por los hechos que pasaron durante las fiestas de Altsasu, el mes pasado. En un bar del pueblo hubo una pelea donde se vieron implicados dos guardias civiles y sus familias, a resultas de la cual los dos agentes sufrieron una lesión de tobillo y algunas contusiones.
Ahora, al cabo de un mes, se aplica a 6 de estos jóvenes (entre ellos el hijo de mi amiga) una posible condena de 15 años de prisión por terrorismo. Conozco esta familia desde hace muchos años y sé a ciencia cierta que la relación con el terrorismo que les quieren imputar es una manipulación más de este país que se hace llamar demócrata. Conozco también el pueblo de Altsasu, porque yo también viví ahí, sé que no aman a la Guardia Civil, como tampoco la quieren muchos otros pueblos de España. Básicamente por la exhibición de poder que hacen las fuerzas armadas, día a día, a través de controles indiscriminados y vejaciones a la población, pero aprovechar este evento para acabar con la reivindicación pacífica y legal que desde hace años hacen los habitantes de muchos pueblos de Euskal Herria pidiendo la retirada de la Guardia Civil es desmesurado y supera la ficción. Yo no entiendo, de política, pero todos sabemos que este es un debate que el Gobierno no quiere afrontar, donde se juegan intereses económicos y a saber cuántos pactos y despropósitos más... Quizás algunos de vosotros pensaréis que alguien u otro tiene que pagar las consecuencias de la pelea, yo no estoy ni disculpando, ni juzgando un acto de violencia, sino la manera en que se está tratando; porque se está privando a estas familias de su derecho fundamental de defenderse ante acusaciones como un intento de fuga, ¡MENTIRA!, una colaboración con ETA, ¡MENTIRA! Y también se les priva de defenderse de posibles equivocaciones de reconocimiento de acusados. Este no es un caso que tenga que juzgar la Audiencia Nacional, sino que deben hacerlo los tribunales normales. No me puedo quedar impasible y llorando por lo que está sufriendo esta familia, que en estos momentos está en Madrid, visitando a su hijo en la cárcel, impotente e incrédula. Por eso os pido que reflexionéis y que os impliquéis compartiendo esta publicación y si alguno de vosotros tiene alguna influencia en el ámbito mediático, institucional, o en otras organizaciones, sería importante que lo hiciera llegar a cuanta más gente, mejor.
Los tenemos que ayudar, no merecen esta condena por una pelea de bar que hubiera podido pasar en cualquier pueblo de España.
Os enlazo todas las noticias que me han enviado desde Altsasu, y os adjunto la carta que han escrito los padres de estos chicos.
Gracias a todos por adelantado.
Hay que concentrarse en lo más importante ahora: sacar a los 7 de Altsasu de la cárcel
Altsasu: terroristes sense terrorismo
Alsasua: ¿terrorismo o sobreactuación judicial?
Multitudinaria comparecencia en Alsasua en apoyo de los detenidos
 Carta de padres y madres de los jóvenes detenidos en Alsasua
Como padres y madres de los afectados/as a consecuencia del altercado en torno a un bar la madrugada del 15 de octubre en Alsasua queremos expresar lo siguiente:
1. Lamentamos profundamente lo ocurrido. Pero lo ocurrido se enmarca en una pelea de bar, a altas horas de la madrugada durante las Ferias de Alsasua.
2. Nos sentimos indefensos, desamparados y muy preocupados por el futuro de nuestros hijos e hijas por el sobredimensionamiento de los hechos y ante la posibilidad de petición de penas desproporcionadas, al haberse calificado como acto terrorista, en la denuncia realizada ante la Audiencia Nacional.
No entendemos las detenciones cuando voluntariamente se habían personado a declarar en diversas ocasiones. Tampoco entendemos la aplicación de unas medidas cautelares que consideramos exageradamente desproporcionadas y fuera de lógica, como es el caso de prisión incondicional para 7 de ellos, puesto que la voluntad de nuestros hijos e hijas, así como la nuestra, es que estén en casa retomando su día a día, forjándose un futuro.
Insistimos, el riesgo de fuga es nulo ya que tanto ellos/as como nosotros/as queremos que vuelvan a casa cuanto antes.
3. Ante lo cual pedimos amparo a todas las instituciones (tanto ejecutivas, legislativas como judiciales) para que esos hechos sean juzgados en el Juzgado Nº 3 de Navarra, donde comenzó la instrucción y donde figura el informe de la Policía Foral, la que en su día se hizo cargo del caso y a la que consideramos competente en este tema.
4. Así mismo queremos expresar nuestra solidaridad con todas las personas que se han visto afectadas a partir de unos hechos que entendemos nunca debieron ocurrir, y por extensión a todo el pueblo de Alsasua al que queremos agradecer sus muestras de apoyo y solidaridad con nosotros.

La Audiencia Nacional procesa por delito de terrorismo a los nueve detenidos por la agresión de Alsasua
La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha procesado en poco más de una semana desde su detención a los jóvenes de entre 19 y 24 años arrestados tras ser identificados como agresores de dos guardias civiles en un bar de la localidad navarra.
Vecinos de Alsasua en una concentración con los familiares de los detenidos. E.P.
AGENCIA
MADRID.- La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha procesado en poco más de una semana desde su detención a nueve de los jóvenes de entre 19 y 24 años arrestados el pasado lunes tras ser identificados como agresores de un sargento y un guardia civil en un bar de la localidad navarra de Alsasua.

La magistrada les atribuye en un auto hecho público este martes un delito de terrorismo en concurso ideal de lesiones, atentado y odio. Envió la pasada semana a siete de ellos a prisión mientras que otros dos permanecen libres con la obligación de comparecer dos veces por semana.

Jokin Unamuno, Adur Ramírez, Aratz Urrizola, Julem Goicoechea, Jon Ander Cob, Iñaki Abab, Oigan Arnanz, Ainara Urquijo y Aritz Urdargarin tendrán que comparecer en la Audiencia Nacional para ser como sometidos a declaración indagatoria el próximo 20 de diciembre.

"Todos ellos conocían con anterioridad la condición de guardias civiles del teniente y el sargento (agredidos), siendo está única y exclusivamente la causa por la que fueron insultados y golpeados", destaca la juez.

Además, impone a cada uno de ellos una fianza de 6.000 euros y remite al juez de menores la causa respeto a otros dos identificados que tienen menos de 18 años. La juez destaca que no cabe demorar la decisión de procesarles ya que hay "motivos bastantes para afirmar con fundamento" que cometieron el delito.

La juez enmarca la agresión en las rutinas de "hostigamiento" a los agentes del Instituto Armado que impone el colectivo Ospa Mugimendua, al que pertenecen algunos de los detenidos, y que opera en el municipio navarro. "Todos conocían con anterioridad la condición de Guardia Civiles del teniente y el sargento, siendo esta única y exclusivamente la causa por la que fueron insultados y golpeados", dice.

Considera que "actualmente cuentan con el apoyo de Bildu, Sortu y Ernai". De hecho, concreta que en la localidad de Alsasua a este movimiento se le conoce como 
Ospa Mugimendua y tuvo su origen en marzo de 2011, cuando se creó la denominada "Comisión Antirrepresiva de Alsasua" que ha venido desarrollando diferentes actividades. Cuatro de los arrestados se encuentran entre sus principales promotores.
Rutinas de hostigamiento
El colectivo busca, según la juez, "influir en la vida de los miembros de la Guardia Civil para que se sientan objetivo de grupúsculos violentos y tengan dificultades para realizar sus actividades diarias, tales como realizar sus compras, disfrutar del tiempo libre con sus parejas o apuntar a sus hijos a actividades, instando a otros ciudadanos a evitar ningún vínculo afectivo con ellos". Quien incumple estos preceptos "es tildado de afín al Instituto Armado y puede también convertirse en objetivo".
Según el relato realizado por la titular del Juzgado Central de Instrucción número 3, el teniente y el sargento de la Guardia Civil se encontraban, de paisano y fuera de servicio, realizando unas consumiciones en el bar Koxka de Alsasua cuando, alrededor de las tres y cuarto de la madrugada entró en el bar uno de los detenidos acompañado de una menor y se dirigió al segundo para decirle que no tenía derecho a estar allí.

En este momento intervino el teniente, diciéndole que les dejara en paz, pese a lo cual insistió en su actitud. Entre tanto se fueron acercando entre veinte y veinticinco personas que les rodearon y comenzaron a amenazarles e insultarles con expresiones como "esto os pasa por venir aquí", "tenéis lo que os merecéis", "iros de aquí", "hijos de puta", "cabrones fuera de aquí", "perros", "putos pikoletos", "txakurras", "alde hemendik (fuera de aquí)" "utzi pakean" (dejadnos en paz), para a continuación "comenzar a golpearles".

Los agentes y sus parejas intentaron entonces abandonar el bar y ya en la calle se encontraron con otro grupo de entre quince y veinte personas que junto con los anteriores continuaron insultándoles y golpeándoles hasta que llegaron los agentes de la policía foral, según la juez
.

La agresión les provocó
 múltiples contusiones y uno de los dos agentes resultó herido en el labio superior y se fracturó un tobillo.
Publicado: 19.11.2016 20:54 |Actualizado: 19.11.2016 20:54
El alcalde de Alsasua no comparte la calificación de "terrorismo" en la agresión a dos guardias civiles
Los agresores de Alsasua se enfrentarán a penas de entre 10 y 15 años de cárcel. Las familias de los detenidos aseguran estar "deshechas y muy preocupadas" y afirman que "el riesgo de fuga es nulo".
AGENCIAS
PAMPLONA / MADRID-. El alcalde de Alsasua, Javier Ollo, ha mostrado su "respeto a la decisiones judiciales" si bien ha manifestado su "desacuerdo" con la calificación penal de la agresión a dos guardias civiles y sus parejas "como delito de terrorismo". De la misma manera, ha considerado las detenciones de ocho personas y las medidas cautelares practicadas como "totalmente innecesarias".

Ollo ha participado en una rueda de prensa en la explanada del centro cultural Iortia de la localidad, a la que ha asistido una multitud de vecinos, y en la que s
e ha convocado a la población a una manifestación silenciosa el próximo sábado 26 de noviembre a las 13.00 horas bajo el lema 'Altsasu'.

"Hemos sido testigos de un continuo sinsentido" tras "unos hechos que lamentamos profundamente y que nunca debieron ocurrir", ha declarado Ollo que ha expresado la solidaridad del Consistorio hacia "todas las personas que se han visto afectadas por ello" a la vez que ha agradecido al "conjunto del pueblo de Alsasua la actitud ejemplar que está demostrando".

El alcalde ha hecho suyo "el sentir de las familias de las personas detenidas" las cuales "se sienten indefensas, desamparadas y muy preocupadas por el futuro de sus hijos e hijas ante el sobredimensionamiento de los hechos y ante la posibilidad de cumplimiento de penas desproporcionadas al haberse calificado los hechos como acto terrorista".

Por todo ello, ha pedido el 
amparo de las instituciones navarras para "que esos hechos sean juzgados en el Juzgado de instrucción Nº 3 de Pamplona, donde comenzó la instrucción y donde figura el informe de la Policía Foral".
Familias destrozadas
En la rueda de prensa se ha leído un comunicado de las familias de los detenidos en el que han afirmado que están "deshechas y muy preocupadas. No entendemos las detenciones cuando voluntariamente se habían personado para declarar en diversas ocasiones" ni "la aplicación de unas medidas cautelares que consideramos exageradamente desproporcionadas y fuera de toda lógica", han continuado.

Por su parte, desde la plataforma ciudadana Altsasuarra eta harro han reprochado que "lo que en otro lugar no pasaría como trifulca de bar aquí lo quieren presentar como terrorismo" y han censurado que haya "
personas que ya están cumpliendo penas sin que se hayan respetado sus derechos más básicos, sus nombres y carnets de identidad han sido publicados deliberadamente en los medios de comunicación con total impunidad". "Todo en base a una reforma del Código Penal cuestionada desde organismos internacionales como la ONU", han apuntado.
"No aceptamos este montaje político, mediático y policial", han afirmado desde Altsasuarra eta harro que han apostado por "responder con cordura" para "trabajar en defensa de nuestro pueblo y de nuestra gente". "Queremos a todas las personas encarceladas en casa y las queremos ahora", han finalizado.
Ley antiterrorista
Los imputados por haber agredido a dos guardias civiles y sus parejas en un bar de Alsasua (Navarra) el pasado 15 de octubre se enfrentarán a penas de entre 10 y 15 años de cárcel por estos hechos, que se enmarcarían en un delito de lesiones terroristas. La intención de la Fiscalía es reclamar contra ellos esa pena, estipulada en el artículo 573 bis 1 4º del Código Penal.

Tras una corta instrucción en un juzgado navarro, la investigación la lleva ahora la jueza de la Audiencia Nacional 
Carmen Lamela, quien ha enviado a prisión incondicional y sin fianza a siete de los presuntos agresores.

Los siete fueron apuntados por las víctimas esta semana como autores de los golpes en sendas ruedas de reconocimiento celebradas en la Audiencia Nacional. Según relataron las víctimas en el juzgado, 
los agresores propinaron puñetazos y patadas a los guardias civiles hasta dejarlos en el suelo, donde siguieron agrediéndoles.

Según la jueza, 
estas agresiones "se enmarcan en la dinámica permanente Alde Hemendik (Que se vayan) creada por ETA y las ilegalizadas KAS-EKIN para exigir la retirada de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y del Ejército del País Vasco y de Navarra".

Así, 
el PNV cree esa calificación más gravosa una "barbaridad", los sindicatos ELA y LAB consideran las penas "desproporcionadas" y Sortu asegura que forma parte de una campaña para criminalizar a los sectores que quieren la expulsión de las fuerzas de seguridad del Estado del País Vasco.

 Publicado: 22.11.2016 12:09 |Actualizado: 22.11.2016 12:45
Fuente: publico.es (Consultado: 23 de noviembre 2016)

No hay comentarios: